ECONOMIA › EL GOBIERNO ANUNCIARA EN LOS PROXIMOS DIAS UNA INVERSION EN EL SECTOR DE MIL MILLONES DE PESOS

Plan para mejorar los trenes metropolitanos

El proyecto tendrá como prioridad obras en los ramales Sarmiento y Mitre que se le quitaron a Cirigliano. La iniciativa abarcará cambios de vías, reparaciones en pasos a nivel, modernización de la señalización e inversiones en material rodante.

 Por Tomás Lukin

El Ministerio del Interior y Transporte está terminando de elaborar un plan de inversiones para el sistema ferroviario metropolitano por más de mil millones de pesos a lo largo de los próximos 24 meses. El proyecto de mejoras operativas de corto plazo tendrá como prioridad obras en los precarios e inseguros servicios de los ramales Sarmiento y Mitre. La presidenta Cristina Fernández de Kirchner se reunirá en los próximos días con el ministro Florencio Randazzo para terminar de definir los detalles del programa. La iniciativa cubrirá desde cambios de vías hasta reparaciones en los pasos a nivel y modernización de los sistemas de señalización e inversiones en renovación y reacondicionamiento del material rodante. En el equipo de Interior y Transporte reconocen que las inversiones no solucionarán el déficit estructural del sistema ferroviario metropolitano, pero aseguran que permitirán mejorar la seguridad y calidad de los servicios. En paralelo, esta semana se anunciarán medidas vinculadas con la seguridad en las estaciones de todos los trenes metropolitanos a partir de la incorporación de cuidadores que ya están en proceso de capacitación.

La tragedia de Once, ocurrida el 22 de febrero, donde murieron 51 personas y más de 700 resultaron heridas, junto con los sucesivos incumplimientos en materia de inversión y mantenimiento y la deficiente calidad del servicio llevaron al Estado a determinar la rescisión del contrato de concesión de Trenes de Buenos Aires (TBA), del grupo Cirigliano. Los servicios pasaron a ser gerenciados por una unidad de gestión conformada por Ferrovías y Metrovías, empresas pertenecientes a los grupos Emepa y Roggio. La cartera de Interior y Transporte y las nuevas administradoras terminarán de definir el nuevo contrato de la unidad de gestión esta semana. El traspaso de la operación de ambas líneas a manos de esas compañías privadas representa una solución de emergencia, reconocen en el Gobierno, y no la respuesta al constante deterioro acumulado en el sistema desde hace décadas. En paralelo, después de reemplazar a Juan Pablo Schiavi por Alejandro Ramos al frente de la Secretaría de Transporte, la Presidenta decidió el 7 de junio mover el área desde el Ministerio de Planificación Federal, que conduce Julio De Vido, hacia la cartera de Interior, a cargo de Randazzo.

Los primeros pasos que dio la cartera de Interior y Transporte apuntaron a la creación de la Agencia de Transporte Metropolitana, donde comenzaron a trabajar con el gobernador bonaerense Daniel Scioli y el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri. Mientras tanto, con los diagnósticos realizados por los distintos órganos de control sobre el deficiente estado de situación de los ferrocarriles, fundamentalmente los informes de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) y el estudio realizado después del accidente en Once por el interventor de TBA, Raúl Baridó, las autoridades de Interior y Transporte comenzaron a elaborar un nuevo plan de obras para mejorar la calidad y seguridad del sistema. El diseño de los pormenores del proyecto estuvo a cargo de la dirección de Planificación de la Subsecretaría de Transporte Ferroviario.

Las inversiones que, según pudo saber Página/12, serán anunciadas dentro de los próximos quince días, contemplan el impulso a proyectos que estaban paralizados, recién iniciados o que ni siquiera habían comenzado a pesar de contar con el presupuesto asignado, así como nuevos proyectos necesarios para comenzar a mejorar el funcionamiento de los ferrocarriles. “Hemos tomado la decisión política de mejorar el transporte ferroviario”, afirmó Randazzo el viernes pasado, durante una visita a la estación del ramal Mitre de José León Suárez.

