Hijos y familiares de represores repudiaron la domiciliaria a Etchecolatz
"Volvemos a sentir el perfume del terror"
Desde los colectivos que agrupan a parientes de quienes cometieron violaciones a los derechos humanos señalaron que el beneficio concedido al represor es “otra salvajada más de las que se vienen cometiendo durante los últimos dos años”. Advirtieron que se trata de una “amnistía encubierta” y que la Justicia “empieza a borrar la idea de ‘lesa humanidad’".
Imagen: AFP

Familiares e hijos de represores repudiaron el arresto domiciliario concretado esta mañana de Miguel Etchecolatz, en un barrio de Mar del Plata. Sostuvieron que ese beneficio se trata de una “amnistía encubierta” decidida por una Justicia que “empieza a borrar la idea de ‘lesa humanidad’", y lo enmarcaron en “otra salvajada más de las que se vienen cometiendo durante los últimos dos años”. “La pesadilla retorna al barrio”, lamentaron y agregaron: “Hoy volvemos a sentir el perfume del terror.”

El repudio a la decisión del Tribunal Oral en lo Criminal 6 fue el punto de coincidencia de las dos agrupaciones de familiares de represores de la última dictadura cívico-militar. En uno de ellos, Ex Hijxs e Hijxs de Genocidas, milita e Mariana D., hija de Etchecolatz. “Esos genocidas que son o que fueron nuestros padres, están volviendo a sus casas, a nuestros barrios, beneficiados por jueces sin escrúpulos” y que “perdieron la conciencia y la memoria”, lamentaron desde esta organización.

Según adujeron, el criterio que aplicaron esos magistrados fue el de otorgar “supuestas garantías constitucionales o condenas irrisorias, equiparando de esta manera a los genocidas con delincuentes comunes”. En el mismo tono, calificaron a Miguel Etchecolatz como “el más ejemplar” de los jefes de la última dictadura cívico-militar y sostuvieron que su presencia en una vivienda de la ciudad bonaerense de Mar del Plata, hace que “la pesadilla retorne al barrio, a hogares que conocemos”.

El traslado del represor comenzó anoche y finalizó esta mañana, con su arribo a la casa del boulevard Nuevo Bosque y Los Tobas, situado en el bosque Peralta Ramos y a solo cuatro cuadras de donde vive una de las personas que él secuestró y torturó. Por este hecho, ayer fue interpuesto un planteo para que el ex comisario no sea llevado a ese lugar, pero fue desestimado por la Cámara platense.

“Con su presencia vuelven a amenazarnos, a poner en peligro el entorno familiar, a decirnos que después de todo son más fuertes –indicaron desde Ex Hijxs e Hijxs de Genocidas-. Hoy volvemos a sentir el perfume del terror, el sonido de sus pasos sigilosos y la angustia eterna por la justicia rota.”

El otro colectivo de familiares de represores es Historias Desobedientes, quienes sostuvieron que la domiciliaria a favor del ex comisario de la Policía Bonaerense es “una amnistía encubierta” que se enmarca en el intento de otorgar el 2x1 a los genocidas y al vaciamiento de espacios especializados en derechos humanos, como el anunciado días atrás en el Ministerio de Defensa.  

“Desgraciadamente nuestro país, está volviendo a las épocas más oscuras, dejando en libertad a sus ejecutores”, puntualizaron a través de un comunicado publicado en su página web, en el que subrayaron que “esto es otra salvajada más, de las que vienen cometiendo en estos últimos dos años”, desde el advenimiento del macrismo en el poder.

Los integrantes de Historias Desobedientes recordaron las cinco condenas a cadena perpetua de Etchecolatz por crímenes de lesa humanidad y recordaron que “este genocida gozó durante muchísimos años de libertad e impunidad”.

Además, relataron que genocidas como él, “al interior de sus familias, nunca se arrepintieron de nada de lo que hicieron, y siguen sosteniendo hoy en día que lo volverían a hacer, porque se sienten orgullos de ello”. “Desgraciadamente nuestro país, está volviendo a la épocas más oscuras, dejando en libertad a sus ejecutores”, y decisiones como la del TOC 6 “nos hacen retroceder a los peores momentos que vivimos como país”.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