ECONOMíA › EL PARO DE LOS BANCARIOS SE HIZO SENTIR

Huelga de cuello blanco

El gremio exige la reapertura de la paritaria para discutir un aumento adicional que permita amortiguar el impacto generado en el bolsillo por la fuerte suba de precios.

Por la protesta de los bancarios podría faltar plata en los cajeros.

“No hubiera existido necesidad de paro si el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, cumpliese su función”, lanzó ayer el secretario general del sindicato bancario, Sergio Palazzo. Durante la jornada de ayer, los trabajadores del sistema financiero llevaron adelante una medida de fuerza de alcance nacional en reclamo de una recomposición salarial que permita amortiguar el impacto de la aceleración inflacionaria sobre ese colectivo de asalariados. “Si no hay respuesta antes del miércoles vamos a lanzar un paro mucho más duro que el que estamos haciendo hoy”, expresó el dirigente sindical al referirse al reclamo sectorial de reapertura de la paritaria. Desde el gremio pidieron “disculpas” ya que, como consecuencia de la medida de fuerza, podrían surgir dificultades para conseguir billetes en los bancos durante el fin de semana. La Bancaria cuestiona además la habilitación recibida por el HSBC para abrir algunas sucursales hoy y mañana.

Arguyendo que las medidas de fuerza afectaron la posibilidad de canalizar operaciones vinculadas al blanqueo de capitales el HSBC fue autorizado por el BCRA para abrir un conjunto de sucursales el fin de semana con el fin de habilitar cuentas y evacuar consultas de sus clientes. “Hemos decidido una acción directa y concreta: sucursal del HSBC que abra sus puertas el fin de semana tendrá una movilización de la Asociación Bancaria para impedirlo”, advirtió el sindicalista.

A diferencia de otras actividades donde los empresarios rechazan validar mejoras en los salarios arguyendo una merma en sus ganancias como consecuencia de la recesión, los bancos registraron una abultada transferencia de ingresos a su favor como resultado de la devaluación y la política monetaria del BCRA que permitió incrementar sus niveles de rentabilidad. “La política económica del gobierno es mucho para pocos y poco para muchos. Los trabajadores no tienen que pagar el ajuste”, indicó ayer Palazzo.

La paritaria bancaria se firmó a finales de abril en medio de una intensa discusión entre el gremio y las entidades nacionales, extranjeras y públicas. El acuerdo alcanzado tras varias jornadas de paro incluyó una mejora del 33 por ciento retroactiva a enero y la reincorporación de todos los trabajadores cesanteados sin causa por las autoridades del Central y el Banco Provincia. El salario para un trabajador bancario que se inicia en la actividad se fijó en 20.517 pesos, integrado por un salario conformado de 19.631 pesos más un adicional por la participación en las ganancias extraordinarias del sistema financiero de 886,66 pesos. El aumento salarial se complementaba con una suma fija de entre 18 y 35 mil pesos por única vez.

“La inflación ha superado el 33 por ciento que hemos firmado y como especifica nuestro acuerdo salarial estamos reclamando con distintas medidas la reapertura de la paritaria desde el 22 de septiembre y como no recibimos respuesta tuvimos que tomar esta medida de fuerza”, indicó ayer el dirigente gremial que representa alrededor de 106 mil trabajadores. El punto 16 del convenio establece la cláusula para reabrir la paritaria cuando la inflación supera el porcentaje acordado que pretende hacer valer el gremio.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.