ECONOMíA

Acusaciones mutuas entre las dos listas de la UIA

La oposición formalizó su presentación y acusa a la lista de Alvarez Gaiani de carecer de propuestas propias. Los integrantes de esta última le imputan al grupo Techint de utilizar malas artes en favor de Gotelli.

 Por Cledis Candelaresi

La guerra entre las dos listas que se disputarán la conducción de la Unión Industrial Argentina quedó ayer formalmente declarada. En su primera aparición pública “Industriales”, la nómina que impulsa el grupo Techint y postula como futuro presidente a Guillermo Gotelli, acusó a “Consenso”, el grupo contrincante que lidera Alberto Alvarez Gaiani, de discriminar a las empresas chicas, carecer de un programa y hasta de apropiarse de propuestas, presentando como propios trabajos que en realidad son de la UIA. Pero la recriminación más fuerte es recíproca: ambas se imputan presionar a los afiliados para conseguir votos el 22 de abril.
“Quieren fidelizar a una lista”, acusó Luis Betnaza, ejecutivo de Techint. Según se queja este grupo, sus rivales están promoviendo el voto colectivo, por el cual un representante regional no sólo vota por sí mismo sino en nombre de una serie de industriales de su región. Esta práctica, estatutariamente correcta, les permitiría minimizar el disenso.
Desde la otra lista, también se reconocen prácticas non sactas. Según comentó a este diario un industrial que adhiere a la propuesta de Alvarez Gaiani, Techint presionaría de diversos modos para conseguir adhesiones, incluso extorsionando a empresarios que tienen hijos trabajando en el holding. “Actúan de mala fe (...); el que tiene parientes trabajando en Techint es el propio Gaiani”, se enojó ayer Gotelli respondiendo a dichas versiones.
El tipo de cambio no parece ser “la” diferencia entre uno y otro grupo, básicamente porque ambos dan por sentado que se mantendrá alto por bastante tiempo. De cualquier modo, es innegable que Techint ha sido uno de los grupos más beneficiados con la devaluación y posterior pesificación de pasivos dispuesta por Eduardo Duhalde, y esto en parte explica que se identifique a la lista Industriales como a la promotora del dólar caro. “Nosotros sólo le habíamos propuesto a (Domingo) Cavallo que incluya al real en el factor de convergencia”, se defiende Luis Betnaza, directivo del holding local. Lo que no aclara es que la gestión aliancista defendía a muerte la convertibilidad y, por lo tanto, no cabía otra propuesta. Del mismo modo que la duhaldista hizo propia y ejecutó la idea de devaluar. Aun así, es cierto que Industriales y Consenso, su lista rival, albergan tanto a empresas que se favorecieron con la depreciación del peso como a otras que no, lo que sugiere que las propuestas no se articulan sólo en función de la paridad cambiaria sino que hay otras cuestiones en juego.
La nómina encabezada por Gotelli y que se terminó de armar de apuro ayer mismo incluye una serie de empresarios poco conocidos, en su mayoría medianos y chicos (salvo casos como el titular local de Peugeot, Luis Ureta Sáenz Peña). Para ellos esta presunta debilidad es su fortaleza: incluir a pymes, algunas de ellas exitosas, que hasta ahora habrían sido ignoradas por la actual conducción a cargo del papelero Héctor Massuh, hombre que acompaña a Alvarez Gaiani. Con ese criterio, algunas pymes serán presentadas como modelos emblemáticos.
A Techint le interesa especialmente el desarrollo de una red de pequeñas y medianas empresas bien articuladas entre sí. Fundamentalmente, porque de ese modo puede tener desarrollada una red de proveedores locales que independice al grupo de la importación de insumos críticos. “No es un problema de altruismo sino de intereses”, admite Betnaza. Así, el dólar alto puede ser aprovechado para exportar y no estorba para producir.
Las empresas que acompañan a la lista de Alvarez Gaiani aspira a un comité ejecutivo poblado de figuras fuertes –las de mayor renombre están aquí– y una serie de departamentos tercerizados a quien confiarle los análisis y propuestas (Javier González Fraga, Chrystian Colombo, Daniel Funes de Rioja, Horacio Rodríguez Larreta –padre–, entre otros), incluida la reforma tributaria. “La presentan como una iniciativa propia, pero sólo quieren adueñarse de un trabajo que yo mismo dirigí, comparando estudios locales con otros sistemas impositivos del mundo”, acusa Gotelli. Para Industriales, sus contrincantes de Consenso “no tienen propuestas” y sólo aspiran a imponer su criterio en algunos temas puntuales gracias al poder de influencia de las grandes empresas. La realidad, a juicio de los impulsores de la lista presentada ayer, impone ahora una lógica diferente, básicamente por la falta de proyecto industrial de los candidatos que están disputando la presidencia. “Alvarez Gaiani funcionó muy bien cuando había un ministro iluminado al que se le proponía hacer correcciones. Pero la época del lobby terminó. Ahora habrá que presentar propuestas para indicarle al próximo gobierno por dónde ir”, opina el hombre de los Rocca.

Compartir: 

Twitter
 

Guillermo Gotelli, candidato a titular de la Unión Industrial Argentina por la lista Consenso.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.