DEPORTES › EL PLAN DE GINOBILI PARA INTENTAR JUGAR EL MUNDIAL

La estrategia hacia España

Mientras San Antonio presiona desde Estados Unidos, el bahiense se entrena liviano con el plantel argentino, pero en unos diez días probará a fondo para saber si siente dolor e intentará convencer a los Spurs para que confíen en su palabra.

 Por Ariel Greco

De un lado juegan Facundo Campazzo, Walter Herrmann y Luis Scola, junto con Luca Vildoza y Federico Aguerre, dos de los sparrings; del otro se mueven Pablo Prigioni, Andrés Nocioni y Leo Gutiérrez, con Juan Fernández Chávez y Tayavek Gallizzi, en un picado con algo de intensidad. Los convocados del Sudamericano descansan en el hotel, luego de haber llegado a las 4 de Venezuela. Y a un costado de la cancha, con una bola plástica gigante, Emanuel Ginóbili trabaja junto a un kinesiólogo, en busca de dejar atrás la fractura por estrés en el peroné derecho. Casi como una imagen de la actualidad: el bahiense está con el grupo, pero no se sabe si podrá continuar con la preparación y, mucho menos, si tendrá autorización para disputar el Mundial de España.

A un mes del comienzo del certamen, el bahiense sigue siendo parte del plantel, pero la amenaza de San Antonio de no permitirle participar del certamen pesa, y mucho. Por un lado, la ilusión de tenerlo en el equipo sigue latente. Por eso se entrena de manera diferenciada y hoy no viajará a Brasil para participar del Tres Naciones para quedarse en Buenos Aires y seguir con la recuperación. Pero, por otro, el entrenador Julio Lamas ya piensa en alternativas para el caso de no poder contar con el bahiense. “Cada semana en la Selección es como un mes en un club. Y estos días los vamos a aprovechar para probar, por si no podemos contar con él”, remarcó Lamas.

Pero, a pesar de esa situación complicada, la estrategia para poder viajar a España está en marcha. Ginóbili y el cuerpo médico argentino continuarán la recuperación como la tenían prevista, con pocas cargas en los primeros días e intensificando el esfuerzo a medida que se acerque el certamen. Por el tipo de lesión, el dolor recién puede aparecer cuando se entrene con intensidad, por lo que el doctor Diego Grippo quiere estirar al máximo ese plazo. El gran problema es que esa idea se contrapone con la necesidad de acelerar la preparación para el Mundial. Ahí el gran dilema: ¿Hasta cuándo esperar? ¿Cuándo probar con intensidad?

A partir de los estudios de la semana pasada, San Antonio recomendó que se bajara por considerar “inconclusa” la revisión médica que le practicaron una semana atrás, donde se percibe una hematoma por encima del peroné. Sin embargo, por más que cada día hay evolución, la posibilidad de realizar nuevos estudios y enviarlos a San Antonio no está contemplada, ya que los rastros de la lesión seguirán apareciendo. Por eso, el cuerpo médico argentino esperará hasta que Ginóbili practique con intensidad, sin dolor, para darle el alta definitiva y que pueda sumarse al resto de sus compañeros.

Mientras tanto, el bahiense intentará convencer a sus patrones de que lo dejen tomar la decisión, tal como la anticipó hace cuatro semanas, cuando arribó al país y pidió confianza. “Si no me duele, voy a jugar, pero si me duele, no voy a arriesgar”, había dicho en aquel momento. La fidelidad de doce años de carrera, jugando lesionado cuando fue necesario y no haber hecho problemas por ser suplente son argumentos que esgrimirá a la hora de pedir esa confianza. El panorama es más que complicado, pero la esperanza de Ginóbili pasa por ese lado, sobre todo cuando pueda entrenarse con normalidad y sin dolor. El único, pero fundamental, dato alentador es que Ginóbili insistirá todo lo que pueda para jugar su último Mundial con la camiseta argentina.

En ese sentido, el capitán Luis Scola dio un indicio del conflicto que se puede venir. “La NBA no nos puede prohibir jugar si tenemos el seguro pago y estamos sanos. Pero hay muchas lesiones que están al límite y para algunos médicos estás sano y para otros, no”, sostuvo Scola, que se sumó a la estrategia de Ginóbili y el cuerpo médico. “Si Manu está sano va a tener muchos más argumentos para discutir su participación”, dijo Scola, en relación con el tema. “Por ahora lo vemos bien, pero todavía no se está entrenando fuerte. El Mundial arranca en menos de un mes y tiene que estar dos o tres semanas practicando fuerte”, indicó el capitán, que también dejó en claro que la decisión final se tiene que tomar lo más rápido posible. “No se puede estar hasta el último día, no es bueno para el equipo, pensando si va a estar o no. Hemos ganado muchos partidos con y sin él”, resaltó Scola. Habrá que esperar para ver si se gana este nuevo partido, aunque fuera de la cancha.

Compartir: 

Twitter
 

Manu con la pelota en la práctica. “Si me duele, no voy”, le prometió a San Antonio.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.