CIUDAD › LA FISCALíA PIDIó ABSOLVER A YAMILA, PRESA POR UN PARTO EN AVALANCHA

Con argumentos para que quede libre

La fiscal Cristina Herrera pidió que se la libere por el beneficio de la duda, ya que no puede comprobarse cuánto sobrevivió el bebé que dio a luz en una descompostura. La joven fue condenada a 9 años por la jueza Marisol Usandizaga.

 Por Lorena Panzerini

La fiscal Cristina Herrera apeló la condena a nueve años de prisión contra Yamila S., la joven madre que en 2012 tuvo un parto "en avalancha" en el baño, y más tarde el bebé fue hallado sin vida. Se trata de la tercera fiscal que toma la causa, quien no coincidió con los argumentos de sus pares anteriores ni de la jueza Marisol Usandizaga para sentenciar a la mujer, presa en su casa. Para la funcionaria judicial, debe revocarse la condena y Yamila debe ser absuelta por el beneficio de la duda, ya que considera que no está probado con certeza el tiempo de sobrevida que tuvo el bebé, a quien la madre dijo haber visto muerto al nacer, para después ponerlo en una bolsa, dentro del lavarropas y desmayarse por la hemorragia. Entre sus consideraciones, Herrera planteó que no fue posible afirmar, en la investigación, que el bebé haya estado vivo al momento de ser dejado en el lavarropas, por lo que no puede achacársele el delito de abandono de persona a la madre, ya que para ello debe haber seguridad de que el niño estaba vivo en ese momento.

A mediados de septiembre pasado, Usandizaga condenó a nueve años de prisión a Yamila. Entre sus argumentos, consideró que la joven, que tiene una nena de cinco años, "lo único que debía hacer era pedir ayuda a sus padres"; para agregar que "estaba en condiciones, pero decidió no hacerlo".

En sus declaraciones, la mujer que tenía 19 años cuando dio a luz en el baño de la casa de sus padres, separada de su marido y con una beba de 14 meses a cargo, dijo que se asustó al parir durante una descompostura, que vio "caer" al bebé envuelto en la placenta, que la rompió con sus manos y creyó que su hijo estaba sin vida; lo puso en una bolsa y lo dejó sobre el lavarropas, mientras intentaba limpiar la sangre de una fuerte hemorragia. Nada de eso les dijo a sus padres, a quienes ocultó el embarazo y el parto. Tras el desmayo por la pérdida de sangre, su papá la trasladó a un sanatorio, y recién allí le reveló lo sucedido, cuando su madre la llamó para preguntarle qué había en el baño. "Soy inocente, yo no lo maté. Se me cayó de tanto hacer fuerza para vomitar. Esa noche comí algo que me hizo mal. Me impulsé hacia el inodoro, hice fuerza para devolver y ahí se cayó todo. Rompí la bolsa, y bueno, vi que estaba muerto. Me empecé a sentir mal y no sabía dónde ponerlo. Había una bolsa, lo dejé ahí y lo metí adentro del lavarropas porque no lo quería dejar en el suelo, ni en la bacha", declaró.

En su resolución, Usandizaga fue dura con la mujer, tildándola de "mentirosa" y "manipuladora", por el ocultamiento de su embarazo; y ponderando las declaraciones de su expareja. También criticó a las ONG de mujeres que reclamaron su absolución durante todo el proceso.

La autopsia determinó que "el recién nacido respiró fuera del seno materno", ya que tenía los pulmones expandidos. Y arrojó que "la muerte fue causa de una acción traumática que, probablemente por efecto de aceleración y desaceleración, ocasionó lesiones encefálicas graves". Sin embargo, el forense refirió que si lo llevaban a un efector quizás sobrevivía, pero no dio certeza, como planteó Herrera sobre las dudas que rondan en la causa.

A Yamila se le achacó "no haber evitado la muerte de su hijo, representándose que su omisión llevaría al deceso, acorde lo por ella planificado". Para apelar, la fiscal Herrera se basó en el artículo 405 del Código Procesal Penal, que apunta a que el Ministerio Público Fiscal podrá dictaminar a favor del imputado, no obstante dictámenes contrarios anteriores, como el pedido de condena que hizo la Fiscalía.

Entre otras consideraciones la fiscal preguntó si cuando fue dejado en la bolsa (no murió por asfixia), el bebé se encontraba con vida o ya había fallecido, y es allí donde surge la duda, porque no encontró evidencia certera que haga que Yamila pierda el estado de inocencia.

Ahora, esa apelación se sumó a la presentada por la defensa de la mujer, y resta esperar que la Cámara Penal analice la situación.

Compartir: 

Twitter
 

La fiscal Cristina Herrera hizo uso de su facultad de pedir la absolución de la imputada.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.