ECONOMíA › EL GOBIERNO NEGOCIA CON BANCOS Y CEREALERAS PARA QUE INGRESEN 1000 MILLONES DE DOLARES

Jugada para fortalecer reservas e inversiones

La intención oficial es que los bancos traigan al país 500 millones y las cerealeras otros 500 a través de la compra del Baade. El Banco Central se haría de divisas y las firmas podrían conseguir pesos a un tipo de cambio superior al oficial.

 Por Javier Lewkowicz

El Gobierno espera que en las próximas semanas el sector cerealero y el bancario ingresen fondos por 500 millones de dólares cada uno para adquirir títulos Baade (Bono Argentino de Ahorro para el Desarrollo Económico). El Estado utilizará ese dinero para invertir en proyectos de infraestructura y para mejorar la producción de hidrocarburos por parte de YPF. El secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, encabeza las negociaciones con las empresas, que están más avanzadas en el caso de las cerealeras. El mecanismo no está totalmente definido, pero la operatoria en principio puede tener atractivo tanto para el Gobierno como para las empresas, ya que el Banco Central se haría de divisas en el corto plazo y las firmas podrían ingresar el dinero y conseguir pesos a un tipo de cambio superior al oficial. Moreno reafirmó que la expectativa es que la inversión en Baade y Cedin recaude entre 4000 y 4500 millones de dólares.

La intención del Gobierno es doble. Por un lado, aliviar las tensiones en el frente externo, que se reflejan en la caída de reservas del Banco Central y, por el otro, asegurar una tasa de interés baja para el fondeo al sector hidrocarburífero, en especial a YPF, para dar vuelta el agujero energético que dejó muchos años de desmanejo en el sector. El costo para el Estado es del 4 por ciento anual en el caso del Baade, menor a una colocación regular en el mercado.

Moreno ayer comunicó a los empresarios que reúne en su “escuelita” (cuyas clases bajaron el ritmo, de todos los viernes a viernes por medio) las novedades del blanqueo.

Aseguró que tiene el compromiso de parte de las cerealeras para ingresar al país 500 millones de dólares. Son entre 15 y 20 de las empresas más grandes del sector, confirmó a este diario un directivo que participó en las reuniones. Los más importantes jugadores involucrados en la operatoria son Cargill, Bunge, Asociación de Cooperativas Argentinas, ADM, Aceitera General Deheza, Alfred Toepfer, Agricultores Federados Argentinos, Oleaginosa Moreno, LDC, CHS, Noble y Nidera. No tan encaminado pero, según el funcionario, también fuerte, está el acuerdo con los bancos para que traigan otros 500 millones de dólares. Hace un par de semanas que el funcionario se viene reuniendo por este tema con técnicos del Banco Central y directivos de las empresas.

No se trata solamente de un gesto de buena voluntad por parte del sector privado. Es que el Gobierno plantea un nuevo esquema (todavía incierto en sus resultados) para incentivar la inversión extranjera. Hasta ahora, los dólares de las empresas foráneas debían ingresar a través del mercado de cambios a la poco atractiva cotización oficial. La otra opción era a través del “contado con liqui” inverso, con la compra de bonos en dólares en plaza extranjera para su posterior venta en pesos en el mercado local a una cotización más cercana al dólar paralelo. El problema es que por esa operatoria, el BCRA no ve nunca los dólares.

La compra de Baade abre una tercera vía. El esquema que tiene más posibilidades de concretarse en el caso de las cerealeras es el siguiente: las empresas pedirían un crédito de su línea de prefinanciación de exportaciones a los bancos con los que suelen operar, ubicados en Europa y Asia. El vencimiento del crédito sería en 2016, cuando vence el Baade. Eso exigiría que el Banco Central modifique su normativa para permitir un plazo de esas características para la prefinanciación, siempre que el dinero vaya a la compra de Baade, porque el máximo actual es 180 días. La prefinanciación es utilizada por las cerealeras para cubrirse del descalce entre el momento de compra de la cosecha a los productores y el de venta a sus filiales en todas partes del mundo. El costo de esos créditos, calcula un directivo, está en la actualidad entre el 3 y el 4 por ciento anual.

Con ese dinero, las empresas comprarían Baade, pero en lugar de permanecer ilíquidas, con un bono que vence dentro de tres años, venderían el título en pesos en el mercado secundario. Ese mercado de Baade no existe todavía aunque, con suficiente volumen, confían en el Palacio de Hacienda, podría funcionar. Si bien la cotización es incierta, fuentes del mercado la ubican bastante por encima de la oficial. La Ciara-Cec, que agrupa a estas empresas, conversa con el Gobierno qué pasará en ese mercado secundario. En la mesa de negociación también aparecen las deudas que el Estado mantiene con las firmas en concepto de reembolso del IVA para exportaciones y por las retenciones cobradas por parte de la cosecha de trigo que se iba a exportar y finalmente se destinó al mercado interno.

Desde el sector cerealero dan por hecho que la inversión en Baade más temprano que tarde va a llegar. Si se suman los bancos, varias firmas estarán acompañando a la petrolera Bridas en el ingreso de fondos al que se comprometió días atrás. La empresa propiedad de los hermanos Bulgheroni, asociada a la compañía china Cnooc, anunció el ingreso de 500 millones de dólares. Las divisas las entregarían a cambio del Baade, pero para no permanecer en un estado de iliquidez, esos bonos luego los entregarían como garantía de un título que colocarían en pesos. Estas inversiones potenciarían el Baade por sobre el Cedin, aunque no como instrumento del blanqueo sino como herramienta de inversión, porque en ninguno de estos casos se trata de fondos sin declarar.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

El secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, es quien comanda la negociación.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.