ECONOMíA › EN EL PRIMER DIA DE TRANQUERAS ABIERTAS NO HUBO FUGA. CONSULTAS Y POCOS RETIROS

Pegame y llamame ahorrista del corralón

Pese a tener la posibilidad de recuperar el 85 por ciento del depósito original en dólares, y que en algunas semanas ese porcentaje pueda todavía subir un poco más si baja el dólar y mejora la cotización del Boden, los ahorristas no fueron en masa a sacar su dinero.

 Por Claudio Scaletta

En el primer día de apertura del corralón no hubo bancos repletos ni señales de corrida hacia el dólar. En las principales entidades de plaza no se registraron movimientos superiores a los habituales y sólo aumentó el número de consultas, en especial de los titulares de depósitos que hoy equivalen a 42.000 pesos. Sin embargo, la verdadera apertura del corralón está lejos de haberse producido. Los depósitos oficialmente liberados ayer sólo representan el 40 por ciento del total de los Cedros emitidos, porcentaje que podría ampliarse levemente si se suman las devoluciones totales ofrecidas por algunos bancos. La verdadera prueba de fuego vendrá en julio y agosto, cuando venza el 60 por ciento restante en el supuesto de que todos los depositantes acepten la actual oferta de los bancos y el gobierno.
En línea con las previsiones, la divisa estadounidense no registró mayores variaciones. Aunque el dólar mayorista registró una leve suba de 2 centavos y se cotizó a 2,92 pesos, lo que para algunos fue una señal de cambio de tendencia; en el Siopel, el mercado mayorista electrónico del dólar, las transacciones fueron de 72,5 millones, por debajo de la media diaria de 100 millones de las últimas semanas. De acuerdo a algunas consideraciones escuchadas en los bancos, la salida de depósitos en efectivo no se trasladó al dólar tanto por la baja expectativa de subas en el mediano plazo como por el destino de los fondos retirados. Por tratarse de valores relativamente bajos, sus propietarios tendrían una mayor proporción a gastarlo. Además, las entidades financieras informaron que la salida de depósitos fue baja, lo que en parte se debería a que muchos ahorristas todavía están informándose sobre la operación.
Otro dato relevante de la jornada de ayer fue que un importante porcentaje de los retiros, entre el 60 y el 70 por ciento según los bancos, fue vuelto a depositar, especialmente en plazos fijos. Si bien algunas entidades mantuvieron el nivel de tasas que venían pagando, otras casas de primera línea optaron por hacer ofertas especiales, de entre 2 y 4 puntos por encima de la media. Algunas operaciones a plazo llegaron a pactarse a una tasa anual de entre el 28 y el 30 por ciento. La oferta tenía el doble objetivo de evitar la pérdida de liquidez y recuperar la buena voluntad de los clientes otrora acorralados.
En general, los bancos consultados por este diario, coincidieron en describir la imagen común de un día tranquilo, sin sobresaltos, y con ahorristas dispuestos tanto a informarse de las posibilidades de la apertura, como ansiosos por volver a depositar sus ahorros.
Muchos abogados, entre ellos los de las asociaciones de ahorristas (ver aparte), se empeñaron en convencer a los amparistas para que no acepten la desprogramación. Si bien depende de cada acuerdo particular, en muchos casos corren el riesgo de perder el cobro de la parte más jugosa de las potenciales comisiones.
Los ahorristas que acepten la oferta de salida se contarán entre los sectores que sufrieron destrucción de activos por la devaluación, que lograrán un máximo de recuperación, hoy cercana al 85 por ciento en dólares, aunque podría ser aun más si el nuevo boden 2013 cotiza por encima del 50 por ciento de su valor nominal y el dólar continúa bajando. El costo, al igual que en el caso de los beneficios que recibieron los deudores pesificados y las compensaciones a los bancos, correrá por cuenta de la sociedad.
Los depósitos que desde ayer están en condiciones de ser retirados en su totalidad, los de hasta 42.000 pesos, representan alrededor del 40 por ciento de los Cedros emitidos. De acuerdo a un informe del Centro de Estudios de la Situación y Perspectivas de la Argentina (Cespa) difundido ayer y en el que se evalúan los costos del corralito y el corralón, sobre el total de 16.200 millones de pesos emitidos en Cedros, hoy existen en circulación 15.500 millones. Si a este valor se le aplica el CER se tienen obligaciones por 22.200 millones. Como los depósitos en condiciones de serretirados representan alrededor del 40 por ciento de esta cifra, dentro de 90 o 120 días, entre julio y agosto, los bancos deberán enfrentar vencimientos por más de 13.300 millones de pesos. Como se ve, el problema, está lejos de haber sido resuelto. Más aun si para entonces el Banco Central se ve obligado a asistir al sistema. El dilema, en ese caso, será cómo hará la autoridad monetaria para cumplir con las restricciones de emisión a las que se obligó con el Fondo Monetario Internacional y, al mismo tiempo, resolver potencial necesidad de emisión.
Por el lado del Estado, el Cespa calcula que el costo fiscal por la emisión del nuevo Boden 2013 rondará los 3600 millones de dólares, una transferencia directa a los ahorristas que pagará el conjunto de la sociedad.

Compartir: 

Twitter
 

Los bancos fueron el eje de la protesta del último año y medio de los ahorristas defraudados.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.