EL MUNDO › ENTREVISTA AL EX CANDIDATO PRESIDENCIAL DE LA IZQUIERDA CHILENA JORGE ARRATE

“Frei golpeó conciencias”

Salió cuarto en la primera vuelta, pero en el ballottage su apoyo será fundamental para una eventual victoria de Eduardo Frei. A pesar de sus diferencias con la Concertación está convencido de que la derecha no debe gobernar el país.

 Por Christian Palma

Desde Santiago

Partió con un pobre uno por ciento en las encuestas cuando comenzó la carrera por conquistar en sillón principal de La Moneda, tras ser electo por la asamblea nacional del pacto de izquierda Juntos Podemos. De entrada llamó a los sectores de avanzada social y política a unir fuerzas para construir una izquierda única, renovada, llamada a terminar con las crueldades que engendra el neoliberalismo, no sólo encarnada en la derecha, sino también por la Concertación.

Y se mantuvo en el uno por ciento. Pero llegó la campaña televisiva y del uno paso al tres por ciento, vinieron más entrevistas y análisis en los medios “legitimados por el sistema”. La gente lo conoció, se empezó a hablar de Jorge Arrate, el ex ministro socialista que se fue de la Concertación y que ahora daba la cara por la izquierda.

El pasado 13 de diciembre logró un histórico (y muy apetecido hoy por hoy) seis por ciento por más que estuvieran los comunistas detrás de su candidatura. Histórico además porque el partido de la hoz y el martillo logró instalar a tres parlamentarios en el Congreso, situación que no se veía en Chile desde hace 37 años.

Actor privilegiado de los últimos 40 años de la historia de Chile, fue colaborador del ex presidente Salvador Allende. Terminada la dictadura, fue ministro de Educación de Patricio Aylwin y de Trabajo en la primera pasada de Frei por La Moneda. Entre 2000 y 2003, durante el gobierno de Ricardo Lagos, sirvió como embajador en Argentina.

En 2007 propuso enfrentar el nuevo ciclo político con un referente nuevo, dando por superada la Concertación. Al año siguiente, varios centenares de militantes socialistas le solicitaron declarar su disponibilidad para una candidatura presidencial con un sello nuevo de izquierda.

Desde ese podio y con la conciencia plena que le otorga su reconocida consecuencia, Arrate critica a las coaliciones progresistas y democráticas chilenas por no entender y darse cuenta de la importancia y urgencia que tenía la unión de fuerzas para derrotar a la derecha.

Da entender que el apoyo a Frei, efectuado recién el pasado miércoles por Marco Enríquez-Ominami (el otro candidato progresista que logró un veinte por ciento) o la renovación de la estrategia de campaña, debieron ser antes.

Con todo, y en medio de una ajetreada agenda, el ex candidato presidencial concedió unos minutos a Página/12 para explicar por qué, desde el primer día que comenzó el ballottage, apoyó públicamente a Eduardo Frei y cuáles son sus planes políticos a mediano plazo. A su juicio, “la derecha no puede ni debe gobernar Chile”.

–¿Qué le parece el repunte de Frei? ¿Tiene reales opciones de ganar?

–Eduardo Frei ha remontado sin duda. En el último debate televisivo del pasado lunes estuvo muy por sobre sus anteriores presentaciones. Y lo más importante, mejoró comparado consigo mismo. Tuvo una impronta que estuvo muy por sobre la “lata” (aburrimiento), monserga y reiteraciones discursivas de Sebastián Piñera. El candidato de las fuerzas progresistas golpeó conciencias y ese cambio la gente lo notó.

–La encuesta Mori-Chile conocida el miércoles y que le da un 49,1 por ciento también le dio un empujoncito a Frei...

–No sólo la encuesta Mori, sino que también la última encuesta del Mercurio y Opina S.A. (el abanderado opositor logra 46,1 por ciento contra 41 por ciento del ex mandatario) que en realidad son dos sondeos legitimados por el sistema de publicaciones lo que es muy positivo para sus aspiraciones.

–¿Cómo ve la situación político-coyuntural de cara al ballottage?

–Hay un buen nivel de votantes que me dieron su respaldo el 13 de diciembre y que ahora están con Eduardo Frei. Sin embargo, te recuerdo que yo propuse en su momento que –entre todas las fuerzas progresistas– apoyáramos al candidato que sacara un voto más. Lamentablemente no fui escuchado y no hubo voluntad de hacerlo. No obstante, el tiempo y los hechos me han dado la razón. Era primordial impulsar al candidato más potente. Con todo, yo he estado en comunas importantes de Santiago como Ñuñoa o San Miguel, o en regiones como Talca, desde donde vengo llegando, trabajando por Frei, y en el sentido fundamental de impedir que la derecha llegue al poder.

–¿Sirve el apoyo que finalmente Marco Enríquez-Ominami dio a Frei o llegó demasiado tarde?

–No voy a comentar si fue a tiempo o estuvo bien o mal. Al final del día es bueno que M.E.-O. se haya sumado, pues ahora cualquier voto sirve.

–Si bien gran parte de su sector se cuadró con Frei, me imagino que una fracción de ese seis por ciento que usted logró votará nulo o en blanco.

–Hay una parte de mi sector, es decir, del electorado que me dio su voto, que aún vacila y eso es legítimo. Sin embargo, para eso estoy trabajando, para convencer al que pretende anular, votar en blanco o abstenerse de que concurra el domingo a sufragar.

–¿Hay conversaciones dentro de su sector sobre el futuro?

–Estoy en conversaciones todos los días con los dirigentes de izquierda y con mucha gente que nos dio su apoyo. Estamos trabajando muy activamente para definir qué haremos en los próximos tiempos y cómo construir una izquierda más potente y más plena.

–Su votación fue contundente, pero ¿hay piso para crecer por sobre el promedio que la izquierda viene exhibiendo por años?

–Mi votación fue importante. A eso adiciona que logramos llevar tres parlamentarios al Congreso después de 37 años. Eso es un triunfo, porque si bien no ganamos, al no pasar a segunda vuelta, sí avanzamos y mucho, más en un cuadro muy difícil, de mucha presión sobre nosotros. De ahora en adelante todo es crecer, responsablemente lo digo.

–¿Es usted el hombre llamado a encabezar este proceso?

–No me siento llamado ni es mi deseo personal encabezar ningún proceso, pero sí te puedo asegurar que estoy absolutamente disponible y dispuesto a trabajar por ello, si las fuerzas de izquierda así me lo plantean.

Compartir: 

Twitter
 

Arrate fue colaborador de Salvador Allende y ministro de dos gobiernos de la Concertación.
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.