ECONOMIA › CRITICAS AL GOBIERNO EN EL DIA DE LA INDUSTRIA

La UIA también se queja

A diferencia de otros años, la celebración de la patronal fabril no contó con funcionarios. Hubo duros reproches por la falta de políticas y apoyo a las corporaciones del campo.

 Por Cristian Carrillo

En los festejos de la Unión Industrial no faltó nada: champagne, canapés y críticas al Gobierno. Con motivo del Día de la Industria, los popes fabriles organizaron un acto en la sede de la entidad con la presencia de empresarios, hombres del campo y de las finanzas. La única ausencia fue la de representantes del Ejecutivo nacional. En el entorno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner no cayeron bien las críticas que deslizaron los empresarios en los días previos. Los industriales no se amilanaron y salieron con los tapones de punta. “Quien califique que este discurso es opositor se equivoca”, dijo el titular de la UIA, Héctor Méndez, tras señalar que existen señales “categóricas de lo poco que los argentinos confían en su país”. El discurso encendido de Méndez tuvo apoyo entre los presentes. “Es que si digo otra cosa, las bases a mí me matan”, confió el dirigente a Página/12. El enojo siguió focalizado en la falta de avances en cuanto a la Ley de Riesgos del Trabajo y del financiamiento pyme. Otros apuntaron al Indec y en el discurso también se habló del conflicto con los ruralistas.

La mesa chica de la UIA organizó un seminario orientado a las pequeñas y medianas empresas y clausuró el encuentro con un brindis al que invitó Méndez luego de un breve discurso. En el seminario PyMEs Industriales, el ambiente ya estaba caldeado. Las conclusiones estuvieron a cargo del vicepresidente de la entidad, José Ignacio de Mendiguren. “No tenemos que tentarnos con salidas mágicas”, afirmó el empresario textil, aunque la UIA suele reclamar la devaluación de la moneda para recuperar competitividad. De Mendiguren consideró que un acuerdo económico social debe ser “serio y duradero”. “Si uno cree que esto es sólo para la foto, estamos en problemas. No hay que quemar una bala en objetivos menores”, agregó. Las críticas del panel se centraron en la falta de financiamiento y pronosticaron que con las actuales tasas “no puede durar” el crecimiento.

Para calmar los ánimos se llamó al break. Media hora después se presentó Méndez, acompañado de sus vices De Mendiguren, Luis Betnaza, Federico Nicholson y Daniel Funes de Rioja, entre otros. Su discurso comenzó con una extensa cita del ex presidente de la UIA, en 1925, Luis Palma. “El camino recorrido (...) no fue aprovechado cuidadosamente para obtener de él las ventajosas consecuencias que eran dado esperar en los momentos propicios”, citó Méndez, y comparó: “Nuestros desafíos presentan semejanzas con los de aquel entonces”. El empresario plástico señaló que existen “altibajos” en el desempeño como Nación y remarcó que el 70 por ciento de las 500 empresas más grandes del país son de capital extranjero. “Muchas habían sido originariamente fundadas por argentinos”, agregó.

Méndez, que había mostrado un claro alejamiento del Gobierno desde que comenzó su mandato, intentó una vez más no mostrarse confrontativo. “Es tan sólo un mensaje que apunta a reflexionar”, dijo. En el discurso reconoció el excelente desempeño de la economía en el último quinquenio, no obstante lo hizo sólo para insistir en que se desaprovechó ese tiempo para una política sustentable. “Desde un comienzo sostuvimos que estos síntomas auspiciosos requerían medidas de fondo que dieran solidez y continuidad”, afirmó. Tal como había señalado De Mendiguren, manifestó que se buscó consensos que “culminaran en políticas de Estado pro inversión, pro empleo, pro empresa y pro desarrollo”. “En este sentido reconocemos la voluntad del Gobierno por defender la producción”, afirmó.

De todos modos, este nuevo reconocimiento al Gobierno concluiría con una serie de preguntas en tono de crítica. “¿Cómo es posible que sigamos a la espera de una ley de reinversión de utilidades, que continúe el conflicto del campo, que se demoren los reintegros a la exportación, la inseguridad jurídica y que siga pendiente la solución de una ley de ART?”, interrogó el titular de la UIA. Según explicó, el lockout granario, que culmina en su octava edición a la 0 hora de mañana (ver aparte) está perjudicando a las pequeñas y medianas industrias radicadas en el interior. Para concluir su discurso, Méndez dedicó a sus colegas la reflexión de que “sólo puede redistribuirse riqueza después de haberla generado”.

–¿No se generó riqueza hasta ahora? ¿Qué cambió para tanto enojo de la UIA con el Gobierno? –preguntó este diario.

–Sí, hasta el año pasado nos fue bien. Pero ahora no estamos ganando lo mismo. Si no hago un discurso así, las bases a mí me matan. Con el Gobierno falta confianza. Es cuestión de cumplir con lo que se promete. Estamos teniendo reuniones técnicas y ya tuvimos dos encuentros de trabajo con el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, pero hay temas sobre los que no sé por qué no se avanza –contestó Méndez.

A la hora de evaluar los cambios en el Indec, el empresario aseguró que prefiere basarse “en las estadísticas propias”. El titular de la Bolsa de Comercio, Adelmo Gabbi, coincidió: “Necesitamos que los números sean creíbles y no podemos estar afuera del mundo”, advirtió.

Compartir: 

Twitter
 

Federico Nicholson, Héctor Méndez y José de Mendiguren encabezaron el acto en la central fabril.
Imagen: Jorge Larrosa
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared