Del Archivo Prisma al Archivo Histórico RTA
La historia ya no es para todos
El archivo histórico audiovisual de Radio y Televisión Argentina, con más de 80 mil documentos, dejó de estar on line y al alcance de cualquier ciudadano. Ahora exige que el interesado complete un formulario. El nuevo modelo no está activo.

El archivo histórico audiovisual de Radio y Televisión Argentina (RTA) dejó de estar on line y al alcance de cualquier ciudadano. En una inexplicable decisión, que sugestivamente no tuvo comunicación oficial alguna, las autoridades de la sociedad estatal decidieron “renovar” el Archivo Prisma, quitándole su principal característica: que los argentinos accedan libremente y desde cualquier lugar al voluminoso material audiovisual que había sido cuidadosamente digitalizado para su conservación. Desde la semana pasada, el Archivo Prisma –lanzado en octubre de 2015, bajo la gestión de Tristán Bauer– dejó de llamarse así, para pasar a ser Archivo Histórico RTA. Más allá del cambio de nombre, la novedad es que ya no es posible ver los archivos buscados con un simple click, sino que el nuevo sistema ahora exige que el interesado complete un formulario para -en teoría- ser aprobado y poder acceder al video solicitado. Este cronista envió la solicitud el viernes pasado para ver un video y aún no tuvo respuesta alguna. PáginaI12 se comunicó con Eugenia Izquierdo, la Coordinadora del Archivo Histórico RTA, que pese a comprometerse a responder las preguntas enviadas, 24 horas después desistió de hacerlo.

Las coberturas televisivas de los principales sucesos políticos, culturales, sociales y económicos de la Argentina, desde la década del 40 hasta la actualidad, estaban a disposición libre y gratuita de quién quisiera verlos, ingresando a www.archivoprisma.com.ar <http://www.archivoprisma.com.ar/>. La accesibilidad era muy sencilla: se ingresaba al buscador el nombre del tema, protagonista o programa que se quisiera ver, y se desplegaba una galería de videos bajo esa carátula, a los que se accedía directamente y sin intermediarios mediante un simple click. Una auténtica videoteca pública on line sin restricciones, al servicio de los usuarios. Un valioso material de consulta para profesores, académicos, periodistas y curiosos. Así funcionó hasta la semana pasada, cuando sin comunicación alguna se le modificó el nombre al archivo y las condiciones para acceder al material. Ahora, los accesos directos a los videos históricos dejaron de existir: solo se despliega un resumen escrito de cada tema buscado, con una foto ilustrativa, pero para ver el contenido audiovisual se le exige al interesado completar un formulario de solicitud con nombre y apellido y la dirección de correo electrónico personal. 

Más allá de lo engorroso del trámite, esta decisión va en contra del aún vigente “Reglamento de funcionamiento del archivo histórico de los servicios de radiodifusión sonora y televisiva del Estado Nacional”, aprobado por el Directorio de RTA el 19 de diciembre de 2013. En su punto 7, referido al “acceso universal vía internet”, se estipula taxativamente que “en el acceso universal por internet no se requerirá registración de usuarios ni se implementará criterio de georestricción alguno”. Esa accesibilidad irrestricta y sin registración alguna para ver material vía internet ahora es violada por las nuevas condiciones. ¿Cuál es el criterio para aprobar o no una solicitud y quién lo aprueba? No solo eso: el sistema, hasta ayer, no estaba funcionando. El solicitante solo recibe una respuesta automática por mail desde una dirección con un nombre de una persona particular, dando cuenta únicamente de que el pedido fue recibido, sin rechazar ni aprobar la gestión.

