El presidente de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos, Eduardo Tavani, cuestionó por la 750 la ley Bases promovida por el Gobierno de Javier Milei y explicó que hará un daño inmenso al país y pidió la unidad de todos los sectores políticos y sindicales para hacer frente a las políticas de ajuste.

Esta ley va a terminar con nosotros, con este bendito país. Viene a arrasar conquistas históricas. Viene a llevarse puesta nuestra soberanía. La riqueza que construimos entre todos y todas”, expresó.

La APDH formó parte este martes de una cumbre de la que formaron parte centrales obreras, movimientos sociales y organismos de Derechos Humanos, que acordaron movilizarse al Congreso durante el tratamiento de la ley en la Cámara Alta. 

En la cumbre, convocaron a referntes sociales, académicos, científicos, estudiantiles, sindicales, de derechos humanos, la cultura, el movimiento de mujeres, iglesias, la producción y la comunicación para debatir acciones contra la iniciativa, así como también para repensar estrategias para frenar el megaDNU que se encuentra vigente desde diciembre.

Para Tavani, el riesgo a la pérdida de soberanía es porque el nuevo gobierno “viene a violentar derechos sociales, laborales y a trasformar a Argentina en una suerte de factoría al servicio de los dueños de todas las cosas”.

“Ahí nosotros, como parte de los movimientos de Derechos Humanos, promovimos un encuentro de asamblea popular. Estuvieron representados actores de la sociedad civil”, señaló.

Y finalizó: “A partir de lo que creemos que es fundamental, que es construir unidad. Y esa unidad se viene contrayendo primariamente en el movimiento obrero organizado. Nosotros advertimos que en esa línea teníamos que inscribir nuestro compromiso”.