EL MUNDO › EL ARRESTO DEL MáXIMO LíDER BADIE SE UNE AL DE GRAN PARTE DE LA CúPULA DE LA HERMANDAD EN EGIPTO

El régimen descabeza a los islamistas

Pese a perder a su líder espiritual, los Hermanos Musulmanes aseguraron que continuarán sus actos pacíficos de apoyo al presidente depuesto Mohamed Mursi y llamaron a la desobediencia civil contra los golpistas.

Las autoridades interinas egipcias descabezaron a los Hermanos Musulmanes con la detención el lunes de su líder supremo, Mohamed Badie, que se une al arresto de gran parte de la cúpula islamista en los últimos días. Los islamistas aseguraron ayer que el arresto de su máximo referente espiritual no perjudicará su unidad ni los distraerá en su lucha contra el golpe de Estado y el gobierno militar.

Pese a perder su punto de referencia, los Hermanos Musulmanes aseguraron que continuarán sus actos pacíficos de apoyo al presidente depuesto Mohamed Mursi y llamaron a la desobediencia civil contra los golpistas. Badie se encontraba junto a Talat Yusef, otro integrante de la cofradía, en un departamento ubicado en la calle Al Tayarán, cercano a la plaza de Rabea al Adauiya, donde los islamistas mantuvieron su principal acampada de protesta hasta el sangriento desalojo que tuvo lugar el miércoles pasado. La mezquita de esta plaza fue supuestamente su escondite, luego de que la fiscalía ordenara su arresto el 10 de julio por incitar a la violencia y la muerte de manifestantes. Su última aparición pública fue dos días después del golpe de Estado, cuando en Rabea al Adauiya instó a los islamistas a sacrificar sus almas por Mursi. Con aspecto agotado y vestido con una “galabiya” (túnica) blanca: así mostraron a Badie las imágenes difundidas por la televisión oficial sobre la captura.

Luego, la fiscalía ordenó la prisión preventiva por quince días del líder de la Hermandad, que fue trasladado a la cárcel de Tora, en el sur de El Cairo, según informaron fuentes judiciales. En Tora se hallan presos numerosos islamistas, entre ellos Jairat al Shater, número dos de la cofradía, y el presidente del Partido Libertad y Justicia (PLJ), Saad Katatni. El inicio del juicio contra Badie por incitar a la muerte de manifestantes frente a la sede de los Hermanos Musulmanes a fines de junio fue fijado para el 25 de agosto, en un proceso en el que afrontan los mismos cargos Shater y otros cuatro responsables de la Hermandad.

Los detractores del partido islamista denunciaron sin descanso que el “murshid” (Badie) era quien dictaba la política de Egipto durante el mandato de Mursi, por lo que en las protestas predominaban los lemas de “Abajo el gobierno del ‘murshid’”. Sobre Badie pesan además varias órdenes de captura por su supuesta intervención en los disturbios ocurridos en Egipto en los últimos dos meses, entre ellos los enfrentamientos a principios de julio junto al cuartel de la Guardia Republicana en los que murieron 51 personas, la mayoría de ellos, islamistas.

“Los golpistas piensan que la detención de líderes de los Hermanos y la difamación de su imagen en los medios llevarán a los egipcios a arrodillarse y a rendirse. Que sepan que su detención se ha convertido ahora en causa del pueblo egipcio, que no se someterá ni se arrodillará”, señalaron los Hermanos Musulmanes en un comunicado. De igual forma, la Hermandad proclamó que, “si hacen desaparecer al guía (Badie) en sus cárceles, el pueblo continuará su jihad (guerra santa) pacífica hasta recuperar todos sus derechos”.

En su nota, los Hermanos Musulmanes elogiaron la faceta profesional de Badie –“un destacado experto y profesor universitario de Veterinaria que consiguió premios internacionales por sus investigaciones”– y lo calificaron de “político de consenso”, que siempre buscó acuerdos con las diferentes fuerzas políticas. Asimismo, recordaron las palabras que en febrero de 2011, tiempo después de la caída de Hosni Mubarak, Badie pronunció ante el general Mohamed al Asar: “Algunos, antes de ustedes, intentaron sembrar la discordia entre nosotros y el ejército y nos condenaron a penas largas, pero las cumplimos y salimos (de ellas) con amor a nuestro ejército, porque son nuestros hermanos”.

En el comunicado, la Hermandad reiteró el llamamiento a sus seguidores a que “sean pacientes, continúen su revolución y recurran a Dios para conseguir sus objetivos”. Badie, nacido en 1943 y catedrático de Veterinaria, se convirtió en el octavo guía general de la Hermandad en enero de 2010, en medio de una de las mayores crisis internas del grupo entre los llamados conservadores y reformistas. Al ingresar en prisión, el cargo de líder supremo de la cofradía queda en las manos, según los estatutos del movimiento, del primer viceguía espiritual, Mahmud Ezat.

Según esas normas internas, el viceguía debe sustituir al máximo dirigente en los casos de ausencia fuera del país, enfermedad o cualquier motivo de emergencia que le impida realizar sus funciones. Los medios oficiales se apresuraron a informar del nombramiento de Ezat, pero desde los Hermanos Musulmanes no hubo un anuncio oficial y el PLJ, su brazo político, negó a través de la red social Facebook las noticias difundidas sobre su elección.

Fuentes del movimiento islamista explicaron que, en estos casos, el viceguía asume de forma automática el liderazgo del grupo sin necesidad de que tenga lugar una elección, aunque no precisaron si Ezat ocupa ahora ese cargo. Ezat, un médico que se inscribe en la línea dura islamista, no aparece como uno de los rostros conocidos de la Hermandad, pero es considerado un líder en las sombras con un papel predominante en la toma de decisiones.

Compartir: 

Twitter
 

Las autoridades egipcias detuvieron el lunes a Mohamed Badie, líder espiritual islamista.
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.