ECONOMIA › INDEC INFORMO SUBA DEL 0,9 POR CIENTO EN ENERO, POR DEBAJO DE ESTIMACIONES

Con muy poca inflación y mucha polémica

Las estimaciones más favorables al Gobierno anunciaban una suba del IPC del 1,2 por ciento. El alza del transporte público, decían, haría inevitable ese salto. Pero no: para el Indec, la baja en otros rubros diluyó el impacto y la inflación volvió a caer.

Con un aumento de apenas un 0,9 por ciento en enero en el índice de precios al consumidor, el Indec sorprendió a todos. A los que aún reservan alguna confianza en los índices oficiales, que esperaban una suba no menor al 1,2 por ciento, teniendo en cuenta el impacto de los ajustes en el transporte público, y a los más escépticos, que preveían un incremento de precios promedio del dos por ciento o más. En tanto, ayer se conocía que a fin de mes se autorizaría un nuevo aumento en precio de la leche y sus derivados, del 2 al 4 por ciento. Para llegar al inesperado 0,9 como resultado, el Indec estimó que mientras los servicios se encarecieron en el mes de enero un 2,2 por ciento, los bienes tuvieron un comportamiento casi perfectamente estable, con un incremento del 0,1 por ciento. Ni siquiera el subrubro Transportes reflejó un comportamiento inflacionario en las tablas del Indec, ya que la suba en el transporte público de pasajeros resultó en buena medida atenuado por una baja que se observa en Funcionamiento y mantenimiento de vehículos.

El aumento de precios acumulado con respecto a enero de 2007 sería, según las mediciones del Indec, del 8,24 por ciento. Los valores oficiales reconocen en la Educación el renglón con mayor variación de precios, ya que registra de enero a enero una suba del 12,02 por ciento. Como se observa, no aparecen variaciones que se alejen demasiado de la media.

Los bienes, que representan el 53 por ciento de la canasta, oscilaron en torno de los mismos valores de diciembre y mostraron entonces un incremento mínimo. Es el primer comportamiento “no inflacionario” de los precios de los bienes en los últimos 18 meses (el período inmediato anterior, julio de 2006, había tenido “deflación” del 0,3 por ciento en bienes). El organismo arriba al resultado de enero estimando aumentos del 0,7 por ciento promedio en alimentos y bajas del 2,1 por ciento en indumentaria. Subas del 0,4 por ciento en artículos de tocador y belleza y del 1,2 por ciento en textos y útiles escolares, pero baja del 0,7 por ciento en juguetes y artículos para deporte. El relevamiento del Indec también refleja alzas del 1,1 por ciento en productos medicinales y del 1,2 por ciento en automóviles, pero bajas del 0,2 por ciento en equipos, conexiones de audio, televisión y computación.

Para verlo más claro, es conveniente observar los precios de un conjunto de alimentos de consumo masivo, tal como se reflejan en el informe del organismo. Entre las carnes, la “tabla del Indec” ubica el kilogramo de asado en 8,99 pesos, el de cuadril en 11,78 y de nalga, en 11,95. El pollo entero aparece valuado en 4,59 pesos el kilo. Aunque estos precios parecen bastante diferentes a los que usualmente se cobran en carnicerías y en la mayor parte de supermercados, surgen luego de computar un incremento en enero del 1,4 al 2,5 por ciento respecto de diciembre, con excepción del pollo, que habría bajado de precio en un 3,4 por ciento en el último mes.

En lácteos, otro sector conflictivo en el que el propio Guillermo Moreno –secretario de Comercio Interior– alertó en los últimos días por los incrementos verificados en los precios finales, las diferencias entre los valores informados por el organismo estadístico y los que se pagan en caja son notables. El Indec apunta como valor por litro de la leche en sachet 1,66 pesos, el kilo de queso cremoso (cuartirolo) a 12,91, y el pate-grass a 22,86 pesos.

Tras aquellas advertencias de Moreno, ayer fuentes empresarias señalaban que se había llegado a un acuerdo con el secretario para volcar la incidencia de mayores costos a los precios finales. La leche fluida aumentará dos por ciento a fin de mes y los productos elaborados –como yogur y quesos– se ajustarían un 4 por ciento.

En verduras y hortalizas hay otros datos curiosos: papa, cebolla, lechuga y tomate redondo figuran todos con precios por kilo entre 85 centavos y 1,10 peso.

Dentro de los rubros de servicios, se registraron los mayores aumentos reconocidos por el Indec en enero. La suba del 28,6 por ciento en la tarifa de subterráneos y del 16,5 por ciento en colectivos urbanos encabezaron la tabla de aumentos. Pero la magnitud de esos incrementos se diluyó en el rubro que los agrupa, ya que otros precios cercanos bajaron o sólo crecieron moderadamente, según el informe. En el caso del Transporte, pese a los fuertes incrementos señalados más arriba, sólo mostró como sector un encarecimiento del 2,3 por ciento en el mes. Eso fue posible, matemáticamente, gracias a que los otros dos rubros del sector, Adquisición de vehículos y Funcionamiento y mantenimiento, tuvieron comportamientos moderados o directamente a la baja. El primero tuvo un incremento del 1,2 por ciento y el segundo, una retracción de precios del 5,3 por ciento. Valdría meditar en cuántos hogares incide la cuota del auto y su mantenimiento, como para compensar el incremento del costo diario de viajar en tren, colectivos o subte. En el resto de los rubros de servicios, se destaca el aumento del Turismo en enero, del 5,9 por ciento.

Finalmente, el subíndice Resto IPC, que según diversas fuentes sería el más parecido al nuevo índice que elabora Economía, arrojó una variación del uno por ciento. Sin estar “contaminado” por estacionalidad o regulaciones, este índice tampoco despeja las dudas con respecto a los cálculos del Indec.

Compartir: 

Twitter
 

El ajuste en la tarifa del transporte público era visualizada como clave en los índices de enero.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared