ECONOMíA › INGRESARON A LINIERS CASI 25 MIL CABEZAS Y BAJO EL PRECIO UN 15 POR CIENTO

En mercado vigilado, apareció la hacienda

El mismo día en que el Gobierno difundió el texto de la resolución que suspende las exportaciones de carne por 180 días y la Comisión de Defensa de la Competencia se instalaba en Liniers, un ingreso record al mercado, sin precedentes en los últimos años, derrumbó los precios. El kilo vivo redujo buena parte de la violenta suba del lunes al miércoles.

 Por Fernando Krakowiak

Dos días después de que el Gobierno decidiera suspender las exportaciones de carne por seis meses, los producto,res enviaron al Mercado de Liniers 24.727 cabezas de ganado, provocando una baja de 15 por ciento en el precio promedio. Fue la mayor oferta registrada desde el 4 de abril de 2002 y superó al total de los cuatro días anteriores, en los que ingresaron apenas 23.807 cabezas. No obstante, la caída no alcanzó para neutralizar el aumento de marzo que el miércoles había acumulado un 22 por ciento. La entrada masiva de las vacas se produjo ante la atenta mirada de los inspectores de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) que, tal como anticipó ayer Página/12, se instalaron en el predio para investigar presuntas prácticas anticompetitivas protagonizadas por consignatarios, productores y frigoríficos.

El flamante titular de la CNDC, José Sbattella, llegó a Liniers a las 7 de la mañana, acompañado por ocho asesores. El grupo fue recibido por el presidente del mercado, Roberto Arancedo, quien los invitó a presenciar el primer remate de la mañana en la casilla del consignatario Fernando Sáenz Valiente, el intermediario que concentra el mayor nivel de operaciones en el predio. En el mercado sabían desde el martes que los inspectores iban a visitar el lugar, pero la fuerte suba de precios del miércoles y la suspensión de las exportaciones generó una gran expectativa en las pasarelas, donde decenas de compradores se agolparon para escuchar la arenga del rematador.

En ese momento el ingreso de ganado estaba superando las previsiones más optimistas y el lote se vendió a la baja, marcando una tendencia que se fue profundizando a lo largo de la mañana para tranquilidad de los administradores del mercado, quienes aprovecharon la oportunidad para hablar de competencia perfecta ante los inspectores que miraban la operatoria desde otra pasarela. Luego la comitiva observó un remate del consignatario Ignacio Alzaga Unzué y verificó el funcionamiento de una de las 33 balanzas que funcionan en el predio. Los inspectores analizaron el sistema informático que se utiliza para registrar el pesaje en el momento en que la firma Martín G. Lalor pesaba 8 vacas vendidas a la empresa Velsud.

La entrada masiva de cabezas a Liniers motivó suspicacias en el sector. Alberto Williams, vicepresidente de la Asociación de Carniceros de la Capital Federal, afirmó que “a muchos nos interesa saber dónde estaban esas 25 mil cabezas”. Arancedo ensayó una respuesta al afirmar que el ingreso no se produjo antes “por la demora que generó la lluvia al impedir cargar la hacienda en el campo”, por el “período obligado de vacunación antiaftosa” y por “la prohibición de faenar ejemplares de menos de 280 kilos”. Además, mencionó la posible incidencia de las recientes medidas del Gobierno y los precios actuales que “llevaron a los productores a salir a vender sin demoras”. Fuentes consultadas por Página/12 resaltaron esta última causa, al señalar que luego de varios días de fuertes subas los productores se apuran a vender para sacar rédito de la especulación previa.

Los consignatarios niegan que la suba de 22 por ciento que había acumulado la carne en los primeros ocho días de marzo se deba a maniobras especulativas surgidas a partir de acuerdos entre los operadores. Pero la Comisión parece no estar muy convencida, ya que la denuncia que investigan detalla una serie de prácticas distorsivas que tiene como protagonistas a los consignatarios. Por ese motivo, al llegar le anunciaron a Arancedo que luego de hacer la recorrida se iban a instalar durante una semana en una oficina del mercado para vigilar la operatoria de cerca. Ese dato sorprendió a los administradores, quienes esperaban que la recorrida por las pasarelas quedara coronada con café y medialunas antes de la despedida. El desayuno se realizó igual en la sala de reuniones del segundo piso, donde los anfitriones aprovecharon para detallar el contenido de la base de datos que registra las operaciones del mercado. Poco después del mediodía, Sbattella se retiró de Liniers, pero dejó instalados a cinco de sus colaboradores: el vocal de la comisión que tiene a cargo el expediente, al jefe de economistas, la jefa del cuerpo de abogados y otros dos jóvenes asesores.

Sbattella confirmó ayer en la puerta del Mercado que la Comisión ampliará la investigación a los frigoríficos para tratar de explicar por qué aumentan los precios cuando sube el índice de Liniers, pero no tienen el mismo comportamiento cuando baja. Otras fuentes del Gobierno apuntaron en la misma dirección a última hora de ayer, al afirmar a Página/12 que recibieron una serie de propuestas elaboradas por los frigoríficos para que se flexibilice la suspensión de las exportaciones, pero que “recién van a ser analizadas dentro de veinte días, luego de que se vea una baja de precios en las carnicerías”. En el Gobierno quieren que la baja no se limite a Liniers, como ocurrió en otras oportunidades, pues de ese modo estarían aceptando que se legitime un nuevo piso en perjuicio de los consumidores.

Compartir: 

Twitter
 

José Sbattella, flamante titular de la Comisión de Defensa de la Competencia, ayer en Liniers junto a Luciano Miguens, de SRA.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.