CULTURA › LA NOVELA SEMANAL

Apuntes desde la literatura popular

Se presentó un trabajo sobre la mítica colección publicada entre 1917 y 1926.

 Por Luis Bruschtein

“La Novela Semanal se publicó en Buenos Aires entre 1917 y 1926 y llegó a vender más de 400 mil ejemplares cuando esta ciudad tenía poco más de un millón de habitantes”, explicó la investigadora Margarita Pierini, quien encabezó un equipo que trabajó sobre esta colección de novelas cortas. El libro que resultó de este trabajo, apoyado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España, fue presentado durante la semana pasada por la Dirección General del Libro de la ciudad de Buenos Aires.
En realidad la historia de La Novela Semanal, una publicación en la que escribieron Horacio Quiroga, Manuel Gálvez, Josué Quesada, Hugo Wast, Belisario Roldán, Arturo Cancela, Enrique Larreta, Pedro Sondereger y Benito Lynch, entre muchos otros, tuvo una segunda vuelta de tuerca a fines de la década pasada. La colección fue rescatada en un remate de la biblioteca Vogelius por la Universidad de Quilmes, según relató Carlos Borro, director del Libro de la Ciudad y en ese entonces secretario de cultura de esa casa de estudios. “Teníamos 15 mil pesos y no pudimos comprar otras cosas como La Bomba, la primera publicación anarquista, apenas nos alcanzó para estos libros.”
Luego de una selección de textos, algunos de ellos fueron reeditados en 1999 por Página/12 y se distribuyeron en forma gratuita más de 60 mil ejemplares. En ese momento, el asesor fue el escritor Pedro Orgambide. Ahora, un equipo integrado por Horacio Campodónico, Laura Cilento, María Victoria Grillo y Paula Labeur, encabezado por Margarita Pierini, publicó este trabajo de investigación sobre La Novela Semanal financiado por la institución española.
La presentación, a la que asistieron Pierini, Borro, el rector de Quilmes, Mario Hermácora, y María Teresa Pochat, de la Consejería Cultural de la embajada de España, se realizó en la biblioteca municipal Miguel Cané como cierre del programa Presentar Libros en la Biblioteca, que empezó con la colección Claves para todos, que dirige el actual secretario de Cultura, José Nun.
La Novela Semanal se publicaba todos los lunes y los autores muchas veces escribían sobre hechos que habían ocurrido más o menos cercanos en el tiempo, como la de Cancela referida a la Semana Trágica, o la de Wast, que hace referencia a una huelga sindical. Como se puede deducir por los autores, había una gran amplitud en los enfoques, desde la izquierda, hasta la derecha ultracatólica de Wast, quien ya era uno de los autores más publicados en ese entonces.
Pierini reivindicó el hecho de presentar este libro en una biblioteca popular en el Barrio de Boedo, donde funcionó una editorial tan importante como Claridad. “Literatura popular es un término muy amplio, pero podríamos pensar en dos características, por lo menos: la difusión masiva y el precio económico”, señaló Pierini. La investigadora subrayó además que el éxito de ventas se apoyó también en la calidad de los textos, ya que no se trataba de novelitas rosa, como se podría sospechar, sino que abarcaban desde el policial hasta el fantástico y el costumbrista.
Los 500 relatos que se publicaron en la primera década de La Novela Semanal dieron pie a los investigadores para bucear sobre el contexto político y social del país en esa época, el desarrollo de la literatura y los géneros más populares y hasta la industria editorial sobre la que se asentaba ese proceso en un tiempo en el que todavía no habían llegado la televisión ni la radio.

Compartir: 

Twitter
 

Los investigadores estudiaron una cultura y una época.
 
CULTURA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared