EL MUNDO › EL PAQUETE ECONóMICO PODRíA ALCANZAR LOS 775 MIL MILLONES

Obama lleva su plan al Capitolio

A quince días de su asunción, el presidente electo de Estados Unidos se reunió con los líderes de ambos partidos para convencerlos de su plan de rescate de la economía. Este incluye 300 mil millones de dólares en recortes de impuestos.

El presidente electo, Barack Obama, se reunió ayer con los líderes de los dos partidos para discutir el plan diseñado para reactivar la economía de Estados Unidos. Obama, después de unas vacaciones en Hawai y un fin de semana en Chicago, llegó el domingo a Washington y se dirigió ayer al Capitolio, donde inició reuniones con los dirigentes, a quienes les pidió que aprueben su plan de estímulo económico y lo tengan listo para ser promulgado cuando él inicie su mandato el 20 de enero. El paquete podría alcanzar los 775 mil millones de dólares en dos años e incluye recortes impositivos por 300 mil millones de dólares.

Ayer a la mañana, Obama se reunió con Nancy Pelosi, presidente de la Cámara de Representantes. Ni Pelosi ni el presidente electo respondieron a preguntas antes de la reunión, pero cada uno hizo un breve comentario. “El motivo por el cual estamos hoy aquí es porque la gente no puede esperar. Tenemos un extraordinario desafío económico delante nuestro. Estamos esperando un informe sobre empleos para el fin de semana”, dijo Obama al comienzo de la reunión. Hoy el líder demócrata explicará el contenido del plan en un discurso público.

La economía se convertirá previsiblemente en la primera prioridad del programa de gobierno de Obama, debido a que Estados Unidos se enfrenta con una recesión desatada por las turbulencias en el sector financiero. Desde junio de 2008 se aceleraron los despidos, las ejecuciones de hipotecas y las quiebras de empresas, servicios y bancos.

El plan diseñado por Obama para reactivar la economía de Estados Unidos incluye recortes impositivos por un monto de 300 mil millones de dólares.

El programa prevé destinar alrededor del 40 por ciento de su paquete de medidas para estimular la economía, por un monto estimado de entre 675 mil y 775 mil millones de dólares, a la reducción de impuestos. Esto satisface a los críticos, que sostienen que el plan supone un recorte demasiado fuerte del gasto público, explicaron al diario New York Times asesores del presidente electo. La mayor parte de los recortes tributarios –150 mil millones de dólares– beneficiará a los trabajadores. Para el sector empresarial están previstos recortes por valor de 100 mil millones de dólares.

Más crítico, el Wall Street Journal señaló que “la magnitud de los recortes de impuestos propuestos, que representarían alrededor del 40 por ciento del plan de estímulo, es mayor que lo anticipado por ambos partidos en el Congreso”. Esa reducción de los impuestos, añadió el periódico, “haría más fácil convencer a los republicanos, que han afirmado que cualquier iniciativa debería apoyarse más en la reducción de impuestos que en el aumento del gasto”.

“Las propuestas de recortes de impuestos de Obama, si se aprueban, podrían tener un impacto mayor en dos años que cualquiera de las reducciones que aprobó el presidente Bush en los primeros dos años de su administración”, según el Journal. La porción mayor del alivio de impuestos en el nuevo plan involucraría cortes para las personas que pagan impuestos sobre los ingresos o pueden solicitar un crédito sobre el ingreso ganado, lo cual apunta a aminorar el impacto de los impuestos sobre los sueldos para los trabajadores de ingresos bajos y moderados”, agregó el artículo.

El dilema de este paquete, que algunos comentaristas llaman el “Big Bang de Obama”, es que por un lado se trata del mayor programa coyuntural estatal después de la gran depresión de los años ’30 y por lo tanto exige cautela; por el otro, se necesitan acciones ágiles para evitar que la economía estadounidense (y con ello la economía mundial) siga tambaleándose. Una buena parte de este dinero debe ser destinado a medidas de infraestructura, como la construcción de calles, escuelas y hospitales. A eso se suman las inversiones en energías alternativas, así como masivos recortes impositivos para preservar la economía local de una caída. Obama describe la meta con tres breves palabras: “Empleos, empleos, empleos”.

Compartir: 

Twitter
 

La economía se convertirá en la prioridad número uno del programa de gobierno de Obama.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.