MEDIOS
El feminismo llegó para quedarse
La televisión le da la espalda a un fenómeno masivo e imparable. Pero tiene su historia en la televisión (también la de la tarde) y esta semana demostró que hay una audiencia interesada en escuchar un feminismo plural. El desembarco de Florencia Freijo, Julia Mengolini, Malena Pichot y Señorita Bimbo en “Intrusos”, por América, generó impacto y extendió las voces feministas en consonancia con el llamado al paro del 8 de marzo.

La piel, los gritos, los tatuajes, los pañuelos verdes, la cola en el baño para tomar agua o pintarse los labios, los cantos, las preguntas, las fotos, la purpurina, los cuerpos en tetas o en saltos, las jóvenes, las trans, las tortas, las todas, las grandes, los bastones, las niñas, la marcha inmensa, en Resistencia, en octubre del 2017, fue más festiva que nunca. Pero también la menos mirada. En Rosario, en el 2016, la marcha fue multitudinaria. Con 100.000 mujeres en cuadras y colas, como nunca se había visto, llegando al Monumento a la Bandera. Las cámaras, fuera de la comprometida cobertura feminista, ausentes. Salvo para el momento de señalar los grafitis y una represión feroz incluso contra las pocas fotógrafas cubriendo un hito mundial y sin precedentes. En Resistencia, fuera de la facilidad turística de Mar del Plata o Rosario (los últimos encuentros) el camino fue trajinado y compartido con Corrientes para dormir u hospedarse. A mayor dificultad, mayor muestra de voluntad de participar. Y la marcha fue, más que nunca, deshojada de ojos que pudieran mirarla. Así, casi en la desnudez de un movimiento social y político potente por pisada y organización propia, en medio de un carnaval deslumbrante y de una sensualidad colectiva y de cuerpos al paso y puestos en causa, pero no en cause, con una multitud multicolor y aguerrida, arengado por una historia de 32 años e impulsado por una juventud maravillosa y compartido por una horizontalidad que debate, baila y se organiza, la falta de cámaras se sintió más que nunca. 

¿Cómo se puede ignorar una escena que aparece como evidente noticia y que es imán para miles de mujeres, en todo el mundo, que pararon el 8 de marzo pasado y van a volver a parar el 8 de marzo del 2018 en una acción global sin precedentes? El movimiento feminista argentino se hizo fuerte porque no creció ni gracias a la mirada mediática, ni mendigando migajas de publicidad para su causa, ni callando cuando muchas de sus protagonistas fueron echadas o minimizadas en sus espacios radiales y televisivos. No se encajó en los moldes ni se midió para medir rating ni se volvió modosito para no espantar. No pidió permiso, perdón o por favor. No se necesitó que nos miren para alzar la voz. Y, por esa libertad, autonomía y desparpajo, es que el desembarco de feministas en el programa “Intrusos”, en el horario de las doñas, generó un alto impacto. No fue la primera vez, ni la última. 

En ese horario de la siesta donde el silencio puede ser una calma revoltosa; donde Ana María Muchnik condujo “Buenas tardes, mucho gusto” y construyó un feminismo que terminó en “Ciudadanas”, desde recetas de cocina a feminismo didáctico con Liliana Hendel; allí es donde –también– el feminismo sabe tejer redes. Porque el feminismo es federal, popular y para todas. No necesitamos ser miradas, pero sí intentamos que el eco de la liberación imparable llegue a cada una de las mujeres y jóvenes que paran la olla y paran los abusos.

El rencor televisivo a las mujeres que dicen basta sufrió una eclosión cuando en la entrega de los Globos de Oro, con el lema Time´s Up (El tiempo es ahora), el 7 de enero pasado, escenificados con el feminismo pop corn como bastión, con las actrices entrando a la alfombra roja de la mano de activistas feministas, migrantes, deportistas y criticando el abuso sexual y con Oprah Winfrey llamando a los varones a escuchar dejó en claro que las cámaras ya no podían ignorar el grito que, desde Ni Una Menos, se extendió desde Argentina y Latinoamérica al mundo. El machismo se volvió tan nauseabundo como la justificación de una violación y la receta del relax, frente a mujeres que no quieren relajarse nada, sino que tienen la furia como receta válida de la no aceptación.

Ante esa realidad, en “Intrusos”, de América TV, conducido por Jorge Rial (reconociendo que fue criticado por sus propias invitadas y definiéndose como un machista en recuperación) se abrió un espacio para escuchar a Florencia Freijo, Malena Pichot, Julia Mengolini y Virginia Godoy (Señorita Bimbo). Se habló de feminismo, pobres, mujeres originarias, aborto legal, cupo laboral trans, abuso sexual, violencia de género, matrimonio igualitario, patriarcado y el paro del 8 de marzo. Y se mostró que los años de tele, radio y series sirven para espadear con humor y convicción los paneles más difíciles. 

“Que haya una gorda en televisión es una victoria”, irrumpió con su sola presencia Bimbo. “Es histórico este momento. Algo tan simple como hablar nos costó mucho tiempo”, remarcó. “No vengo acá en representación del feminismo, sino para las que faltan: las trabajadoras sexuales, las travas, las lesbianas, las obreras, pero hay que aceptar el espacio que se nos abre y tomarlo por las pibas”, atajó. Y, con el pañuelo verde de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, defendió la posibilidad de interrumpir voluntariamente un embarazo. Y romper el frontón de cristal tuvo su recompensa: Misoprostol estuvo, al otro día, entre las palabras más buscadas de Google y su intervención fue lo más visto por América el 5 de febrero. Los videos, además, fueron subidos a YouTube y compartidos por todas las redes sociales y juntaron más de 500.000 visitas. O sea que medio millón de personas escucharon un grito que nace y vuelve a las calles. 

El feminismo imparable volteo las vallas de los pruritos, despertó a las abuelas de Punta Alta, prendió la discusión entre las madres de Fuerte Apache, abrazó a las chicas de Salta y mostró que las que faltan son muchas, que la voz no puede quedar relegada y que la televisión está mirando otro canal cuando pregunta si se está de acuerdo con la pena de muerte o lagrimea si ahora el machismo no puede expresarse a boca de jarro. Y sí: Buenas tardes, mucho gusto, este feminismo no nació de un repollo y no lo para nadie.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