ECONOMíA

Remes está confiado en el rumbo, aunque soplan vientos cruzados

No al impuesto al cheque y la baja del IVA. Sí al impuesto a empresas beneficiadas con la pesificación. Las retenciones a las exportaciones llegarían al 20 por ciento. Aprestos finales del paquete.

 Por David Cufré

Un sector del Gobierno y legisladores del oficialismo ejercen presión sobre Eduardo Duhalde para aumentar el impuesto al cheque y bajar el IVA a productos de primera necesidad. A la vez, en el Congreso existe acuerdo entre las bancadas mayoritarias para aplicar un impuesto a las empresas con ganancias superiores a un millón de dólares beneficiadas con la pesificación de sus deudas. Jorge Remes Lenicov rechaza firmemente ambas iniciativas, aunque asume que la pulseada se resolverá en un caso a su favor y en el otro en contra. Es decir, no habría cambios con los impuestos al cheque y al IVA, pero sí tendría que resignarse a que las grandes empresas tributen algo de lo que ganaron con la pesificación. Si fuera por el ministro de Economía, el único retoque que haría al programa económico sería el incremento de las retenciones, dado que está conforme con la evolución de todo lo demás, por más que haya saqueos y la protesta social vaya en aumento.
“No podemos estar cambiando el rumbo porque un día el dólar se fue para arriba”, declaró ayer Remes Lenicov, para restar expectativas frente a los anuncios de la próxima semana. “Hay que tener un modelo de equilibrio general y mantenerlo”, dan por toda definición en el Palacio de Hacienda, convencidos de que están siguiendo con fidelidad irreprochable “las tres cosas que hay que seguir: las enseñanzas de los programas de estabilización que fueron exitosos en la Argentina, la resolución de crisis similares en países comparables y a (el premio Nobel de Economía Paul) Samuelson”, agregan.
Todo ello tiene como denominadores comunes la austeridad fiscal y el estricto control sobre la emisión monetaria. Economía decidió elevar las retenciones con el doble propósito de mejorar los ingresos –y por tanto la situación fiscal– y morigerar el impacto sobre precios de la devaluación. El viceministro, Jorge Todesca, anticipó que las retenciones serán fijas y que se duplicarán para los productos primarios, hasta alcanzar el 20 por ciento, y treparán al 10 por ciento para las manufacturas. Pero habrá un esquema diferenciado por regiones, señaló el ministro. Los números finales se pondrán hoy en una reunión entre Duhalde y Remes Lenicov, de la que participarán los jefes de las bancadas de diputados y senadores del oficialismo.
Allí también se debatirá sobre las iniciativas que se mencionan al comienzo. “Subir el impuesto al cheque lo único que haría es acelerar la circulación de patacones y demás bonos provinciales, sin que aumente la recaudación. Ese proyecto es un error”, subrayó en diálogo con Página/12 una alta fuente del Palacio de Hacienda. El argumento convencería a Duhalde de que debe oponerse a la sanción de los cambios en Cheques e IVA, y advertir a los legisladores que serán vetados si los votan.
En cambio, en Economía reconocen que “avanza con mucha fuerza” el proyecto para cobrar un impuesto especial, por una única vez, a las empresas con ganancias de un millón de dólares que consiguieron la pesificación de sus deudas. En este caso, Duhalde daría su aprobación a los legisladores para que voten el proyecto, por lo que todo indica que próximamente será convertido en ley.
Otro proyecto surgido desde el Congreso es el que amplía la base imponible del gravamen a los Bienes Personales. Se trata de una iniciativa del radical Carlos Maestro, por la cual los accionistas extranjeros de empresas radicadas en el país pasan a estar alcanzados por el impuesto. Remes Lenicov sostiene que en una futura reforma tributaria eliminaría aquel tributo, pero que en este momento está de acuerdo en mejorar su “equidad” entre aquellos empresarios que viven en el país y los que residen en el exterior pero obtienen ingresos aquí. Por tanto, Economía dará vía libre para que la propuesta de Maestro se transforme en ley.
Todos estos cambios tendrán lugar al mismo tiempo que llegará a Buenos Aires una nueva misión del FMI. Cerca de Remes Lenicov dicen que no hayespacio para reabrir el Pacto Fiscal con las provincias, exigencia que traerá el indio Anoop Singh. En cuanto a la relación con los distritos del interior, el mayor interés en Hacienda es que no haya más emisión de bonos provinciales. En particular, apuntan a que Aníbal Ibarra se abstenga de lanzar los bonos Porteños.
Otros dos temas que inquietan al Fondo y a los argentinos son la inflación y el dólar. En Economía afirman que con el plan en marcha no habrá ni hiperinflación ni estampida del dólar. Lo único que reconocen es que los aumentos de precios provocarán una importante caída del salario real. Sin embargo, consideran que la sociedad soportará esa pérdida sin poner en riesgo la continuidad del Gobierno, dado que “el problema hoy no es el salario, sino la desocupación”. Es decir, en Hacienda confían en que la falta de empleo actuará como un eficiente disciplinador social ante la caída del salario.

Compartir: 

Twitter
 

Jorge Remes Lenicov se resiste a incorporar modificaciones de fondo en el plan económico.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.