Para conocer los motivos que llevaron a estos cambios en el ex Archivo Prisma, PáginaI12 se contactó el sábado pasado con Izquierdo, la Coordinadora del Archivo Histórico RTA desde mayo de este año. La funcionaria se comprometió a responder las inquietudes ese mismo día. Sin embargo, llamativamente ayer desistió de hacerlo por encontrarse de “licencia”, excusándose con el hecho de que RTA emitirá un comunicado con “información oficial”.  Al cierre de esta edición y a las apuradas, un escueto comunicado se difundió. Las preguntas enviadas a Ia responsable del Archivo Histórico RTA fueron: 

–¿Cuál es la idea con la que renovaron el archivo Prisma? ¿Qué buscan? ¿Qué problemas le veían al modelo anterior?

–¿Por qué ya no es más directo el acceso a los contenidos? ¿Cuál es el criterio para otorgar poder ver el archivo requerido?

–Ayer (por el sábado) llené el formulario solicitando un archivo, recibí un mail por la gestión pero todavía no tuve respuesta. ¿Ya está activo? ¿En cuánto tiempo el sistema brinda una repuesta a la solicitud?

–¿Por qué no está subido el “Reglamento”? Todos los apartados están desarrollados menos ese. (Ayer subieron el reglamento de 2013, que explicita que el acceso irrestricto al archivo vía internet)

–Más allá del cambio de nombre y de las condiciones de uso, ¿el acceso y uso seguirá siendo gratuito?

–Tengo entendido que se hizo cargo de la coordinación en mayo de 2017, ¿actualmente se sigue subiendo material? ¿Es posible saber cuánto se carga (por mes, semana, etc)?

El ex archivo Prisma está conformado por más de 80 mil documentos audiovisuales, con registros históricos de la TV Pública y Radio Nacional, pero también de material privado donado o recuperado digitalmente mediante convenios con entidades privadas y estatales. De hecho, la semana pasada se anunció con bombos y platillos que la familia del recordado Juan Alberto Badía había donado todo el material audiovisual del locutor para que formara parte del voluminoso archivo. La digitalización sistemática de material audiovisual de parte de la TV Pública comenzó en 2009 con la compra de un Transfer de digitalización, que hoy forma parte del Archivo Histórico, para convertir materiales fílmicos a digital. Un plan de digitalización y carga de material que, según señalan algunos trabajadores de RTA, empezó a mermar en la nueva gestión, lo que aumenta la incertidumbre sobre el futuro del archivo y de su personal, teniendo en cuenta que uno de los lugares en donde el Gobierno quiere achicar la planta de personal del Estado es en los medios públicos. 

Un comunicado tardío 

Tras el revuelo que se levantó ante la imposibilidad de acceder libremente al archivo, RTA subió ayer a la noche un comunicado al sitio en el que anuncia tardíamente el “lanzamiento de su nueva plataforma de gestión” el 29 de noviembre pasado. En el texto, que lleva las firmas de Miguel Pereira y Eugenia Izquierdo, presidente de RTA y Coordinadora del Archivo Histórico RTA, respectivamente, se argumenta que la falta de operatividad del archivo se debe exclusivamente a cuestiones técnicas, desligando cualquier tipo de responsabilidad a la gestión. “En relación a las dificultades o limitaciones que estas primeras horas pudiera presentar la nueva web debe considerarse que son ajenas a las autoridades de RTA S.E. y que el personal técnico está abocado a los ajustes necesarios y propios de la puesta a punto de toda plataforma digital en fases de implementación”.

Además, las autoridades se comprometen a que la nueva política de gestión de contenidos implica “ofrecer acceso remoto, libre, gratuito, y sin restricciones geográficas”. De cualquier manera, aclaran que “la cesión de los archivos a terceros puede darse exclusivamente con el objeto de emitir fragmentos en nuevas obras, con la obligación de que se cite la fuente y se abone la tasa correspondiente”. En la implementación de las nuevas condiciones se determinará quiénes deberán abonar por el uso del material audiovisual. Por ahora, cinco días después de su silencioso lanzamiento, el acceso remoto, libre y gratuito mediante la web no funciona y las solicitudes para ver el material on line no son ni aprobadas ni rechazadas.