EL MUNDO › EL CANDIDATO OFICIALISTA DE HAITí QUEDARíA FUERA DEL BALLOTTAGE; ASí LO RECOMENDó LA OEA

El partido retiró a Celestin de la elección

El delfín del presidente Préval no ratificó la decisión que tomó su agrupación política. Pasarían a segunda vuelta la ex primera dama Mirlande Manigat y el cantante Michel Martelly, quien apoya al dictador Duvalier.

El culebrón del destino político de Haití continúa cambiando. El oficialismo del país caribeño retiró a su candidato presidencial, Jude Celestin, de la segunda vuelta electoral. Más de la mitad de los candidatos que compitieron en la primera ronda acusan a Celestin de fraude. Por el mismo motivo, la Organización de Estados Americanos (OEA) había recomendado al gobierno de René Préval que ordenara su reemplazo, en la elección definitiva, por Michel Martelly, que según los resultados preliminares había logrado el tercer puesto. El Ejecutivo se había negado a seguir el consejo, pero finalmente cedió.

“Incluso si estamos seguros de que Jude Celestin logró el número de votos necesarios y que está por tanto admitido para pasar a la segunda vuelta (el partido de gobierno haitiano), Inité se puso de acuerdo para retirarlo como candidato a la presidencia”, informó el comunicado firmado por los principales dirigentes de la agrupación, que fue distribuido a los medios de comunicación nacionales e internacionales.

En el documento, el espacio político agradece al candidato dado de baja “por su compromiso y dedicación al proyecto”. Sin embargo, Celestin no confirmó el retiro. Su firma no aparece en la expresión escrita en nombre de Inité. Una fuente cercana a esa agrupación, que prefirió mantener el anonimato, aseguró que Celestin rechaza retirarse de la carrera presidencial y amenaza con convocar a una conferencia de prensa para denunciar el anuncio de su partido.

Además, el partido oficialista se dirigió a sus seguidores, dirigentes y referentes políticos, a quienes llamó a mantener la calma y continuar con las movilizaciones en apoyo al sector.

Horas antes del retiro, la OEA volvió a presionar al gobierno. “Hay una situación de verdadera preocupación si el comité electoral no tiene en cuenta las recomendaciones de la OEA”, deslizó Albert Ramdin, el secretario general adjunto del organismo y jefe del Grupo de Amigos de Haití.

El CEP (Consejo Electoral Provisorio) no divulgó los resultados finales de la elección presidencial de noviembre, aunque los prometió para el próximo lunes. No obstante, los datos preliminares distribuyeron la mayoría de los votos en tres candidatos: el 31 por ciento para la ex primera dama Mirlande Manigat, el 22 por ciento para Celestin y el 21 para Martelly. Los porcentajes fueron impugnados por 12 de los 18 postulantes y, en medio de acusaciones de fraude, se desataron protestas y disturbios que dejaron cinco muertos. El consejo de la OEA de reemplazar a Celestin por Martelly llegó producto del crítico panorama en el que ese proceso electoral acabó de enterrar al país caribeño, golpeado por los efectos del terremoto de enero de 2010. Un grupo de representantes del organismo analizó la votación por pedido explícito del gobierno, que luego desestimó la opinión. Hasta ayer.

La decisión oficial de retirarlo del ballottage generó sorpresa e incertidumbre en el ámbito político haitiano. “Tendrá gran impacto en la segunda vuelta”, apuntó el secretario general adjunto de la OEA, que explicó que con Celestin afuera Martelly pasaría a ocupar su lugar de manera automática.

Durante su última aparición pública, el cantante popularmente conocido como “Sweet Micky” expresó su apoyo al dictador Jean Claude Duvalier, recién llegado al país tras 25 años de exilio en la Costa Azul. Martelly aseguró que, de ser presidente de Haití, contrataría a Duvalier como uno de sus asesores.

Celestin fue elegido arbitrariamente por Préval, su suegro, para competir como representante del partido de gobierno, Inité, en los comicios presidenciales de noviembre.

Por lo pronto, el oficialismo evitó especificar a qué candidato apoyará en segunda ronda. El senador Joseph Lambert, coordinador de Inité, indicó:

“En cualquier caso, saldremos ganando. Lucharemos para asegurar la victoria de nuestros candidatos en el Senado y en la diputación durante la segunda vuelta electoral. El próximo presidente tendrá que negociar con nosotros”. Los medios locales calificaron la movida como una capitulación ante las presiones de la comunidad internacional.

No obstante, Ramdin descartó que por el momento la OEA se esté planteando sanciones contra Haití. “No, en este punto no se están produciendo esas discusiones. No hemos llegado allí”, aseguró Ramdin. “Estamos hablando de un proceso. Lo primero es lograr que se implementen las recomendaciones”, agregó.

Compartir: 

Twitter
 

Los candidatos presidenciales haitianos Mirlande Manigat y Michel Martelly, conocido como “Sweet Micky”.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.