DEPORTES › OPINION

Scolari: campeón o nada

 Por Eric Nepomuceno

Desde Río de Janeiro

Luis Felipe Scolari, el “Felipón” de malas pulgas y palabras cortantes, dirigió el seleccionado brasileño en la conquista de su quinto título mundial, en 2002. Ahora es el encargado de conquistar otro, el de 2014, que se disputará en Brasil. Aceptó el puesto diciendo que tiene la obligación de ser campeón. Dijo que un país con cinco títulos, jugando en casa, no puede aceptar nada que no sea el título máximo. Aclaró que en su diccionario no existen las palabras “segundo” o “tercero”. O campeón o nada.

Al lado de Scolari, en el puesto de coordinador técnico de la selección, estará Carlos Alberto Parreira, responsable por la conquista del título en 1994. José María Marín, presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), explicó que anticipó el nombramiento, inicialmente previsto para enero, por dos motivos. El primero: la presión del presidente de la FIFA, Joseph Blatter. El segundo: no agitar lo que llamó “mercado de técnicos” frente a la temporada de 2013, ya que, según él, “muchos podrían suponer que serían invitados y perderían oportunidades de trabajo”. Léase: lo que funcionó ha sido la presión de la FIFA. Marín, veterano dirigente, no se destaca exactamente por sus actitudes de respeto a los profesionales del fútbol.

Scolari ocupa el lugar que perteneció a Mano Menezes, el circunspecto entrenador que dirigió el seleccionado hasta la semana pasada. Justo cuando Menezes había finalmente logrado armar una estructura razonablemente estable de equipo, fue fulminado. En su contra pesaron el mal desempeño del seleccionado en los Juegos Olímpicos y la muy irregular campaña en los partidos disputados durante su mandato. Al nombrar a la dupla Scolari-Parreira, la CBF busca, además de experiencia, una especie de blindaje ante la opinión pública.

La hinchada brasileña suele ser vulnerable a símbolos, y ambos eran los entrenadores de los dos últimos títulos conquistados por Brasil. Controvertido y polémico, Felipón es, a su manera, carismático. Nadie tiene idea de quiénes serán convocados para los cinco partidos preparatorios para la Copa de las Confederaciones, que empieza el 15 de junio de 2013 en Brasil. De esos cinco preparatorios, ya se sabe que dos serán contra Inglaterra y otro contra Francia. Se podrán observar, entonces, las distancias entre Mano Menezes y Scolari.

Hasta ahora, con Menezes, Brasil jugó sin un centro-delantero, optando por mantener adelante un cuarteto veloz. Scolari defiende la presencia de un auténtico 9 en sus equipos. Menezes optó por el juego de pases hasta llegar a la meta adversaria. Scolari prefiere una vinculación directa defensa-ataque.

La base armada por Menezes deberá ser mantenida, pero la tendencia natural de Scolari es convocar a algunos veteranos, buscando experiencia. Ningún nombre fue mencionado en su presentación y las especulaciones recién empezarán a ganar fuerza la semana que viene. De momento, lo que domina los diálogos futboleros es buscar las diferencias de estilo entre el saliente y el entrante. Con Mano Menezes, se pedía paciencia a la hinchada. Y paciencia es algo cada vez más raro entre los futboleros brasileños. Ya con Felipón, ningún problema: paciencia es una palabra que ni siquiera existe en su diccionario, y él no tiene la más mínima idea de su significado.

Si el Che Guevara alguna vez dijo que era necesario endurecer pero sin perder la ternura jamás, Felipón se quedó con la primera parte de la frase. De ternura, ni pensar.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared