ECONOMíA › POLEMICA POR LA DESIGNACION DE ISELA COSTANTINI COMO PRESIDENTA DE AEROLINEAS ARGENTINAS. DUDAS SOBRE SU SALARIO

Una CEO brasileña para la línea aérea de bandera

El Código Aeronáutico exige que el presidente de una compañía aérea que opere en el país debe ser argentino. Por ahora, la brasileña Isela Costantini no cumple con ese requisito. Gremios del sector denuncian que seguiría cobrando el sueldo de CEO de General Motors.

 Por Cristian Carrillo

La actual presidenta de General Motors para Argentina, Paraguay y Uruguay, Isela Costantini, fue nominada para conducir Aerolíneas Argentinas a partir del 10 de diciembre, engrosando la lista de ejecutivos empresarios que conformarán las primeras y segundas líneas de acción en el macrismo. Esta designación evidencia un alto grado de improvisación del próximo gobierno, situación que se refleja tanto en las idas y vueltas sobre sus propuestas de campaña como en la elección de sus funcionarios. El caso Costantini es una muestra. La CEO de la automotriz estadounidense estaría impedida de ocupar ese puesto por ser de nacionalidad brasileña. El Código Aeronáutico establece que la presidencia del directorio de cualquier sociedad que opere en el país debe ser ejercida por argentinos. “El presidente del directorio o consejo de administración, los gerentes y por lo menos dos tercios de los directores o administradores deberán ser argentinos”, según el inciso 5 del artículo 99 del Código. También existen denuncias de gremios aeronáuticos sobre la posibilidad de que General Motors continuaría abonando su sueldo como CEO regional mientras ejerza su función pública. Voceros de la automotriz aseguraron a Página/12 que deja su cargo el 31 de diciembre próximo.

La conformación del gabinete del presidente electo Mauricio Macri cuenta con una elevada participación de ejecutivos, muchos de los cuales se encuentran en áreas estratégicas que coinciden con el sector en el cual se desempeñan en la actividad privada. La Ley 25.188 de Etica Pública en su capítulo 15, establece las incompatibilidades y conflictos de intereses ante estas situaciones. Su artículo 13 precisa que es incompatible con el ejercicio de la función pública “dirigir, administrar, representar, patrocinar, asesorar o, de cualquier otra forma, prestar servicios a quien gestione o tenga una concesión o sea proveedor del Estado, o realice actividades reguladas por éste, siempre que el cargo público desempeñado tenga competencia funcional directa, respecto de la contratación, obtención, gestión o control de tales concesiones, beneficios o actividades”. Si bien es posible renunciar a las actividades previas para asumir, el grado de compromiso con sus ex empleadores es una situación a tener en cuenta.

Fuera de estas restricciones, cada sector tiene sus limitaciones, como es el caso de la actividad aerocomercial, la cual cuenta con disposiciones concretas que tienen como objetivo cuidar el patrimonio del país respecto a las rutas comerciales. El Código Aeronáutico establece para cualquier sociedad que se constituya en el país que “el control y la dirección de la empresa deben estar en manos de personas con domicilio real en la Argentina”. Costantini es hija de dos argentinos pero nació en San Pablo y, según fuentes cercanas a la CEO, mantiene la nacionalidad brasileña. La ejecutiva, que por estos días se encontraba abocada a la salida de un nuevo modelo a fin de año, estaría impedida entonces a ocupar el cargo. La ley que se le interpone es clara pero no se descarta que el macrismo, que cuenta desde hace algunas semanas en la Justicia con aliados incondicionales, pretenda llevar a cabo un cambio de la norma. “No es de extrañar, pero estaríamos hablando de una discusión muy de fondo que requiere un serio debate con todos los actores de la actividad, por lo que significa dejar la puerta abierta a que extranjeros controlen sociedades en el país”, señaló a Página/12 el secretario general de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), Pablo Biró.

También existe la posibilidad de que pueda tramitar la ciudadanía argentina, con cierta premura para estar en condiciones de ocupar el cargo. Otra opción, como sucedió durante la administración de Aerolíneas Argentinas por parte de los españoles del Grupo Marsans, que se divida la conducción entre el Consejo Directivo y el Consejo de Administración, quedando uno de los dos con la conformación que establece dicho Código. Biró reveló además que existiría un acuerdo con la firma automotriz para mantenerle el sueldo y el puesto hasta su vuelta. “Esto es así, pero lo van a negar desde la empresa y el gobierno”, señaló el líder sindical a este diario. Consultada la filial local de GM sobre este tema, voceros de la compañía aseguraron a este diario que dejará la empresa el 31 de este mes. Un CEO en la Argentina para una multinacional con más de 500 empleados cobra entre 3 y 5 millones de pesos anuales. Costantini es CEO de Argentina, pero también de Paraguay y Uruguay, con lo que su nivel de ingresos debería ser proporcionalmente mayor. El salario para un director en representación del Estado se encuentra actualmente en unos 50.000 pesos mensuales, unos 600 mil pesos anuales.

El año pasado Costantini presidió el Coloquio de IDEA, una usina de pensamiento corporativo y neoliberal, donde tuvo varios cruces con los organizadores por el tono crítico y casi despectivo con que se trataba lo actuado por el gobierno nacional. En la segunda de las tres jornadas del Coloquio, incluso, amenazó con no continuar participando de ese encuentro empresario.

Dirigentes del gremio aeronáutico se mostraron escépticos sobre el rol de la CEO en Aerolíneas, quien se presenta como una dura negociadora. Si bien Costantini es la cara visible, quien estará a cargo de la coordinación económica del gabinete macrista será Gustavo Lopetegui, ex CEO de LAN, la principal competencia de Aerolíneas y Austral dentro de la Argentina. Los gremialistas, que se reunirán la semana próxima con el futuro ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, buscarán asegurar las fuentes de trabajo en el sector. Biró insistió en que Costantini arribará a Aerolíneas a hacer el trabajo sucio de despedir personal, vía retiros voluntarios. También estará en juego la posibilidad de que el macrismo lleve a cabo una política de “cielos abiertos”, que impulsa principalmente Estados Unidos –obviamente para otros países–, y que implica liberar el mercado interno y las rutas aéreas a compañías extranjeras.

Compartir: 

Twitter
 

Isela Costantini, CEO de General Motors, convocada por Mauricio Macri para conducir Aerolíneas Argentinas.
 
ECONOMíA
 indice
  • POLEMICA POR LA DESIGNACION DE ISELA COSTANTINI COMO PRESIDENTA DE AEROLINEAS ARGENTINAS. DUDAS SOBRE SU SALARIO
    Una CEO brasileña para la línea aérea de bandera
    Por Cristian Carrillo
  • DESPEDIDA DEL MINISTRO JULIO DE VIDO EN LA CAC
    “Esperemos que sigan planificando”
  • PANORAMA ECONOMICO
    Crisis
    Por David Cufré
  • PANADEROS EN ROSARIO SE MOVILIZARON FRENTE A LA BOLSA DE COMERCIO. SIGUE EL ALZA DE LA HARINA
    Regalan pan en protesta por las subas
    Por Sebastián Premici
  • ARCOR DESEMBARCO EN MASTELLONE HERMANOS
    La leche es de Pagani
    Por Javier Lewkowicz

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.