EL MUNDO › KHADAFI ACEPTó LA HOJA DE RUTA DE LA UA; LOS POCOS SOCIOS QUE LE QUEDAN ESTáN EN ESE ORGANISMO

Los aliados de la Unión Africana

Llegaron a Trípoli para mediar en el conflicto libio. Y ayer dijeron que el coronel Khadafi aceptó la propuesta para una salida política. Falta la respuesta de la oposición con base en Benghazi, apoyada por la alianza atlántica.

 Por Eduardo Febbro

Desde París

A principios de los años ’70, el dictador ugandés Idi Amin Dada emprendió la construcción de la mezquita más grande de Africa. El mandato sanguinario de Idi Amin Dada se acabó en 1979 como había comenzado: en un baño de sangre que dejó decenas de miles de muertos. La mezquita soñada quedó sin terminar pero Khadafi, a través de la Asociación Mundial del Llamado Islámico, aportó los fondos necesarios y la inauguró en 2008. El recinto religioso puede contener 12.000 fieles y lleva su nombre: Mezquita Nacional Khadafi. En muchos países africanos miembros de la Unión Africana el coronel ha dejado sus huellas con enormes inversiones y regalos de todo tipo. No es inverosímil que si existe algún planteo político capaz de destrabar la crisis libia éste venga de la UA. Este organismo panafricano de 53 miembros, dirigido hoy por otro déspota de la región, el presidente de Guinea Ecuatorial Teodoro Obiang Nguema Mbasogo (31 años en el poder), es una creación personal del mismo Khadafi. Los cimientos de la Unión Africana fueron puestos en la ciudad natal de Khadafi, Sirte, en 1999. El organismo se oficializó luego en la ciudad sudafricana de Durban, en julio de 2002, como una alternativa a la Organización de la Unidad Africana, la OUA, el famoso y ya extinguido “club de dictadores” reemplazado por la UA.

Los pocos aliados oficiales que le quedan al dictador están hoy dentro de la UA. El papel de Khadafi en el desarrollo de este ente panafricano ha sido fundamental. Su contribución material es enorme. Además de aportar un 15 por ciento del presupuesto de la UA en nombre de su país, Khadafi suministra otro 15 por ciento suplementario, con lo cual 30 por ciento del presupuesto de la UA corre por cuenta de Khadafi. Sin embargo, sus dirigentes no han sabido ser siempre fieles con el coronel, a quien tanto le deben. Khadafi no sólo aportó los fondos y pagó las cotizaciones de unos veinte países. Libia también elaboró el concepto central que sustenta la creación de la UA: los Estados Unidos de Africa. Pero la revuelta libia y las excentricidades pasadas de Khadafi indispusieron a muchos de sus aliados en el seno de la UA. En 2009, cuando le tocó a Khadafi presidir el organismo, el líder libio se presentó ante los otros presidentes africanos con el insólito título de “rey de reyes de Africa”. Muammar Khadafi había obtenido ese título un año antes por iniciativa propia. En 2008, al Coronel se le ocurrió reunir en la ciudad de Benghazi a más de 200 jefes de tribus de toda Africa a fin de hacerse coronar “rey de reyes”.

La iniciativa le trajo algunos enemigos. El mes pasado, cuando el Consejo de Seguridad de la ONU votó la resolución 1973 que dio lugar a la intervención occidental en Libia, tres países miembros de la Unión Africana y a la vez integrantes de los 15 que componen el Consejo de Seguridad, Sudáfrica, Gabón y Nigeria, votaron a favor de la resolución, es decir, de la creación de la zona de exclusión aérea.

La delegación que ayer consiguió que Khadafi aceptara la “hoja de ruta” –de cuyo contenido aún no se habla– estaba a cargo del presidente sudafricano Jacob Suma. Sudáfrica votó en contra de Libia en el Consejo de Seguridad, pero fue el primer país que presidió la Unión Africana. A pesar de estas paradojas, los analistas europeos adelantan que la única solución a esta crisis pasa por la negociación y que ésta se pactará en torno de la UA.

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, dijo al semanario alemán Der Spiegel que no habrá “solución militar” y que es preciso “encontrar una solución política”. La forma que revestirá esa solución es aún un acto de fe. Quienes conocen a Khadafi saben que el dirigente libio opera con un método de negociación excéntrico, con el cual siempre ha sabido ganar muchas de las partidas y confrontaciones en las que participó. Resulta insólito comprobar que un organismo regional compuesto en lo esencial por dictadores o presidentes cuya única razón de existir parece ser su permanencia en el poder a toda costa se esté movilizando para convencer al hombre que lo fundó de dejar el poder.

Compartir: 

Twitter
 

Los pocos aliados oficiales que le quedan a Khadafi (cent.) están hoy dentro de la Unión Africana.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.