EL MUNDO › CON APOYO AEREO NORTEAMERICANO, LOGRARON FRENAR Y RODEAR A LOS EXTREMISTAS DEL EI EN EL NORTE IRAQUI

Kurdos e iraquíes sitiaron a los jihadistas en Zemar

Fue una rara buena noticia para el gobierno de Bagdad, que perdía terreno contra los insurgentes islamistas. La guerra contra el califato ya desplazó a 1.600.000 civiles en todo el país, con casi 1700 lugares de refugio.

El ejército de Irak logró cercar hoy junto a tropas kurdas la estratégica ciudad de Zemar, ubicada en el norte del país y en manos de Estado Islámico (EI), mientras que aviones estadounidenses continúan bombardeando posiciones del grupo extremista que quiere instaurar un califato en Medio Oriente. Luego de una serie de combates que comenzaron ayer, soldados iraquíes y peshmergas kurdos pudieron rodear esta localidad ubicada unos 35 kilómetros al oeste de Mosul, capital de la provincia de Nínive y la segunda ciudad del país.

Para la ofensiva, en la que murieron al menos 22 jihadistas, las tropas iraquíes y kurdas contaron con el respaldo de aviones de combate norteamericanos, informó el jefe del Comité de Seguridad del Consejo local de Nínive, Mohamed al Bayati. Los enfrentamientos prosiguen y las fuerzas de seguridad tienen el objetivo de irrumpir, explicó Al Bayati, pero precisó que por ahora mantendrán el cerco debido a que los islamistas minaron con explosivos sedes gubernamentales, así como caminos. Grupos de avanzada –agregó el funcionario iraquí– comenzaron a desactivar gran número de artefactos.

Los jihadistas volaron ayer varias viviendas de responsables y oficiales locales, y de jefes de clanes, un día después de incendiar tres yacimientos de crudo en Zemar. Esta ciudad, que depende administrativamente de Mosul, está ubicada en una de las regiones que desde antes del avance del EI en la región se disputan el gobierno central de Bagdad y la región autónoma del Kurdistán iraquí, que ahora pelean juntos con los jihadistas. Las tropas kurdas eran responsables de la seguridad en esa localidad, pero se retiraron tras un ataque lanzado hace unas tres semanas por el EI, que tomó la población, los yacimientos de crudo y el oleoducto que traslada petróleo a puertos turcos.

Otro ataque

En el centro del país, las tropas iraquíes y milicias chiítas se preparan para lanzar un operación con la que intentarán romper el asedio que jihadistas sunnitas imponen desde hace más de dos meses a la ciudad de Amerli, de mayoría chiíta y turcomana. Irak es escenario de un conflicto armado de carácter religioso y étnico desde hace más de dos meses, cuando insurgentes sunnitas encabezados por el EI, el grupo más extremo desde Al Qaida, iniciaron una ofensiva en la mitad norte del país árabe, donde quieren instaurar un califato junto con territorio de la vecina Siria. Según fuentes iraquíes, existen pruebas de que el EI es responsable de graves crímenes y exacciones contra la población civil, en un país donde la mayoría es chiíta, a quienes los sunnitas consideran apóstatas. Sus principales víctimas son las minorías religiosas, como los cristianos y los yazidíes.

El avance del EI en Irak provocó el desplazamiento forzado de 850.000 personas en un mes y elevó a 1,6 millón el número de personas que abandonó su hogar desde el pasado enero, debido a la violencia en todo el país, producto de una crisis política y de seguridad, tras el retiro de las tropas de Estados Unidos en 2011, luego de ocho años de ocupación. El dato fue revelado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), que precisó que los desplazados están en 1577 lugares tras el agravamiento del conflicto armado en las provincias de Anbar y Nínive. La mayoría de los que huyeron encontraron refugio en la región autónoma iraquí del Kurdistán. Mosul y Sinyar son dos de los principales lugares de origen de una importante parte de los desplazados, que ahora viven en iglesias, mezquitas, escuelas, parques y edificios en construcción, sin agua corriente ni electricidad.

Estados Unidos decidió apoyar a las fuerzas iraquíes y kurdas desde el 8 de agosto pasado y ya lanzó más de un centenar de bombardeos contra posiciones jihadistas. Las fuerzas militares norteamericanas lanzaron hoy cuatro ataques aéreos en las proximidades de la represa de Mosul, informó el mando central estadounidense en un comunicado.

Compartir: 

Twitter
 

Un soldado kurdo, de sombrero, y un iraquí observando posiciones del EI cerca de Zemar.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.