ECONOMíA › PROTESTA DE LA BANCARIA Y DE LA COMISION INTERNA EN LA CASA CENTRAL DE LA ENTIDAD

Al Banco Piano se le sublevó la tropa

Los trabajadores denuncian incumplimientos en los acuerdos paritarios, maltrato al personal e irregularidades en las normas de seguridad e higiene para los trabajadores y los clientes, en su mayoría jubilados.

 Por Cristian Carrillo

La Bancaria y la comisión interna del Banco Piano denunciaron a la entidad financiera ante el Ministerio de Trabajo por incumplimientos en los acuerdos paritarios, maltrato al personal e irregularidades en las normas de seguridad e higiene para los trabajadores y los clientes. El organismo dictó anoche una conciliación obligatoria de quince días. Durante la jornada de ayer, previo a la audiencia en la cartera laboral, se realizó un cese de actividades y se impidió el acceso a la sede central del banco en San Martín al 300. Según explicó a Página/12 Mauro Matta, secretario general de la gremial interna del banco, se encuentra impago el retroactivo de las paritarias y hay “serios casos de explotación laboral” bajo amenaza de despidos o suspensiones. El titular de la entidad, Alfredo Piano, dijo a este diario que “todo es mentira”, y que el viernes buscará “una orden de un juez para que le permita seguir funcionando”. Por su parte, se mantienen las protestas contra el Citibank y sus directivos por incumplimiento de los convenios colectivos de trabajo y paritarios (ver aparte).

La sede central de Banco Piano se mantuvo con las persianas bajas por la protesta de un grupo de trabajadores que pegaron carteles en los vidrios y acordonaron la vereda con una bandera celeste y blanca. Al lugar arribaron agentes de la Policía Federal, un subcomisario y un fiscal, convocados por el titular de la entidad, según reconoció el banquero a este diario. “Les pedí que nos permita funcionar y la policía no hace nada”, se quejó Piano. En este punto, como en casi todos, las versiones se contraponen. Piano asegura que los trabajadores no dejan funcionar a la entidad con normalidad impidiendo el acceso a los clientes, mientras que los empleados denuncian que nos los dejan entrar para evitar que realicen asambleas adentro.

Los trabajadores del banco elevaron durante la audiencia en Trabajo una serie de pedidos consensuados entre el sindicato que lidera Sergio Palazzo y la comisión interna de la entidad. Entre los puntos enumerados se encuentran la supuesta explotación de sus trabajadores por falta de personal y mayor carga horaria. Según explicó Matta, en la entidad se cumplen jornadas de hasta siete horas de atención al público (si se toma en cuenta la gente que queda dentro del banco al cerrar las puertas), mientras que el máximo dispuesto por el Banco Central es de cinco horas. También hay denuncias por no cumplir con los acuerdos paritarios, debido a que supuestamente no se aplicó el retroactivo correctamente ni se paga el aumento por guardería de 2014. En el caso del convenio laboral, se denuncian incumplimiento en la asignación de categorías y amenazas de despido y suspensión.

En cuanto a las normas de seguridad e higiene se presentó evidencia de condiciones de insalubridad y de mala atención a los jubilados. El banco atiende a más de 500 mil jubilados al mes, el doble que el año pasado, pese a que redujo su plantilla en 350 empleados. Los trabajadores denuncian que los jubilados suelen aguardar parados más de tres horas hasta ser atendidos, cuando por disposición de la Anses, la entidad debe contar con asientos para los mayores. Además afirman que en dos sucursales (Hurlingham y Laferrere) no hay baños ni agua corriente, con lo que tanto trabajadores como clientes deben ir a la estación de servicio más cercana a hacer sus necesidades. También se denuncia presencia de ratas en dichas instalaciones y problemas con las cámaras sépticas, según relató el secretario gremial.

El banquero prefirió no puntualizar sobre las denuncias y aseguró a este diario que “son infundadas”, al tiempo que no reconoció la representación de la comisión que asumió este año. “Son cuatro tipos. Es todo mentira y no nos dejan trabajar”, aseguró Piano a este diario. Un abogado asistió en representación del banco a la audiencia en la que se dictó la conciliación por quince días hábiles. Desde la comisión interna de la entidad aseguraron que cumplirán con lo dictaminado por el organismo laboral.

Compartir: 

Twitter
 

Los empleados protestaron en la puerta de la sede central del banco, en San Martín al 300.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.