EL MUNDO › BOLIVIA VA A REFERENDUM POR LA CONSTITUCION EL PROXIMO DOMINGO

Campaña en punto de hervor

En las principales ciudades, los actos a favor del Sí o del No terminan a los palazos. La derecha y la Iglesia protestan contra el texto constitucional que habían avalado hace tres meses, impulsado por el gobierno de Evo Morales.

 Por Sebastián Ochoa

Desde Santa Cruz

La campaña por la nueva Constitución llega al punto de ebullición cuando faltan seis días para el referéndum. En las principales ciudades, los actos a favor del Sí o del No suelen terminar y hasta comenzar a los palazos. El mismo ambiente hostil se había sentido hasta octubre de 2008, cuando el gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS) controló el “intento de golpe de Estado cívico-prefectural”, según su definición, que amenazó dividir al país. Ya terminó la luna de miel que había seguido al Gran Acuerdo Nacional firmado por los partidos del Congreso para viabilizar la consulta del 25 de enero. Ahora, los políticos de derecha y la Iglesia protestan contra el texto constitucional que habían avalado hace tres meses. Según encuestas privadas, la aprobación de la nueva Constitución llegaría al 44 por ciento. Pero el gobierno espera llegar al 63 por ciento de Sí. Sectores de los trabajadores en desacuerdo con el pacto congresal optaron por abstenerse, para diferenciarse del No de “los oligarcas” y del Sí de los masistas.

Hasta la semana pasada, los funcionarios del Ejecutivo habían aprovechado la calma del último trimestre para moverse por todas las poblaciones de la cabizbaja Media Luna (Santa Cruz, Beni, Pando, Tarija y Chuquisaca), donde dieron conferencias para relatar cómo habían derrotado a la “derecha fascista”, inauguraron obras o programas. El viernes pasado el vicepresidente, Alvaro García Linera, iba en avión a San Rafael, un pueblo de Santa Cruz, para inaugurar una planta de la telefónica Entel, cuya mayoría accionaria pertenece al Estado nacional. Pero no pudo aterrizar porque un grupo de cívicos crispados había tomado el aeropuerto. Los autonomistas, que se decían “autonomistas de verdad”, acusaban al gobierno de robarles su folklore autonómico para captar votos de apoyo a la nueva Carta Magna.

Y tenían razón. En los departamentos del Oriente, la propaganda del gobierno asegura que “la nueva Constitución es Autonomía”. O propone, enmarcada en los colores verde y blanco de la bandera cruceña: “Vamos por el Sí a la nueva Constitución”, entre otras consignas iguales a las de los autonomistas para el referéndum del 4 de mayo de 2008, cuando se votó un estatuto considerado “ilegal” por Morales.

Incluso el presidente, que en 2006 había convocado a votar por el No a la autonomía, aparece en un spot radial coreando “autonomía”, con la misma cadencia de los líderes cívicos. “Si el gobierno antes rechazó las autonomías fue porque grupos radicales del oriente y sur del país estaban confundiendo y buscaban la separación de Bolivia –se justificó Morales–. ¿Cómo puede haber independencia de una región? ¿Cómo puede haber separación de Bolivia? Eso no aceptó el gobierno”.

Las organizaciones indígenas y campesinas en sintonía con la “revolución democrática y cultural” pregonada por el presidente continúan la socialización del nuevo texto en las comunidades y ciudades. “Tenemos un buen avance por el Sí a las autonomías y a la nueva Constitución, pese a la campaña fuerte que hacen los medios de comunicación contra el proceso de cambio. No tenemos recursos para pagar espacios en medios, por eso estamos dedicados a un trabajo de hormiga, comunidad por comunidad. Creemos que vamos a superar el porcentaje del referéndum del 10 de agosto (cuando el presidente fue ratificado con el 67,4 por ciento de los votos) y hasta podemos superar el 70 por ciento de Sí”, dijo a Página/12 Isaac Avalos, secretario ejecutivo de la Confederación Sindical Unica de Trabajadores Campesinos de Bolivia (Csutcb).

Los grupos conservadores se aferraron otra vez a la idea de Dios para convocar adeptos al No. La Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) emitió un documento con diez razones a favor del Sí y diez razones a favor del No. Los religiosos ponen del lado positivo que se aseguren espacios de participación para los pueblos indígenas en el Estado. En el casillero negativo marcan que no queda claro si el derecho a la vida entra en vigencia cuando la persona nace o cuando fue concebida. La posibilidad de que el aborto sea permitido es motivo de escándalo para más de un cristiano.

“Elige a Dios. Vota No”, pide un spot publicitario firmado por Iglesias Re-Unidas, un grupo armado ad hoc. En otros afiches muestran fetos humanos para persuadir al electorado. La oposición implementa un oscurantismo similar para desvirtuar la Justicia comunitaria, que se activaría en simultáneo con la Justicia ordinaria, o en su lugar. A menudo, el sospechoso de cometer un delito es linchado en algunas poblaciones del país. La oposición intenta hacer creer que la Justicia comunitaria legalizará los linchamientos, cuando el derecho a la vida es respetado por el Estado y por las organizaciones de los pueblos indígenas.

La Corte Nacional Electoral (CNE) prohibió varios spots de este tipo. Pero eso no evitó que siguieran transmitiéndose.

Hay quienes no aceptan el Sí ni el No por considerarlo “una trampa de los politiqueros para seguir viviendo del país. El MAS está haciendo lo mismo que años atrás hacía el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR). Hoy, en Bolivia, el que es del MAS tiene trabajo. El que no es del MAS no tiene nada. Así lo entiende la mayor autoridad de la Central Obrera Bolivia (COB), Pedro Montes, que no puede contrariar a Evo porque “es un esquirol, un amarillo”, dijo a este diario Jaime Solares, secretario ejecutivo de la Central Obrera Departamental (COD) de Oruro, departamento donde nació el presidente. “Este gobierno no hace ni media revolución, nada más hace reformismo neoliberal. Este gobierno no es de los trabajadores. Estableció una renta de jubilación miserable que ni siquiera llega a los 200 dólares. Por eso nuestra postura será ni Sí ni No. Ni con la derecha ni con Evo. Nos abstenemos.”

Compartir: 

Twitter
 

Las organizaciones indígenas y campesinas apoyan la campaña del Sí del gobierno de Morales.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.