EL MUNDO › LAS FUERZAS LEALES AL REGIMEN SIRIO AVANZAN EN EL CENTRO DE QUSEIR, EN LA PROVINCIA DE HOMS

El ejército entró a un bastión rebelde

La región, cerca del río Orontos, está en una ubicación estratégica para el gobierno de Al Assad. La televisión estatal difundió la entrevista de un soldado en Quseir que afirmó que los opositores en armas huyeron hacia el norte.

El ejército sirio entró ayer en el centro de Quseir, bastión de los rebeldes en la provincia de Homs (centro). “El ejército sirio controla la principal plaza de Quseir en el centro de la ciudad, así como los edificios cercanos, entre ellos el de la municipalidad, donde los soldados han colocado la bandera siria”, declaró una fuente militar bajo condición de anonimato.

Desde hace varias semanas, el ejército apoyado por combatientes del partido-milicia chiíta libanés Hezbolá y de milicianos pro-régimen intentan tomar Quseir, bastión rebelde del centro del país que resiste desde hace más de un año. La región, cerca del río Orontos, es una posición estratégica para el régimen, para el que resulta crucial mantener abierto un paso entre el Bekaa y la costa del Mediterráneo, en el caso de que caiga Damasco. Además, la ciudad está ubicada cerca de la frontera libanesa. “Si el ejército logra tomar el control de Quseir, toda la provincia de Homs caerá en manos del régimen”, afirmó Rami Abdel Rahman, director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), una ONG con sede en Gran Bretaña que basa sus informaciones en una amplia red de militantes y fuentes médicas y militares. Declaró también que teme que se produzca una masacre si el ejército toma la ciudad.

Según la agencia estatal de noticias Sana, unidades de las fuerzas armadas “restauraron la seguridad en el centro de Quseir y causaron grandes pérdidas en las filas de los terroristas”.

Además, la televisión estatal difundió la entrevista de un soldado en Quseir que afirmó que los rebeldes huyeron hacia el norte, dirección en la que el ejército seguirá avanzando para poner fin a toda manifestación armada. El soldado aseguró también que el ejército dejó que los habitantes salieran por el frente noroeste de la ciudad, versión desmentida por los militantes anti-régimen, que denunciaron un asfixiante asedio impuesto por el régimen sirio y el Hezbolá libanés.

Por otro lado, el general rebelde Abdel Halim Ganun, comandante de brigadas del Ejército Libre Sirio (ELS) en Quseir, explicó que la fuerza combinada utilizó todo tipo de misiles, aviones y barriles de explosivos para bombardear esta localidad.

El asalto terrestre fue lanzado ayer tras una serie de ataques aéreos y tiros de mortero que dejaron al menos 52 muertos, entre ellos tres mujeres y al menos 21 combatientes rebeldes, según un nuevo balance del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). Por su parte, la Comisión General de la Revolución Siria elevó a 48 los fallecidos y a más de 450 los heridos.

Pero los activistas anti-régimen minimizaron el avance del ejército, afirmando que ellos oponían una feroz resistencia ante el asalto de las tropas regulares en esta ciudad de 25 mil habitantes. La implicación de Hezbolá en el conflicto sirio es denunciada desde hace meses por la oposición siria, y el líder del grupo chiíta Hasan Nasrallah aseguró recientemente que no dudará en defender al régimen de sus enemigos, como Estados Unidos, Israel o los grupos takfiríes (radicales islámicos).

Además, la Coalición Nacional Siria (Cnfros) pidió ayer la actuación de la Liga Arabe para cesar la intervención en el conflicto sirio de Hezbolá y de Irán, principal aliado de Damasco en la región. El presidente del comité legal de la Cnfros, Haizam Maleh, explicó en El Cairo que solicitó al secretario general de la Liga Arabe, Nabil el Arabi, que intervenga ante el Consejo de Seguridad de la ONU para dar una salida a esta situación.

La organización panárabe se reunirá el jueves para discutir sobre la conferencia impulsada por Rusia y Estados Unidos de la que los Emiratos Arabes Unidos desean que se desprenda una acción seria para detener la máquina represiva de Damasco. Para tratar de resolver este conflicto, la comunidad internacional intenta organizar en junio en Ginebra una conferencia de paz que congregue a las grandes potencias, los países árabes, la oposición y el régimen de Damasco. Esta conferencia debe basarse en la declaración de Ginebra firmada por las grandes potencias en junio de 2012 y que prevé el final de la violencia y un gobierno de transición, aunque no hace referencia a la suerte de Al Assad, principal punto de discordia entre rusos y estadounidenses.

Compartir: 

Twitter
 

Una imagen de un video subido a la web muestra a un rebelde herido en Homs.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.