En total, según afirmaron a este diario fuentes de Interior y Transporte, los desembolsos implicarán más de mil millones de pesos a lo largo de los próximos dos años. Esos proyectos serán concentrados en los ramales que fueran operados por TBA, del grupo Cirigliano. Las obras estarán distribuidas en tres rubros: señalamiento, vías y material rodante. También contemplan mejoras en la infraestructura de los andenes. En el Sarmiento, según sostuvo Randazzo hace quince días durante la visita a una obra que se está realizando en Haedo, se renovarán 60 kilómetros de rieles y 43 cambios de vía en la traza del ferrocarril Sarmiento, que une la estación de Once con la localidad de Moreno. “Vamos a renovar los 33 kilómetros del recorrido ferroviario desde la Estación Once hasta Castelar”, aseguró durante su recorrido por Haedo.

“La decisión política para realizar un cambio en el sistema está. Las obras se van a realizar después de años de desinversión y falta de mantenimiento por parte del concesionario privado”, sostienen desde la cartera de Interior y Transporte al tiempo que explican que las inversiones no representarán una respuesta integral para los problemas acumulados del sistema ferroviario. La duración del plan será de, por lo menos, dos años. Obras de gran envergadura como el soterramiento del Sarmiento no será financiada por este programa porque ya tiene reservada una partida aparte. De hecho, hoy comenzará ese soterramiento cuando se ponga en marcha la tuneladora en Haedo (ver aparte).

La planificación de las obras nuevas que se están diseñando representa un desafío para los administradores del servicio ya que será necesario abrir distintas ventanas de trabajo en varios lugares de la traza del ferrocarril al mismo tiempo. “Estamos llevando adelante una negociación con las empresas que se encargan de la parte operativa y, fundamentalmente, un trabajo con los intendentes municipales vinculado con la recuperación de las estaciones de trenes con el objetivo de mejorar el ámbito ferroviario para que sea mucho más amigable y seguro”, indicó Randazzo el viernes pasado. En las últimas semanas Randazzo y Ramos se reunieron con los empresarios Benito Roggio (Metrovías-Grupo Roggio) y Gabriel Romero (Ferrovías-Emepa), las compañías a cargo de la unidad de gestión operativa que operan los ramales Sarmiento y Mitre, se encontraron con intendentes de jurisdicciones atravesadas por el recorrido del tren y también con representantes de los distintos sectores de trabajadores. Con los empresarios se está terminando de definir los pormenores del nuevo contrato de administración así como los “sacrificios” que van a tener que realizar las firmas en materia de inversiones de mantenimiento del servicio.

En los próximos días se anunciarán convenios con los municipios para la recuperación de la infraestructura de las estaciones así como la limpieza y la seguridad. En ese sentido, Interior y Transporte comenzó a capacitar a trabajadores de todos los ramales metropolitanos para que puedan de-sempeñarse como cuidadores en los andenes. “El involucramiento por parte de los intendentes en la gestión y el reordenamiento del ferrocarril Mitre es fundamental por la proximidad y el conocimiento que tienen de la problemática local. Se trabajará en conjunto en el ordenamiento de los pasos a nivel vehicular y peatonal, como así también los accesos a las estaciones”, expresó el funcionario días atrás.

Uno de los principales reclamos de los trabajadores proviene de los operarios de la fábrica de vagones Emprendimientos Ferroviarios (Emfer) ubicada en San Martín, perteneciente a Cometrans, del grupo Cirigliano. Después de la tragedia de Once y el quite de la concesión a TBA las actividades del principal taller ferroviario del país quedaron paralizadas. La semana pasada, en Interior y Transporte garantizaron a los trabajadores que la empresa contará con los fondos necesarios para retomar la producción de coches doble piso para el Sarmiento (proyecto iniciado en 2006) y la reparación de modelos viejos del Mitre. Las empresas Emepa y Roggio cuentan con sus propios talleres. Mientras tanto, en el Gobierno analizan una respuesta integral para el taller ferroviario de Cometrans, que antes de su privatización pertenecía a Fabricaciones Militares. Por ahora, explican en el equipo de Transporte, no se descartan ninguna alternativa.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

En Transporte aseguran que las obras permitirán mejorar la seguridad y calidad de los servicios.
Imagen: Alejandro Leiva
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared