DEPORTES › BOCA SIGUE GANANDO EN LA COPA Y CHOCARA CON RIVER EN OCTAVOS DE FINAL

No detiene su marcha por nada

El equipo de Rodolfo Arruabarrena venció ayer a Palestino de Chile, y los uruguayos de Wanderers se clasificaron como segundos en la zona, después de ganarle a Zamora. Para los cruces siguientes espera River, nada menos.

En un partido que se le abrió en los últimos minutos, Boca logró vencer ayer 2-0 a Palestino, en el encuentro que cerró el Grupo 5 de la Copa Libertadores. La victoria les permitió a los xeneizes ganar por primera vez en su historia la fase de grupos con puntaje ideal. Con este resultado, Boca ha comprado prácticamente todos los boletos para enfrentarse con River en los octavos de final.

Boca salió a jugar con cierto desenfado y se encontró con un Palestino que, obligado a ganar para clasificarse, no parecía dispuesto a regalar nada. Los locales todavía no terminaban de acomodarse cuando los chilenos ya habían sumado dos chances de gol. Iban cinco minutos y –morbo aparte– Orion le tapaba un mano a mano a Riquelme y Marín despejaba luego un tiro de esquina sobre la línea. Sin que les opusieran presión, los chilenos fueron ganando metros en el terreno de juego.

Lo que Boca parecía necesitar era explotar mejor los espacios que la visita dejaba a sus espaldas. Pero la marcha de los futbolistas xeneizes era tranquila. Los hinchas, en cambio, tenían bien claro el objetivo: River, el superclásico por el torneo local y los muy probables cruces por los octavos de la Copa.

A los 33, cuando Boca todavía seguía sin hallarse y ni siquiera había pateado al arco, Valencia sacó un buen remate desde afuera del área que se fue por arriba. Boca no jugaba bien y se repetían faltas defensivas cerca del área. Para colmo, la victoria parcial de Wanderers ante Zamora, en Venezuela, obligaba aún más a los chilenos. Los hinchas xeneizes, por su parte, exigían algo más a sus jugadores.

Para la segunda parte, Boca necesitaba serenarse, pensar. Entonces las luces de la Bombonera comenzaron a fallar. A media luz, Boca tuvo su primera chance, tras un rebote del arquero visitante que Meli tomó desde el borde del área para sacar un remate cruzado apenas desviado. Después llegó el parate de siete minutos, suficiente como para abrir paso a las suspicacias. Pero lo cierto era que cada vez que Boca llegaba hasta al área rival, sus ataques se pinchaban solos. La excepción fueron dos contragolpes, que terminaron en un remate del ingresado Vadalá contra un palo y un mano a mano de Calleri que contuvo Melo. A esa altura, Wanderers ya ganaba 3-0. Entonces sí, Boca se despertó de repente, con una seguidilla de tiros al arco que concluyeron en un gol de cabeza de Marín para el 1-0, que desató la fiesta en la Bombonera y, ya en el descuento, en un buen remate de Calleri para el 2-0 final.

Compartir: 

Twitter
 

Marín acaba de convertir su gol y lo festeja a puro grito.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.