ECONOMíA › LA REMARCACIóN HABITUAL DE PRECIOS EN LAS GRANDES CADENAS ALCANZA AL 35 POR CIENTO

Los súper, con margen para aguantar

Un relevamiento de una asociación de consumidores comparó los precios de 72 productos de consumo masivo en supermercados y mayoristas. De allí surge que los primeros podrían resignar márgenes de ganancia para continuar con el congelamiento.

 Por Javier Lewkowicz

El acuerdo de congelamiento de precios que logró el Gobierno con los supermercados, al que luego se sumaron cadenas de electrodomésticos y electrónicos, comercios chinos y almacenes, puso en debate cómo se forman los precios de los bienes de consumo popular. Esa discusión subyace a la especulación sobre qué pasará después del acuerdo, ya que la cuestión de fondo pasa por conocer qué sector está en condiciones de absorber una reducción en sus márgenes de rentabilidad. Un amplio relevamiento de precios en seis cadenas de supermercados y otros seis mayoristas, realizado por la entidad Defensa de Usuarios y Consumidores (Deuco), marca que el precio al que venden los supermercados supera en un 20 por ciento los valores de los mayoristas. La remarcación de precios frente a los valores de la industria, de la cual reciben mejores condiciones de venta gracias a su poder de mercado, superaría el 35 por ciento para los supermercados en promedio, aunque hay casos donde el margen es mucho mayor, en especial en los productos de consumo más exclusivo.

Deuco analizó 72 productos de los rubros alimentos y bebidas y artículos de limpieza, que conforman la canasta de los bienes-salario, aquellos en los que se gasta la mayor parte del ingreso de los trabajadores. La entidad relevó precios en Carrefour, Coto, Disco, Walmart, Jumbo y Vea, por el lado de los supermercados, y en Carrefour mayorista, Vital, Diarco, Yaguar, Masivos y Maxiconsumo, en el caso de los mayoristas. Ambos adquieren los productos a la industria, aunque los supermercados, por su mayor poder de mercado, lo hacen a mejores precios.

El negocio de proximidad, que realizan los supermercados, supone una erogación en materia de logística, mano de obra, acondicionamiento del local y en publicidad, por ejemplo. La usual venta a un precio mayor por parte del minorista, sin embargo, no debería evitar preguntarse cuál es el margen “normal” y qué peso tiene la cadena de comercialización en la formación de los precios al consumidor. La propia industria, por su parte, está sumamente concentrada en un puñado de firmas, lo que también pone el foco de atención sobre sus márgenes de ganancia.

Según el promedio de los precios de los mayoristas en relación con el promedio de los supermercados, la diferencia en fideos Luchetti es de 6,5 por ciento, mientras que en la marca Don Vicente (que es un 45 por ciento más cara) asciende a un 21 por ciento. En el caso del puré de tomates Arcor, el margen es de 12,7 por ciento, mientras que en La Campagnola (25 por ciento más caro) es de 28,5, y en la pulpa de tomate, 32 por ciento. El tomate Arcor y Salsati tiene márgenes de entre el 7 y el 10 por ciento.

El vino Termidor tinto Tetra Brick tiene una diferencia de precios de 17 por ciento, mientras que en el Hereford, de mayor calidad, sube a 38 por ciento. En el caso de la yerba, La Tranquera, Nobleza Gaucha, La Merced, Unión, CBSE y Taragüí presentan una diferencia de precios entre el mayorista y los supermercados de un 4 a un 8 por ciento. En harina leudante y levadura Pureza, la diferencia es de 16 y 13 por ciento.

La estrategia de precios que persigue el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, es autorizar subas crecientes según si el producto en cuestión es “masivo”, “selectivo” o “premium”, catalogó. Los incrementos se trasladan de la industria hasta la venta minorista, aunque en el caso de los productos más exclusivos se observa que los supermercados se apropian de un margen mayor. También está el grupo de productos a precio acordado con el Gobierno, aunque muchas veces no se encuentra oferta suficiente en las góndolas.

En las mermeladas, según distinto sabor, de La Campagnola y Arcor, la diferencia de precios entre el mayorista y los supermercados está entre el 20 y el 40 por ciento. Para la mayonesa y salsa golf Hellmans, Savora y mostaza Fanacoa, el margen de precios va de un 15 hasta un 40 por ciento. En los productos de limpieza, limpiador Cif antigrasa, Procenex para el baño, limpiador de vidrios Brasso y detergente líquido Ariel, el margen está entre un 20 y un 30 por ciento. En el caso del papel higiénico Higienol, la diferencia supera el 20 por ciento, mientras que en los rollos de cocina Elite, entre un 20 y un 27.

A partir de la información obtenida, Pedro Bussetti, presidente de Deuco, concluye que “las empresas de comercialización minorista están en condiciones de cumplir íntegramente el acuerdo de congelamiento de precios celebrado la semana pasada. Incluso los precios al consumidor se podrían reducir en función de esa ganancia”. Por eso pide que el acuerdo de congelamiento de precios “se prolongue por más tiempo”.

El margen de precios de los supermercados en alimentos y bebidas, para Alberto Guida, titular de la Cámara Argentina de Distribuidores y Autoservicios Mayoristas (Cadam), está entre el 15 y el 20 por ciento. Ese porcentaje, junto al 10 o 15 por ciento que remarcarían los mayoristas, implica que la cadena de comercialización explique hasta un 35 por ciento de los precios. En el caso de los supermercados, al adquirir a la industria los productos a mejores precios en base a su poder de mercado, el peso en el precio final es superior a ese valor. Además, reciben una parte importante de sus ingresos a partir de la publicidad para posicionar las marcas que allí se venden.

Compartir: 

Twitter
 

Los márgenes de los supermercados crecen en los productos de consumo más selectivo.
Imagen: Pablo Añeli
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.