ECONOMIA › ECONOMISTAS DE MACRI ADELANTAN QUE APLICARIAN UNA MEGADEVALUACION

Van preparando el terreno

Alfonso Prat-Gay, economista de Macri, aseguró que en caso de ser gobierno la primera medida será liberar el mercado cambiario y que subirá la cotización del tipo de cambio oficial. Contra todas las evidencias, dice que esa medida no será inflacionaria.

El economista de la alianza Cambiemos, Alfonso Prat-Gay, confirmó la devaluación del dólar oficial en caso de que Mauricio Macri gane las elecciones, aunque negó que esa medida dispare la inflación. “La devaluación ya sucedió, no hay tipo de cambio único”, argumentó, y convalidó la promesa de Macri de liberar las restricciones a la venta de divisas de manera inmediata. La experiencia reciente, sin embargo, lo desmiente, ya que en enero de 2014, bajo exactamente el mismo esquema de controles, se devaluó el peso y la inflación subió varios escalones. Prat-Gay también dijo que el Estado dejará de administrar las importaciones, lo que tendrá consecuencias para el empleo privado.

El diagnóstico del equipo económico de Macri en relación al mercado cambiario es bastante claro. Uno de los ejes de su campaña fue la liberación inmediata del mal llamado “cepo cambiario”. “No se puede demorar más, porque si no abrimos el cepo no van a entrar dólares al país”, dijo Macri días atrás, y pidió “no tener miedo a hacerlo”. También consideró que “el dólar a 9,50 pesos no existe”. En la misma línea se expresó Hernán Lacunza, probable ministro de Economía de la provincia de Buenos Aires bajo la gestión de María Eugenia Vidal. “La liberación del acceso al mercado cambiario es una decisión política ya tomada. No habrá stress cambiario de ninguna naturaleza”, señaló.

Ayer Prat-Gay aportó lo suyo. “El desafío es cambiar para poner la cosa en marcha. El cepo se implementó cuando había muchas más reservas, ahora que casi no quedan reservas, entonces ya no tiene mucho sentido. Es algo que solamente existe en la Argentina”, evaluó. Atribuyó a los controles haber “destruido las economías regionales, la exportaciones y buena parte de la industria”. En realidad el propio concepto de “cepo” es una falacia. A pesar de los controles y la existencia de la brecha entre el dólar oficial y varias cotizaciones paralelas del billete norteamericano, desde principios de 2014 la AFIP vendió al público casi 8700 dólares para ahorro. El mes pasado se registró un récord con 703,5 millones vendidos para atesoramiento minorista.

El principal cuestionamiento a la estrategia de liberalización agresiva de los controles cambiarios no es la devaluación sino el impacto sobre la inflación. Economistas opositores al kirchnerismo como Roberto Lavagna y Aldo Pignanelli advirtieron sobre el impacto en precios. Pero los economistas de Cambiemos lo ven de manera diferente. “La devaluación ya sucedió, no hay un sólo tipo de cambio. No es como 2001. Esto ya está absolutamente aceptado en el resto de la economía”, dijo Prat-Gay.

“En la situación actual el dólar arranca en 6,5 pesos para el productor agropecuario, que debe descontarle las retenciones, y hay otros que compran a 15,5 pesos. La propuesta es unificar el dólar en un sólo precio, da lo mismo que fuera productor, consumidor, ahorrista, turista o inversor, el precio del dólar como otra mercadería tiene que ser uno. Va a subir el dólar oficial, que no afecta prácticamente a nadie, y va a bajar el otro, que afecta a la mayor parte de la población”, explicó Prat-Gay.

El dólar oficial que “no afecta prácticamente a nadie” es el argumento clave para negar el efecto inflacionario de la devaluación que va a implementar el equipo económico de Macri. Sin embargo, ese análisis se pelea por varios motivos con la realidad. El primero es que de enero a noviembre se importaron al tipo de cambio oficial insumos, máquinas y bienes finales por 45 mil millones de dólares. Esas mercancías incrementarán sus precios en pesos luego de la devaluación del oficial. También están los bienes exportables, que sumaron 47 mil millones de dólares en el año. Como ningún exportador va a vender más barato en el mercado interno que en el exterior, la devaluación inflará los precios dirigidos al ámbito local de la mercadería exportable.

Alcanza con recordar el verano de 2014, en donde la devaluación subió la cotización del dólar oficial, redujo la brecha con el blue pero impactó en la inflación y luego de debilitó el salario, el consumo y el empleo. Y se realizó bajo exactamente el mismo esquema de controles.

Compartir: 

Twitter
 

Alfonso Prat-Gay, integrante del equipo económico de Macri, anticipó que aplicaría una fuerte devaluación.
Imagen: Pablo Piovano
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared