ECONOMíA › REESTRUCTURA EL GOBIERNO LA ADMINISTRACIóN DEL SISTEMA FERROVIARIO DE PASAJEROS PARA AMPLIAR SU INJERENCIA EN LA GESTIóN

Un paso más cerca del control de los trenes

Cinco años después de puesto en marcha el reordenamiento ferroviario, el Gobierno dio un paso fundamental para iniciar el traspaso de la gestión de los trenes de pasajeros al Estado. Sofse será el organismo estatal encargado de prestar los servicios.

 Por Tomás Lukin

El Estado avanzará en la recuperación del control sobre el sistema ferroviario metropolitano de pasajeros. La estatal Sociedad Operadora Ferroviaria (Sofse) pasará a ser la encargada de prestar los servicios de transporte en los ramales Roca, San Martín y Belgrano Sur, mientras que la Administración de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) se ocupará de las obras en ejecución y futuras inversiones en esos recorridos. La decisión será presentada hoy en el Boletín Oficial, mediante una resolución del Ministerio de Interior y Transporte. Los cambios no representan la reestatización de los trenes. El Gobierno mantendrá el esquema vigente de operadores privados. El funcionamiento continuará a cargo de la Ugofe que conforman las empresas Ferrovías, del grupo Emepa, y Metrovías, del holding Roggio. Desde la Casa Rosada explicaron ayer que se trata de una medida administrativa que mejorará la capacidad gestión, control e intervención del Estado y limitará las prerrogativas de las firmas privadas. En los próximos meses se avanzará en el mismo sentido con el resto de los servicios suburbanos.

La Ley de Reordenamiento Ferroviario de 2008 creó dos empresas estatales: la Sofse, para hacerse cargo de la prestación del servicio, y la ADIF, para administrar la infraestructura e inversiones del sistema. El ambicioso proyecto, inspirado en la recuperación del ferrocarril español, buscaba la reunificación de todo el sistema con el Estado como una figura de peso. Ese proceso no avanzó y hasta la tragedia de Once, la política ferroviaria continuó relegada, profundizando el estado de abandono del sistema metropolitano de trenes y convalidando las estructuras abusivas de poder empresarias y sindicales. La medida que se conocerá hoy implica comenzar a implementar esa legislación (ver aparte).

Hasta ahora, la Sofse estaba encargada de operar –en algunos casos con escasa frecuencia– trayectos menores en el interior del país como el ramal Lincoln-Realicó, un recorrido interurbano en Salta, otros tres en Chaco y recientemente se sumó el Tren de la Costa. Por eso, aunque no se trate de un objetivo de corto plazo, en el equipo de Interior y Transporte enfatizan que el impulso a la Sofse le permite al Estado recuperar parte de sus capacidades perdidas después de décadas de abandono en materia ferroviaria, para “avanzar cuando sea necesario en la reestatización del sistema”. La decisión de revitalizar ambas empresas estatales llegó después de que, dos meses atrás, fueran desplazados de su conducción todos los representantes del sector gremial y sus cargos ocupados por funcionarios de confianza del ministro Florencio Randazzo.

La Sofse está facultada para “asumir por sí, por intermedio de terceros o asociada a terceros, la prestación de los servicios ferroviarios, de pasajeros o de carga que se le asignen”. Desde hoy tendrá asignados los ramales Roca, San Martín y Belgrano Sur que transportaron el 56 por ciento de los pasajeros en 2012. Sin embargo, en el corto plazo, la firma estatal conservará el esquema vigente de operadores privados. La resolución brinda un plazo de 90 días para readecuar los contratos con las empresas encabezadas por Aldo Roggio y Gabriel Romero.

“Es un cambio institucional no menor para, de ser necesario, tomar la decisión de recuperar el control estatal de los ferrocarriles. Implica avanzar con la revitalización de la estructura y capacidades estatales. En la medida en que se comprometan en la mejora del servicio, las empresas privadas van a continuar operando los ramales y adecuarán sus contratos con la Sofse. Pero no vamos a dudar en desplazarlos si no cumplen con sus obligaciones”, afirmaron a Página/12 fuentes de Interior y Transporte. Si bien no descartan la estatización, el Gobierno “prefiere” que las firmas privadas conserven la operatoria de los trenes aun cuando existen tensiones con esos grupos empresarios y los sindicatos.

En los próximos meses, se realizarán las mismas adecuaciones con la UGOMS, la unidad de gestión a través de la cual las compañías de los holdings Emepa y Ro-ggio operan las precarias e inseguras líneas Mitre y Sarmiento. Todavía está bajo análisis, pero lo más probable es que los ramales todavía concesionados Belgrano Norte y Urquiza a cargo de Ferrovías y Metrovías, respectivamente, seguirán el mismo camino y adecuarán sus formas.

¿Qué cambiará?

En Interior y Transporte afirman que la medida permitirá controlar mejor aspectos del día a día que hoy están fuera de su alcance, como las frecuencias y la celeridad en algunas obras estratégicas. También facilitará, sostienen, aspectos administrativos relevantes. “Amplía la potestad del Estado en la gestión diaria de los ferrocarriles metropolitanos, así como en la definición de las obras a realizar”, argumentaron en el equipo del ministro Florencio Randazzo. De todas formas, reconocen que para observar mejoras en aspectos como las frecuencias es necesario avanzar en las obras de reparación de vías, pasos a nivel, la renovación de la señalización y, fundamentalmente, la incorporación del nuevo material rodante adquirido a firmas estatales chinas.

Compartir: 

Twitter
 

Los ramales Roca (foto), San Martín y Belgrano Sur quedarán bajo la órbita de Sofse. El Sarmiento y el Mitre tendrían el mismo destino.
Imagen: Ana D´Angelo
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.