ECONOMIA › POLEMIZAN PETROLERAS Y PRODUCTORES POR LA FALTA DE GASOIL

Pues entonces, ¿quién lo tiene?

Las petroleras aseguran que las refinerías trabajan al máximo y entregan más gasoil que el año pasado. Los usuarios dicen que sigue faltando. Presumen una “corrida” ante el temor de escasez. El mercado recién se normalizaría al promediar la semana.

 Por Raúl Dellatorre

Mientras que ayer volvían a la actividad las estaciones expendedoras de GNC que no lo habían hecho durante el jueves, algunos puntos de venta de gasoil, tanto en el área urbana pero más en zonas rurales, seguían sin vender el combustible o limitaban su entrega. La imagen que transmitían ayer los voceros de las empresas petroleras y los de las entidades que agrupan a los productores eran diametralmente opuestas. Los primeros aseguraban que, con producción al tope en las destilerías y el agregado de importaciones “a pérdida” por parte de las propias refinadoras, el mercado estaba siendo abastecido en forma satisfactoria. Las entidades rurales informaban, en tanto, que el relevamiento entre sus filiales del interior de Buenos Aires y Santa Fe seguía arrojando un faltante importante que amenazaba complicar las actividades de siembra, aunque se esperaba que la situación tendería a normalizarse a partir de la semana próxima. Metrogas, en tanto, reanuda a partir de la mañana de hoy el abastecimiento a las pequeñas y medianas industrias con contratos en firme.

“En esta época es normal que se produzca un pico de demanda de gasoil, pero evidentemente este año hubo, además, una corrida”, fue la interpretación que hizo una fuente del sector petrolero sobre los acontecimientos de esta semana. El término, tomado de la jerga financiera, alude a las compras preventivas de los usuarios de gasoil por temor a que pudiera faltar combustible. Al seguir la misma conducta una proporción importante de consumidores, provocan lo mismo que temen: escasez del combustible, pero por exceso de demanda, en vez de ser por restricción de oferta. Al menos, esa es la forma en que quisieron exponer el problema los petroleros.

Las principales productoras de gasoil en el país –YPF, Petrobras, Shell y Esso– aseguran que están elaborando y entregando al mercado un volumen mayor que el año pasado. Tomás Hess, vocero de Esso, aseguró a este diario que la oferta de su empresa al mercado interno en los primeros cinco meses del año creció 10 por ciento con respecto a 2006, “por encima del crecimiento de la demanda, que fue del 6 por ciento”. Fabián Falco, director de Comunicación de Repsol YPF, eligió una referencia más puntual: dijo que “en la última semana de mayo estamos entregando casi 16 por ciento más de combustible que en la misma semana del año anterior”. El representante de la firma hispano-argentina aseguró que “la producción de gasoil está al tope en las tres refinerías de nuestra compañía”, lo que le está permitiendo abastecer normalmente a las 1600 estaciones de bandera que operan en su red. Desde Esso, en tanto, informaron que la destilería Campana está funcionando a plena capacidad y aseguraron no haber tenido problemas de abastecimiento en su red, pese a que notaron un fuerte aumento de la demanda en algunos puntos. En Santa Fe, por ejemplo, reportan incrementos de hasta el 15 por ciento en algunos corredores.

Falco también abonó la hipótesis de una corrida de los usuarios. “La gente, en general, no carga el tanque. Pero cuando percibe que puede haber algún tipo de faltante es natural que tienda a llenarlo, y cuando ello ocurre se puede producir un quiebre momentáneo del stock”, explicó. También hubo comentarios acerca de reportes desde el norte del país, según los cuales hubo pueblos en los que, al ver llegar el camión de combustible, los habitantes del lugar empezaban a formar colas en la estación de servicio con sus rodados para asegurarse el abastecimiento.

Para los productores rurales, el panorama era otro. Según el informe de las distintas filiales de Carbap hasta última hora del jueves, en gran parte del sudoeste bonaerense (Coronel Pringles, Coronel Suárez y Coronel Dorrego, entre otras localidades de la zona) la disponibilidad de gasoil era muy escasa o directamente nula. La situación variaba muy poco hacia las localidades de la costa de la provincia, con algo más de oferta aunque insuficiente. El resto de la provincia apenas si mostraba diferencias.

“La zona está en época de siembra y avena ya lanzada, empieza la de trigo y después viene la cosecha de soja de segunda; una explotación de mil hectáreas necesita entre cuatro y seis mil litros de gasoil en las tareas de siembra, para el uso del tractor y el fumigador. Si no tiene stock, hoy está en graves problemas”, advirtió un dirigente rural de la zona ante la consulta de este diario. La información que brindan los ruralistas reciben de los distribuidores en esa parte del país es que recién a partir de ayer empezaron a recibir combustible “como para atender hasta un 40 por ciento de los pedidos”. La normalización del suministro recién se espera para la próxima semana.

Las pequeñas y medianas industrias ubicadas en el área de cobertura de Metrogas verán restablecido el suministro de gas a partir de las seis horas de hoy, según informó ayer la empresa distribuidora. “Se trata de las pymes con contrato de suministro de gas en firme”, es decir, que pagan un plus por la no interrupción del servicio, según una fuente empresaria. Pese a esa condición, esta categoría de clientes también se vio afectada esta semana debido a la emergencia provocada por las condiciones climáticas a principios de semana. La situación de las pequeñas industrias es uno de los temas más sensibles entre las medidas adoptadas, ya que muchas de ellas no tienen posibilidad de conversión de sus equipos para operar sus motores a combustible, lo que las obligó a paralizar las actividades.

Compartir: 

Twitter
 

Las refinerías afirman que entregan más combustible, pero en las estaciones no se nota.
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.