ECONOMíA › PANORAMA ECONOMICO

Galope rápido y furioso

 Por Julio Nudler

El tono es éste: “Uno no puede sino admirar la performance de la economía argentina y la consolidación del sistema político. Pero, como aconsejaría cualquier breviario financiero, nunca debe tomarse ninguna performance pasada como indicación o garantía de una performance futura”. Además: “Las autoridades deberían empezar a prepararse para resolver las muchas dificultades estructurales que afligen al país, pero es como si miraran para otro lado. Ellos (el gobierno) creen realmente que la recuperación económica bastará para obviar los ‘mitos’ de las demoradas reformas estructurales”. Y se lee más adelante: “En parte el fuerte impulso económico actual puede resultar el peor enemigo del gobierno. Los tiempos pueden acelerarse, avecinando problemas más bravos”. En resumen: “El 2004 promete ser otro año excitante en la Argentina. ¡Abróchense los cinturones!”.
Estas citas están extraídas de un reciente informe de la consultora LatinSource, con sede en Nueva York, pero preparado por los economistas Guillermo Mondino (de papel destacado en el último equipo de Domingo Cavallo), Esteban Fernández Medrano y Luciano Laspina, con oficinas locales en Puerto Madero, en cuya chapa reza MacroVision Consulting. Al concluir la lectura de las veinticinco páginas del trabajo quedan sensaciones contrapuestas, como cuando un cielo claro muestra un ribete de nubarrones negros y destellan lejanos relámpagos. Hay una mezcla de aplauso y amenaza, que obviamente debe de afectar las expectativas y las consiguientes decisiones de inversión.
Estos consultores ven a la economía argentina tendida en un galope “rápido y furioso”, como titulan su análisis. Pero aconsejan abrocharse los cinturones al presagiar “otro año excitante”. ¿Otro 2003, 2002, 2001 o cuál? Claramente, las advertencias van en la misma línea que las presiones del Fondo Monetario. El país sobrecumplió las metas cuantitativas del programa acordado, pero la aprobación del monitoreo quedó aplazada indefinidamente desde mediados de diciembre como castigo a una política fiscal que no prioriza el arreglo con los acreedores privados. Recién ayer volvió a despejarse provisoriamente el camino.
La implícita sanción del FMI, que arrastraba a los demás organismos multilaterales, tenía la capacidad de convertirse en parte del problema al generar el peligro de una extensión del default nacional. Cuando la confianza de los consumidores y las decisiones de inversión son esenciales para mantener en marcha la recuperación, el Fondo enturbiaba las perspectivas, golpeando en los flancos de mayor vulnerabilidad. El mensaje es claro: van bien, y hasta muy bien, pero en cualquier momento pueden despeñarse si no hacen lo que les indicamos. La vulnerabilidad de la economía argentina es el arma que tienen el Fondo y los acreedores para presionarla, pero tampoco pueden usarla desaprensivamente porque no es poco lo que ellos tendrían para perder si Buenos Aires no cede y se consuma una nueva ruptura.
“Kirchner y su gobierno han hecho pocos amigos en la arena internacional. Esto vale tanto para su diplomacia política como financiera”, afirma el informe de LatinSource. Explican que el Fondo retuvo su visto bueno a la primera revisión del acuerdo hasta tanto el país mostrara más compromiso con la reestructuración de su deuda. No obstante, anticipaban que el FMI concedería su aprobación (la conocida ayer), pero también que el organismo en no mucho tiempo se verá obligado a modificar el programa convenido con la Argentina si ésta no mejora significativamente su propuesta a los acreedores. ¿Cuánto de objetivo y cuánto de interesado hay en este vaticinio?
Lo que está escrito en el informe es que “hay alta probabilidad de que en un futuro no muy distante sobrevenga una muy importante fractura con el FMI, sea porque no haya avances en la renegociación de la deuda (con los bonistas) y el Fondo amartille el arma, o porque cuando llegado sea el momento de discutir las metas fiscales (superávit primario para pagar deuda) de 2005 y 2006 haga falta un esfuerzo muy superior al 3 por ciento del Producto Interno Bruto (que es el ahorro tope que se ha fijado el gobierno). Con esto, Mondino y sus colegas construyen un escenario pesimista, en el que se deterioran las condiciones financieras externas e internas, acelerándose la fuga de capitales y recrudeciendo las presiones inflacionarias.
El planteo (¿la expectativa?) de estos economistas es que cualquier empeoramiento en las relaciones con la comunidad financiera internacional se reflejaría en la economía interna. Ven de nuevo problemas con los bancos y el surgimiento de fuerzas desestabilizantes, y hasta imaginan sindicatos y piqueteros acudiendo a respaldar al gobierno. Toda una pesadilla populista. Pero también acechan otros peligros, propios del acelerado ritmo expansivo, que se mantendría por lo menos a lo largo del actual primer semestre. Suponen que habrá más inflación por los cuellos de botella en la capacidad productiva de algunas industrias, presiones para lograr aumentos de salarios y crecientes demandas sociales. No descartan que empleados públicos y jubilados ganen la calle para conseguir mejoras.
Como para que nada falte, estos consultores se preguntan si Lavagna renunciará. Consideran claro que desde fines de noviembre ha venido bregando políticamente para instalarse como una fuerza independiente, mientras en la comunidad empresaria piensan de él que puede no ser el ministro ideal, pero sí el mejor para este momento político. “En cualquier caso –sostiene MacroVision–, es posible que Lavagna sea reemplazado antes de que termine el año (¿después del arreglo de la deuda?, ¿tras la ruptura con el Fondo?, ¿cuando se acelere la inflación?). También es posible que la carrera por la sucesión cobre intensidad.”
El análisis de estos gurúes es que Kirchner asumió el poder sin un plan, y que con su enfoque gradualista le ha ido muy bien, como su popularidad muestra, de modo que no ve por qué cambiar. Ante esto, a los consultores no les queda otra sino reiterar sus presagios, como al Fondo sus presiones.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.