ECONOMíA › FUNCIONARIOS Y OPOSITORES CUESTIONARON A LA CALIFICADORA

Más críticas contra Moody’s

Los planteos coinciden en apuntar contra la “falta de credibilidad y rigurosidad en los análisis”. Todos destacaron también la solidez del sistema bancario, el cual muestra índices record de solvencia, rentabilidad y baja morosidad.

La degradación en las perspectivas del sistema bancario argentino que la agencia Moody’s difundió el jueves continuó ayer sumando voces en contra. La calificadora justificó la decisión en la pérdida de rentabilidad que podrían enfrentar los bancos en caso de que el Gobierno interviniese en el sector. Funcionarios del Gobierno, banqueros y hasta de representantes de la oposición le salieron al cruce. Los planteos coinciden en apuntar contra la “falta de credibilidad y rigurosidad en los análisis” de estas firmas. Todos destacan también la solidez del sistema bancario, el cual muestra índices record de solvencia, rentabilidad y baja morosidad.

Más allá de la revisión en las perspectivas por parte de la calificadora de riesgo, lo que más molestó fueron los argumentos sobre los que se sustentó el análisis. “El cambio de perspectiva refleja la vulnerabilidad del sistema bancario frente a factores macroeconómicos y a medidas intervencionistas por parte del gobierno argentino para los próximos 12 a 18 meses”, señala el informe que firma la vicepresidenta de Moody’s, María Andrea Manavella. El documento argumenta que la exposición a estos “riesgos políticos” podrían afectar la distribución de los activos de los bancos, su rentabilidad y capitalización. “Es la mirada ortodoxa y no entiende lo que sucede en Argentina”, aseguró la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont. La titular del organismo aseguró además que los “resultados están en el sistema financiero”.

Paradójicamente, la revisión a la baja de las perspectivas por parte de Moody’s se conoce a días de que el Central informara que la banca argentina había logrado por primera vez en diez años mantener durante un semestre un ritmo de crecimiento del crédito productivo –del 45 por ciento interanual– por encima del destinado al consumo. Incluso, horas antes, el organismo monetario informó que los plazos fijos alcanzaron la cifra record de 100 mil millones de pesos en los primeros días de agosto. De hecho, la solidez del sistema puede buscarse en agregados todavía más amplios. El patrimonio de los bancos creció en junio un 22,9 por ciento en comparación con igual lapso de 2010. La rentabilidad del sector sigue marcando máximos históricos. Por último, el riesgo de cartera, la supuesta preocupación de Moody’s, está en sus mínimos. La irregularidad de las financiaciones al sector privado se ubica en un piso de 1,7 por ciento del total. En tanto, el ratio de cobertura de la cartera en situación irregular con previsiones es de 155 por ciento, lo que significa que están una vez y media respaldadas.

“Los argentinos no tenemos un nivel importante de endeudamiento ni en el sector público ni en el privado. Las calificadoras siempre forman parte de algún negocio extraño; así que como mínimo es una falta de profesionalismo, porque el sistema financiero funciona muy bien”, disparó el ministro de Economía, Amado Boudou. El vice, Roberto Feletti, señaló que el informe de Moody’s se contradice. “Los bancos pasan la calificación, pero no el sistema, lo que revela un cierta connotación política”, agregó el secretario de Política Económica.

Los banqueros también se hicieron oír. El titular del Banco Nación y de la Asociación de Bancos Públicos y Privados (Abappra), Juan Carlos Fábrega, aseguró que una prueba concreta de la fortaleza del sistema es la capacidad de respuesta que mostró “en la última crisis internacional 2008–2009, sin alterar sus funcionamiento”. “Estamos en absoluto desacuerdo con el informe de Moody’s. No sabemos en qué datos o referencias se basa para evaluar al sistema financiero como lo hizo”, dijo el titular de la Asociación de Banca Especializada, Hugo Flores Lazdin. Para el presidente del Credicoop, Carlos Heller, se trata de “una operación de desestabilización, que va más allá del sistema financiero”. En igual sentido se manifestó el presidente del Banco Provincia, Guillermo Francos: “El análisis de Moody’s no se sustenta en ninguna política concreta del Gobierno, sino que se está presuponiendo que se van a tomar medidas perjudiciales para el sistema, cuando en los últimos ocho años ha ocurrido todo lo contrario”.

La defensa del sistema no sólo provino de los funcionarios del Ejecutivo, sino también de opositores. Estos últimos sorprendieron al sumar su voz, dado que suelen utilizar este tipo de informes del establishment financiero para apuntar contra las políticas oficiales. El desplazado titular del BC, Martín Redrado, habló de “irresponsabilidad” y “falta de credibilidad” de las calificadoras por sus comentarios sobre el sistema bancario local, al que calificó de “sólido”. Lo mismo hizo el presidente del Banco Ciudad, Federico Sturzenegger, quien afirmó que existe un “cuadro de cosas muy completo que hace que el sector bancario esté muy bien regulado”.

Compartir: 

Twitter
 

Boudou y Marcó del Pont cuestionaron a Moody’s, al igual que el candidato duhaldista Martín Redrado.
Imagen: DyN
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.