EL MUNDO › DISCURSO DEL PRESIDENTE AHMADINEJAD EN LA ASAMBLEA DE NACIONES UNIDAS EN NUEVA YORK

Irán acusa a Occidente de intimidar

“Quien acumuló miles de bombas atómicas no tiene derecho a predicarnos sobre el tema nuclear”, advirtió el presidente iraní, acusado de enriquecer uranio con fines bélicos.

El plan nuclear de Irán fue uno de los temas centrales de la 67ª Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Durante el segundo día del encuentro de mandatarios, el presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, se refirió a Israel como “los sionistas incivilizados” y acusó a ese país y a Occidente de intimidaciones. Su discurso se concretó en ausencia de los delegados de Estados Unidos, de Israel y de Canadá.

En su octavo discurso como líder del país, y en una clara referencia a Israel y las potencias occidentales, el mandatario aseguró que el mundo vive en estos momentos una tendencia a la imposición de guerras, inestabilidad y ocupaciones para garantizar intereses económicos y expandir dominios sobre centros sensibles que dominan la atención del mundo. “La carrera armamentística y de intimidación con armas nucleares y armas de destrucción masiva que llevan a cabo las potencias hegemónicas se ha hecho predominante”, dijo.

En una alocución de aproximadamente media hora, Ahmadinejad aseguró que las pruebas de nuevas generaciones de armas y la promesa de usarlas a su debido tiempo se han convertido en un nuevo lenguaje de amenaza contra las naciones que no comulgan con la nueva era de hegemonía. “Quien acumuló miles de bombas atómicas no tiene derecho a predicarnos sobre el tema nuclear”, advirtió. No faltaron las referencias a los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra Estados Unidos, a los que definió como “incidentes”, y aseguró que Washington debería haber explicado al público la verdad detrás de los atentados en lugar de matar y lanzar al culpable al mar sin un juicio, en referencia al líder de Al Qaida, Osama bin Laden. Asimismo, el presidente iraní arremetió en la ONU contra Israel, país al que se refirió como “los sionistas incivilizados”, por amenazar a Irán con una acción militar. “La continua amenaza de los sionistas incivilizados de recurrir a una acción militar contra nuestra gran nación es un claro ejemplo de la amarga realidad actual”, agregó en una intervención llena de referencias religiosas.

Ahmadinejad también abogó por reformar la ONU, ya que consideró que se trata de una organización a la que le falta eficiencia y aseguró que, en nombre de los No Alineados, es su deber pedir que todos los países del mundo jueguen un papel más activo en el proceso de toma de decisiones. “Es necesario tener en cuenta que la ONU pertenece a las naciones. Por lo tanto, la discriminación entre sus miembros es un gran insulto para todos”, señaló. El mandatario de Irán urgió la necesidad de reformar también su Consejo de Seguridad, en su opinión, “bajo el dominio de un número limitado de gobiernos, que desactivan la capacidad de la ONU de cumplir sus responsabilidades de manera justa y equitativa”. En un tono más suave y hasta conciliador que en otras ocasiones, lanzó un mensaje de paz. “Crear la paz y una seguridad duradera con una vida decente para todos es una misión que se puede conseguir aunque sea una misión enorme e histórica”, manifestó. Ahmadinejad sostuvo que los valores de Irán son la paz y la estabilidad. Aunque, por otra parte, acusó de los problemas internacionales a la gestión errónea del mundo que han hecho “los autoproclamados centros de poder que se han entregado al demonio”.

En su discurso, abordó la rebelión armada siria –tema excluyente en varias intervenciones durante la Asamblea General– y subrayó que su país es uno en una decena de naciones que forman un nuevo grupo de contacto para tratar de acabar con la guerra civil que desangra a la nación árabe hace 18 meses. El grupo podría llegar a incluir a diez u once países de Medio Oriente y otras partes, y se reunirán en Nueva York “muy pronto”, puntualizó el mandatario. Finalmente, se despidió de la Asamblea coreando “larga vida a la Primavera”, en referencia a las revueltas populares en las naciones árabes.

Las palabras del líder iraní se produjeron un día después de que el presidente estadounidense, Barack Obama, dijera desde el mismo atril que su país hará todo lo necesario para evitar que la República Islámica desarrolle armamento nuclear. La intervención de Ahmadinejad se encontró con la ausencia precisamente de la delegación estadounidense, que decidió no atender a la sesión de los debates en señal de protesta a las recientes declaraciones del líder iraní. El sitio de la delegación israelí también se encontraba vacío, y la de Canadá abandonó la sala mientras el mandatario se disponía a hablar. En tanto, la organización judía Centro Wiesenthal, dedicada a la búsqueda de criminales nazis, instó ayer a Obama y al resto de los países participantes en el cónclave, a abandonar la sala cuando hablara el líder iraní.

El centro consideró como una vergüenza que Ahmadinejad, que cuestiona las dimensiones del Holocausto, hable precisamente en Yom Kippur, el año nuevo judío. A sólo cien metros del edificio que alberga a las delegaciones y tras un vallado policial, se encontraba un grupo de personas que se manifestaban a favor y en contra de Siria, de Israel y de los palestinos.

Compartir: 

Twitter
 

El discurso de Ahmadinejad se concretó en ausencia de los delegados de EE.UU.,Israel y Canadá.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.