DEPORTES › ARGENTINA CUMPLIO CON LA LOGICA Y PUEDE DEFINIR LA SERIE

El primer día dejó un 2-0 tan previsible como contundente

Nalbandian se impuso 6-1, 6-3, 6-3 a Jamie Baker y le dio con facilidad el primer punto al equipo de Mancini. Luego, con la misma sencillez, Calleri superó 6-3, 6-1, 6-1 a Alex Bogdanovic, para cerrar el primer día como todo el mundo imaginaba.

 Por Facundo Martínez

Ni siquiera las negras nubes que cubrían el estadio Mary Terán de Weiss, del Parque Roca, fueron un obstáculo para el equipo argentino que en la primera jornada de la serie frente a Gran Bretaña por la primera ronda del Grupo Mundial de la Copa Davis se llevó cómodamente los dos puntos en juego y quedó en inmejorable posición para obtener hoy su pasaje a los cuartos de final (ver aparte), si es que los capitaneados por Alberto Mancini logran imponerse en el dobles.

En el primer turno de ayer, David Nalbandian venció en sets corridos y por amplia diferencia a la segunda raqueta del equipo británico, Jamie Baker, por 6-1, 6-3 y 6-3, y posteriormente Agustín Calleri despachó, también en sets corridos, a Alex Bogdanovic, por

6-3, 6-1 y 6-1. El público, entre los que se encontraban las ex tenistas Gabriela Sabatini y Paola Suárez, Guillermo Cañas y Juan Mónaco, fue llegando lentamente y si bien no alcanzó para llenar la totalidad de estadio, siguió con relajado entusiasmo la serie e intervino cada vez que las circunstancia del trámite lo requería, aunque más que nada para despabilar a los tenistas cordobeses que parecían ablandarse frente a la escasa oposición del conjunto británico.

Nalbandian fue demasiado para Baker, quien se pasó prácticamente toda la hora y 42 minutos que duró el primer partido corriendo de un lado al otro intentanto contestar los golpes del tenista de Unquillo, quien derrochaba solvencia para terminar llevándose el punto. En la primera manga, Nalbandian quebró al joven escocés en el segundo y cuarto juego y, sin entregar su saque, se llevó el parcial con absoluta comodidad. Lo curioso fue que hasta el quinto juego, Baker apenas había logrado hacerse con cinco puntos. Sin embargo, al argentino le iba a costar cerrar el set (6-1). Recién lo logró en su quinto set point a favor, luego de que el público soltara la primera ovación de la mañana.

El segundo set fue en apariencia más parejo. Pero en el juego el dominio de Nalbandian fue igual de contundente, pese a los ocho meses que hacía que no jugaba un partido sobre polvo de ladrillo; la última vez había sido la derrota frente al ruso Nikolay Davydenko en los octavos de final de Roland Garros. El cordobés arrancó con un quiebre y después mantuvo su servicio hasta llegar 4-2 al séptimo juego, donde volvió a quebrar a Baker para definir el parcial con su saque. Pero otra vez tuvo problemas con el cierre del set. En el octavo juego, el escocés descontó un quiebre para ponerse 5-3, pero en el juego siguiente Nalbandian volvió a poner las cosas en su sitio y en el segundo break point logró cerrar el set.

El último set comenzó con Nalbandian conservando su saque y quebrando luego a Baker en la segunda oportunidad que tuvo. Pero perdido por perdido, y algo relajado Nalbandian por la facilidad del trámite, Baker consiguió quebrar al argentino en el tercer juego y tras conservar su servicio en el cuarto igualó el marcador en

2-2. La paridad llegó hasta el 3-3, pero luego fue todo de Nalbandian. Se impuso en séptimo, quebró al británico en el octavo y después, con el saque a favor, luego de que Baker desaprovechara dos break points, cerró el partido en el primer match point que dispuso. “En el ’86 fue la mano de Dios y en 2008 la mano de David”, rezaba la bandera que un grupo de hinchas argentinos, que se hizo notar por su aliento incondicional, desplegaba delante de la mirada del minúsculo grupo de simpatizantes del conjunto británico.

Con la ventaja 1-0, Calleri salió a buscar su punto con la tranquilidad necesaria como para aprovechar al máximo cualquier error del rival. Aunque en el arranque el partido se presentó parejo, el hombre de Río Cuarto no tardó en desestabilizar por completo al serbio nacionalizado. Con un quiebre para cada uno, la primera manga llegó pareja hasta el octavo game. Entonces el cordobés consiguió su segundo quiebre, para liquidar luego el set por 6-3.

En el siguiente set, Calleri, que jugaba suelto y definía prácticamente a placer, quebró a su rival en el primero, el quinto y el séptimo juego para cerrar el parcial con un contundente 6-1. El diestro hacía gala de su potencia en el saque y con eso le alcanzó para volver a repetir el marcador en el último set y dejar al equipo argentino en inmejorable posición para definir hoy el ansiado pasaje a los cuartos de final de la Copa Davis, donde deberá enfrentarse al vencedor de la llave que disputan en Israel, el local, y Suecia, que ayer quedó empatada 1-1.

Compartir: 

Twitter
 

Nalbandian reguló pero ganó tranquilo.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.