EL MUNDO › CHINA

Una condena en suspenso

La mujer de un ex dirigente chino recibió una sentencia a pena de muerte en suspenso por el asesinato de un empresario británico, tras un juicio que se clausuró rápidamente, mientras Beijing se prepara para elegir a la nueva generación de líderes que gobernará China en la próxima década. La condena contra la abogada Gu Xilai (53 años) allana el camino para que el Partido Comunista se ocupe de Bo Xilai, su marido, quien fue uno de los políticos más influyentes del Politburó chino hasta su destitución. Xilai quedó en manos del comité de disciplina del partido. Bo (62 años) no fue acusado directamente por el asesinato de Neil Heywood, pero está acusado de haber cometido irregularidades y violaciones a las normas de procedimiento del partido. Diferentes analistas coinciden en que a Gu se le conmutará la pena, teniendo en cuenta, además de su status de miembro de una familia de reconocidos revolucionarios, que colaboró con los investigadores, confesó su crimen ante el juez hace dos semanas y decidió no apelar la sentencia.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.