ECONOMíA › PRECIO DEL CRUDO, PRINCIPAL PREOCUPACION DEL G7

Los poderosos también temen

La reunión de ministros de Finanzas del Grupo de los Siete que se realiza este fin de semana en Washington contrapondrá visiones encontradas, ya sea sobre el crecimiento mundial, los medios de combatir la escalada del crudo o la reducción de la deuda de los países pobres. La reunión de los ministros de los siete países más industrializados del mundo (Estados Unidos, Canadá, Japón, Francia, Alemania, Gran Bretaña e Italia) se desarrollará bajo el signo del ascenso de los precios del petróleo, que pese a retroceder en los últimos días, se aproximaron peligrosamente a la barrera de los 60 dólares por barril en abril.
El nivel actual de los precios de la energía “creará, si continúa, viento en contra para la economía mundial”, afirmó ayer el secretario del Tesoro estadounidense, John Snow, particularmente inquieto por los signos de enfriamiento dados en los últimos días por la economía de su país. Según el director gerente del Fondo Monetario, Rodrigo Rato, el aumento en los precios del crudo restará entre un cuarto y medio punto porcentual a la tasa de crecimiento mundial este año.
Parte de las dudas sobre el desigual crecimiento en los países más ricos se deben al elevado precio del petróleo, causado por el aumento de la demanda en países como China e India. El barril de crudo ha bajado en los últimos días hasta su mínimo en siete semanas, pero los analistas vaticinan que el petróleo barato se ha terminado. El secretario norteamericano de Energía, Sam Bodman, advirtió ayer mismo a sus compatriotas que deben acostumbrarse a que los precios de la energía seguirán altos. “Una explicación sencilla de este problema tan complejo es que consumimos energía más rápido de lo que la producimos”, afirmó. En estas circunstancias, el G7 discutirá el suministro internacional de petróleo, las consecuencias del precio en la economía mundial y qué hacer para afrontar el impacto negativo.
Los ministros del G7 discutirán las posibles medidas a tomar respecto del tema, pero mientras los europeos quieren un plan de ahorro de energía, los estadounidenses prefieren hablar de un aumento de la oferta de crudo. “Los intereses nacionales se oponen a lo que consideramos el interés general. Dudo que vaya a haber un acuerdo tan ambicioso como el que anhelamos”, admitió un alto funcionario europeo pidiendo reserva de su nombre. La reunión de ministros de Finanzas del G7 en Londres en febrero se conformó con enumerar los distintos puntos de vista sobre el asunto, sin buscar coincidencias.
También en el resto de los temas a tratar, los representantes de los siete países más industrializados corren el riesgo de no ponerse de acuerdo. El endeudamiento de los países más pobres, que se espera sea un eje central de las conversaciones, también genera opiniones divergentes. La debilidad del dólar también causa descontento. Los ministros tratarán además el tema de las tasas de cambio de China, con un enfoque voluntarista por parte de las autoridades estadounidenses.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.