EL MUNDO › CRíTICAS AL NUEVO PRIMER MINISTRO DE PERú

García se endurece más

La designación de Javier Velásquez Quesquén anuncia, según los expertos, el reforzamiento del sector más autoritario del gobierno. El nuevo gabinete se formó con políticos de derecha.

 Por Carlos Noriega

Desde Lima

El nuevo gabinete ministerial que juramentó el sábado –el tercero en los tres primeros años de gobierno de Alan García– despertó más críticas que entusiasmo. La designación de Javier Velásquez Quesquén, alto dirigente del oficialista partido aprista que hasta ahora era presidente del Congreso, anuncia, según los analistas, el reforzamiento del sector más duro y autoritario del gobierno de García.

Velásquez reemplaza a Yehude Simon, un independiente que renunció el último miércoles en medio de una grave crisis política, crecientes protestas sociales y huelgas que la última semana paralizaron buena parte del interior del país. El nuevo gabinete que encabeza Velásquez incluye a seis nuevos ministros, otros diez que han sido ratificados en sus cargos y a la ex ministra de Comercio Exterior Mercedes Aráoz, la principal promotora de los cuestionados tratados de libre comercio, que dejó esa cartera para pasar a la de Producción. Uno de los ratificados es el ministro de Economía, Luis Carranza, lo que no deja dudas de la continuidad del modelo económico neoliberal, causa de las crecientes protestas sociales y las huelgas que afectan al país.

La oposición, los movimientos sociales y los analistas políticos habían coincidido en exigir un gabinete que introduzca modificaciones en la política económica y que promueva un diálogo con los movimientos sociales para superar la crisis que atraviesa el país. Sin embargo, el nombramiento de Velásquez Quesquén y su equipo ministerial va en el sentido contrario a esas expectativas. El nuevo primer ministro representa al sector del partido aprista más cercano al presidente García y su conducción del Congreso ha sido duramente criticada por su manejo autoritario. Velásquez ha acusado reiteradamente al presidente venezolano, Hugo Chávez, de promover las protestas sociales en el Perú. Además de dirigentes del oficialismo, el nuevo gabinete está formado por políticos vinculados con el fujimorismo y la derecha y por empresarios ligados a grandes grupos de poder económico, lo que ratifica las alianzas que han sustentado García desde su inicio.

“Estamos frente a una crisis del modelo económico y de la representación política, y las protestas sociales revelan que la gente quiere un cambio global. Pero el nuevo gabinete representa la ratificación del modelo económico y del comportamiento político de este gobierno, lo que agudizará la crisis. Vamos a una mayor polarización, a un incremento de la confrontación social y a un endurecimiento de la política represiva del gobierno”, le señaló a Páginal12 Alberto Adrianzén, analista político.

Entre quienes dejan el gabinete está la ministra del Interior, Mercedes Cabanillas, señalada como la principal responsable de la violenta represión contra las protestas indígenas que hace un mes dejaron 34 muertos, según las cifras oficiales. La reemplaza el general en retiro Octavio Salazar, ex director de la Policía, separado hace unos meses de ese cargo por el gobierno en medio de acusaciones de ineficacia. En el Ministerio de Defensa ingresa Rafael Rey, connotado miembro del Opus Dei y muy cercano al fujimorismo. Cuando era congresista durante el régimen fujimorista, Rey promovió una ley de amnistía para los violadores de derechos humanos, la que fue anulada luego de la caída de Fujimori. En Justicia ha ingresado el congresista oficialista Aurelio Pastor, otro duro de derecha. El nuevo gabinete anuncia tiempos complicados.

Compartir: 

Twitter
 

Alan García (izq.) nombró a Javier Velásquez Quesquén como premier y a otros seis nuevos ministros.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.