EL PAíS

Intendentes uruguayos y argentinos hacen el intento de romper el hielo

Diez jefes comunales se reunieron en Entre Ríos para debatir la instalación de las papeleras. Fue un intento por descomprimir el malestar reinante y favorecer el diálogo entre ambos presidentes.

 Por Laura Vales

“La ventaja de los intendentes es que estamos más cerca de la gente para entender qué le pasa con las papeleras. La desventaja, que no está a nuestro alcance solucionar un tema tan complejo. Pero aun así, abrir este espacio es importante, porque sin diálogo no habrá una salida”, dijo el jefe comunal de Concepción del Uruguay, Marcelo Bisogni, al término de la reunión que los intendentes uruguayos y argentinos mantuvieron ayer por las plantas de celulosa. Reunidos por primera vez para discutir sobre el tema, las autoridades de diez comunidades de la región en conflicto acordaron abrir una ronda de conversaciones (se verán nuevamente en la República Oriental) y pidieron a los presidentes Néstor Kirchner y Tabaré Vázquez que se sienten a hablar. La iniciativa es un gesto con el que los funcionarios buscan descomprimir el malestar en el interior de la sociedad y presionar hacia arriba para que se descongelen las negociaciones.

Del encuentro en Concepción del Uruguay participaron, por Entre Ríos, los intendentes de Gualeguaychú, Daniel Irigoyen; de Chajarí, Juan García; de Federación, Manuel Abreu; de Concordia, Juan Carlos Cresto, y de Colón, Hugo Marsó. Del Uruguay estuvieron los titulares de Fray Bentos, Omar Lafluf; de Paysandú, Julio Pintos; de Salto, Ramón Fonticiella, y de Soriano, Guillermo Besozi.

Los uruguayos hicieron un viaje de 600 kilómetros para poder llegar a la ciudad, ya que tuvieron que cruzar por el puente todavía abierto, el de Concordia, Salto Grande. Aunque hubo gestiones para que los vecinos que bloquean los cruces de Colón y Gualeguaychú dejaran pasar a la delegación, no todos los ambientalistas estuvieron de acuerdo y los intendentes prefirieron perder unas horas con el desvío a exponerse a alguna situación incómoda.

Frente a la municipalidad, en la plaza Ramírez, gente del lugar se concentró para rechazar las papeleras. Repartieron folletos sobre su riesgo ambiental. Cuando los uruguayos llegaron, por sugerencia de los organizadores, entraron a la intendencia por una puerta de atrás.

La reunión se extendió por tres horas. Los uruguayos hablaron de su situación: “No podemos parar las obras con 1800 operarios trabajando; sería un costo altísimo”, plantearon. Además de los trabajos para levantar las fábricas de Botnia y ENCE, señalaron que existen otros 14 emprendimientos vinculados con las celulosas, en rubros como la hotelería y el transporte, que dan trabajo en una región con graves problemas de desocupación.

También se refirieron a la dificultad de cambiar la ubicación de las fábricas, que en Fray Bentos tienen una zona franca.

Los entrerrianos, por su parte, recordaron que la gente del lugar está esperando hace más de tres años que se realice un estudio ambiental independiente, sin tener una respuesta.

“Gualeguaychú estuvo mucho tiempo sin cortar la ruta y las plantas siguieron adelante con la construcción, así que nadie puede decir que los cortes son el problema para no dialogar”, sostuvo en ese sentido el intendente de esa localidad, Daniel Irigoyen, al ser consultado por los medios a su llegada al lugar. Irigoyen ratificó por esto que “hasta que no se pare la construcción no se levantará el corte” del puente con Fray Bentos.

Como señal alentadora, durante la charla los uruguayos mencionaron la posibilidad de que los efluentes líquidos de las papeleras se desvíen con la construcción de un conducto especial para desagotarlos en el río Negro y no en el Uruguay. La opción deja sin resolver el problema de la contaminación del aire y del olor a huevo podrido característico de la actividad papelera y desastroso para una zona que vive del turismo. Pero indica, al menos, que se buscan alternativas.

Los intendentes dieron a conocer, finalizada su charla, una declaración conjunta de tres puntos. Ellos fueron:

- “Que manifiestan su voluntad de trabajar en conjunto por el medio ambiente de la región.”

- “Que valorarán lo esfuerzos que realicen ambos gobiernos nacionales por la superación del problema que hoy aflige a la región, y comprometen su labor para lograrlo.”

- “Que deciden continuar cooperando para el mejoramiento social, cultural y económico de sus pueblos.”

El próximo encuentro no tiene fecha, aunque sí un compromiso de impulsarlo, y de juntarse en territorio uruguayo. Que se realice depende, sobre todo, de cómo avancen las conversaciones entre los dos países a nivel de los gobiernos nacionales. En ese sentido, la atención de la región sigue puesta en lo que suceda entre Kirchner y Tabaré quienes ayer, en Chile, hicieron un nuevo gesto de acercamiento.

Compartir: 

Twitter
 

A la izquierda, Daniel Irigoyen, intendente de Gualeguaychú. A la derecha, por Fray Bentos, Omar Lafluf.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.