CULTURA DIGITAL › PALERMO VALLEY NIGHT: ELEVATOR PITCHES

Como para ir entrenando la esperanza.com

Cuatro empresas argentinas que apuestan por la nueva economía de Internet disertarán ante posibles inversores de riesgo: Larala, Be App, RealRef y Capitolium saltan al mundo 2.0. Ideas para todos los gustos.

 Por Mariano Blejman

¿Qué tienen de nuevo una plataforma de música, una incubadora de proyectos, una aplicación para el Congreso y un sitio para recomendar lugares donde trabajar? En la jerga del Silicon Valley, se les dice la economía de las start-up, las empresas que empiezan en Internet: Larala, Be App, RealRef y Capitolium son cuatro proyectos preseleccionados por Palermo Valley, la asociación que promueve la comunidad de empresas dedicadas a Internet, y disertarán en el Centro Cultural Konex desde las 19 frente a un puñado de emprendedores e inversores de riesgo. Será una especie de entrenamiento para tratar de “convencer” a la comunidad de que su idea puede cambiar el mundo, y, claro, su vida personal. Entre los jurados estará Eugenia Campos ex Incuba, Alejandro Prince, vinculado con el mundo de los emprendedores, y Daniela Terragno de Clarín. Los preseleccionados fueron elegidos entre más de cien proyectos de esa extraña fauna de “emprendedores” de Internet que –si tocan el nervio adecuado– serán un standard de algún servicio que el usuario todavía no sabe que necesita.

Idea 1 Larala.com

¿Tiene sentido crear un espacio para buscar, bajar y comprar música mientras se escuchan las radios on line y se interactúa con los usuarios y los artistas? Bueno, alguien lo hizo: Apple inventó Ping, que es exactamente eso. Larala.com viene a proponer lo mismo, pero en otro mercado, dice uno de los creadores, Esteban Caselli: “Ping se dedica a artistas consagrados. Nosotros apostamos al mercado que Apple no tiene en cuenta”, dice Caselli, quien antes había creado Deautos.com. ¿De qué se trata Larala.com? De reinventar el negocio de la música para los mercados históricamente desatendidos por las grandes corporaciones. Sus otros socios, Pablo Canceliere y Javier Marin, vienen de la industria musical y apuestan a firmar contratos tanto derechos de autor como negocios “editoriales”. Hasta hace unos años, el negocio de la música estaba disociado: “Por un lado se editaban discos y por el otro el resto del negocio editorial. No- sotros estamos haciendo contratos de 360 grados”, siguiendo los pasos de Live Nation. Larala.com ya firmó contratos con 30 bandas. “A iTunes no le interesa ir a Perú, Argentina o Ecuador. Nosotros hacemos un trabajo que a los grandes no les gusta hacer”. Caselli dice que con el tiempo: “Apple finalmente comprará a las empresas discográficas”. ¿Comprará también a Larala.com?

Idea 2 BeApp.net

En un mundo delocalizado, no tiene gran importancia dónde se encuentran las empresas, ni los trabajadores. Dice Pablo Vittori que la idea se la dio un estadounidense que acababa de comprar una empresa para hacer juegos para iPhone. El empresario le dijo que había un mercado abierto para aplicaciones para iPhone y Facebook. Vittori recogió el guante, cansado de trabajar para Hewlett Packard y gracias a sus contactos con empresas norteamericanas empezó desarrollando una aplicación para iPhone del nuevo auto híbrido de Toyota en Estados Unidos, a pedido de la agencia de publicidad Saatchi. “Ganamos más que nada por los costos”, dice Vittori, claro, el capitalismo adora bajar costos. La aplicación tuvo su momento de éxito en Nueva York: el 29 de octubre del año pasado, Toyota alquiló las pantallas de Time Square para publicar los dibujos de los usuarios. Desde entonces, la empresa se asentó en un modelo de incubación, haciendo aplicaciones para iPhone. Uno de estos proyectos fue Bandwdth, a pedido de Tom Hartle, ex dueño de la revista Spin. Bandwdth es un publicador digital de medios para músicos, que ya recibió una inversión de 400 mil dólares y realizó acuerdos con bandas de rock como Korn, Uproar y Herbie Hancock. Y en esa búsqueda de capitales, los de Be App se toparon con Tomorrow Ventures, la empresa de Eric Schmidt, el CEO de Google, que buscaba desarrollar a bajo costo. Para ellos hicieron CX, un sistema de intercambio de archivos tipo Dropbox.

Idea 3 RealRef.com

Se sabe: en tiempos 2.0, las empresas tienen herramientas para saber información sobre sus empleados que jamás imaginaron tener. Ahora bien, ¿qué herramientas tienen los empleados para saber dónde trabajar? Esa pregunta pretende responder RealRef.com, un sitio que ofrece una plataforma para opinar libre y anónimamente sobre el clima laboral dentro de las empresas. “Hemos tenido un crecimiento exponencial”, dice Mariela Sporn, creadora de RealRef, sitio en crecimiento, aunque está en la “calle” hace apenas un mes. La idea surgió a partir de una experiencia personal de Sporn, cuando en busca de trabajo tuvo que decidirse entre dos empresas diferentes. Sporn –que, hay que decirlo, tiene apellido de videojuego– no encontró en Internet un sitio que pudiera darle información fiable de las empresas que querían quedarse con su fuerza laboral. “Hoy hay nuevos empleados que buscan trabajo teniendo en cuenta el clima laboral, la posibilidad de desarrollo o si las empresas tienen en cuenta la responsabilidad social”, dice Sporn. La única defensa posible de las corporaciones es crear sus propios perfiles, darse a conocer e incluir ofertas laborales. Para verificar los testimonios las empresas podrán poner preguntas claves que sólo los que trabajaron allí podrán contestar. Ante todo, Sporn asegura que se respeta el anonimato de los usuarios, en caso de que éstos quieran permanecer así, claro.

Idea 4 Capitolium.com

Si bien la posibilidad de reproducir los debates parlamentarios es tan vieja como la prensa escrita, los nuevos soportes digitales –bah, la web– ofrecen formas inéditas para compartir esta información. Capitolium, dice uno de sus creadores, Paul Caballero, pretende ser un gran analizador de la gestión política, permitiendo entrecruzar datos de primera mano, tanto de información estadística de parlamentarios y de las leyes del Congreso como de las versiones taquigráficas. Capitolium trabaja con dos fuentes de información directa: por un lado, las versiones taquigráficas parlamentarias, y por el otro, información de los medios, y registros de los diputados y senadores. La web tiene tres niveles de acceso: el nivel público permitirá hacer seguimientos particulares, saber de primera mano la asistencia de los congresales, saber cómo votó en cada caso e información referida a la cuestión parlamentaria. Por otro lado, habrá niveles pagos, donde el sitio ofrecerá a los mismos grupos políticos la posibilidad de tomar esos datos y hacer análisis más específicos. “Esa información compleja está dirigida a analistas políticos, centros de investigación, consultoras”, dice Caballero, quien adelanta que saldrán al “mercado” antes de las sesiones del año que viene. El tercer nivel de acceso tendrá que ver con informes elaborados a pedido.

[email protected]
twitter: @cult_digital

Compartir: 

Twitter
 

Mariela Sporn de RealRef, Paul Caballero, de Capitolium, Esteban Caselli, de Larala, y Pablo Vittori, de Be App, ponen a prueba sus ideas para Internet en el Centro Cultural Konex, ante un grupo de capitalistas de riesgo.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
CULTURA DIGITAL
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared