ECONOMíA › OPINIóN

Caras de cemento

 Por Alfredo Zaiat

El tuit es de las 16.35 del 2 de septiembre pasado. Dice en apretados 139 caracteres: “Despachos d cemento comienzan a crecer: 6% interanual en ago y 7% por encima d 2do trim hasta ahora. Arrancó obra pública; cambia tendencia”. El tuit es de la cuenta oficial del ministro de Finanzas y Deshacienda, Alfonso Prat Gay. La tendencia no cambió. Los despachos de cemento de septiembre bajaron el 11,1 por ciento interanual, y también bajaron 4,1 respecto al imaginado brote verde de agosto. Este resultado además hace dudar de que la obra pública haya arrancado. Es otro pronóstico fallido de quien es el responsable de la cartera económica.

“Brotes verdes” es la figura botánica que algunos economistas identifican como señales de la actividad que adelantan la reversión de una tendencia recesiva. El mes pasado, con el dato de despacho de cemento de agosto subiendo 6,7 por ciento interanual, varios de ellos y hasta el propio ministro sentenciaron que estaba quedando atrás lo peor de la crisis económica provocada por el gobierno de Macri.

El periodista Claudio Scaletta reitera en sus columnas del suplemento económico Cash que el rol de los economistas autodenominados profesionales es la creación de expectativas. Positivas o negativas. Ahora trabajan para las positivas. O sea, estrujan cifras en sus análisis macroeconómicos para ilusionar a sectores de la población de que su situación va a mejorar. Piensan que así van a inducirlos a que consuman o inviertan alentados por la promesa de una bonanza futura. De esa forma apuestan a conseguir un estado de sugestión colectiva que impulsará la recuperación de la economía.

El supuesto brote verde de economistas macristas fue una ficción. Para comprobarlo no había que esperar a que se difundiera el último dato de los despachos de cemento. Como se explicó en esta misma columna la semana pasada (“Patas cortas”), en agosto hubo menos días de lluvia y más días hábiles que en el mismo mes del año pasado, y al hacer equivalente las condiciones entre ambos meses (desestacionalizado), el resultado era una caída en los despachos. Esa tendencia negativa continuó y se confirmó con los datos de septiembre. No hubo brote verde. Lo que hubo fue otro intento de distracción del gobierno y de sus economistas amigos acerca del proceso recesivo provocado por una política de ingresos regresiva.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.