ECONOMíA › EL JUEZ GRIESA LEVANTó EL EMBARGO DE 1,7 MILLóN DE DóLARES QUE HABíA DISPUESTO SOBRE DOS CUENTAS DEL CENTRAL

Y a los tres días, el embargo quedó en la nada

La pretensión de dos fondos buitre de ampliar el embargo sobre fondos del Banco Central quedó desechada. Una Corte de Nueva York dio marcha atrás con el congelamiento preventivo que había ordenado el último martes. Boudou y Redrado dieron distintas versiones.

 Por Cristian Carrillo

Los buitres perdieron la carroña. El juez neoyorquino Thomas Griesa decidió ayer dar marcha atrás en un fallo contra el país. Revocó el embargo sobre 1,7 millón de dólares del Banco Central depositados en la Reserva Federal de esa ciudad estadounidense y liberó las cuentas. El levantamiento se formalizó a partir del acuerdo al que arribaron el Estado argentino y los fondos buitre Dart y Elliott. La decisión de Griesa retrotrae la situación al statu quo anterior. Sólo se mantiene el embargo que rige desde el 2005 por 105 millones de dólares. Tal como anticipó Página/12, fuentes que participaron de la negociación confirmaron que la decisión se conocía desde el último miércoles y que sólo faltaba su formalización. Por su parte, el presidente de la entidad monetaria, Martín Redrado, consideró que el tema no está terminado y que el embargo alcanza a 106,7 millones de dólares. El ministro de Economía, Amado Boudou, respondió a este diario que la contradicción de Redrado es política: “Es porque quiere seguir atornillado a la silla”, opinó.

“El resultado estaba puesto antes de que empezara el partido”, señalaron desde el Palacio de Hacienda tras el anuncio del levantamiento del embargo. Según relataron fuentes que participaron de la audiencia oral entre los abogados del país y los fondos buitre, Griesa ya había dejado en claro en ese momento que iba a levantar el embargo. De todos modos, el magistrado les dio unos días para que las partes se pusieran de acuerdo y presentaran un escrito para que la corrección se hiciera efectiva. Esa seguridad fue, de hecho, la que llevó al secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, a anunciar que las cuentas en Estados Unidos estaban operativas. Esto le valió una seguidilla de críticas y contestaciones, en particular, del presidente del Central.

Directores de la autoridad monetaria alineados con el Gobierno aseguran que Redrado ya sabía de esta situación y la utilizó políticamente para mostrarse como el “salvador”. “Vamos a hacer la propuesta correspondiente al juez Griesa, que nos ha citado para las 12 del mediodía, y estoy muy confiado en que vamos a revertir la decisión del juez y por lo tanto desbloquear, poder volver a operar normalmente con las cuentas del Banco Central”, auguraba el Golden Boy ayer por la mañana. Sin embargo, la reunión era una formalidad. “No hubo un nuevo dictamen sino que firmó el acuerdo al que habían llegado las partes. Fue como la homologación que se hace en la Argentina de un acuerdo”, confirmó Boudou a Página/12.

El juez Griesa, incluso, se comunicó ayer telefónicamente en “más de una oportunidad” con funcionarios de Economía para que apurasen los trámites antes del fin de semana. La premura del magistrado residía en que el lunes es feriado en los Estados Unidos por Martin Luther King y cualquier demora iba a entorpecer “sin sentido” la operatoria del Central. “Eso demuestra que el juez Griesa no conocía siquiera lo que firmaba cuando dispuso el embargo”, especuló un colaborador de Boudou. Desde que congelaron la dos cuentas del Central en la Fed, el organismo debió operar a través del Banco de Basilea, pero por diferencia horaria esa negociación cambiaria se ve entorpecida.

De todas maneras, una vez que fue formalizada la vuelta atrás al embargo, los cruces se mantuvieron. Redrado, como lo vino haciendo en los últimos días, se mostró como el artífice de la marcha atrás del fallo de Griesa. “Nosotros fuimos los que llevamos adelante la defensa de los intereses nacionales, los que defendimos los intereses de la Argentina”, se vanagloriaba el banquero ante las cámaras. Boudou se encargó de quitarle protagonismo. “Le recuerdo a Redrado que el Banco Central ahora opera de manera colegiada. De hecho, él (Redrado) no logró dar vuelta la sentencia de embargo por los 105 millones de dólares que Griesa dispuso en 2005 y ahora el Directorio lo hizo en sólo 48 horas”, recordó en diálogo con este diario.

El presidente del Central dio otra versión de la decisión del juez neoyorquino. Reconoció que las cuentas con Estados Unidos estaban “operativas”, pero dijo que continuarán congelados los 1,7 millón de dólares “hasta que se defina la cuestión de fondo”. “Lo que hay que demostrar es que (el Banco) tiene criterios independientes”, sostuvo Redrado. En el Ministerio de Economía aseguraron que el único embargo que quedó vigente es el de 2005, por 105 millones de dólares. “Por eso el statu quo vuelve a 2005 y no a ningún estadio posterior. Es irresponsable lo que dice Redrado y es meramente político”, señalaron desde el sector del Directorio que responde al Gobierno.

Redrado manifestó que el levantamiento del embargo responde a que las reservas “son inembargables porque están destinadas a operaciones monetarias y cuando se usan de otra manera pierden ese rol”. “Cuando el Congreso analice estos temas espero que tome en cuenta esto y pueda permitir la independencia del Banco Central”, agregó.

En Economía aclararon que el episodio del embargo de 1,7 millón de dólares está terminado. Lo que queda pendiente es lo mismo que se arrastra desde 2005 o, si se quiere, desde la misma declaración del default: la figura del Banco Central como “alter ego” del Tesoro. Es decir, si la autoridad monetaria tiene una relación de dependencia. Según el Gobierno, en el caso específico del Fondo del Bicentenario tampoco hay alter ego, porque los 6569 millones de dólares que se toman de las reservas son contra entrega de un título del Tesoro.

Compartir: 

Twitter
 

El ministro de Economía Amado Boudou.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.