EL MUNDO › AYER MURIERON POR ASFIXIA 49 MIGRANTES QUE VIAJABAN EN UN BARCO PESQUERO

Un drama que se repite en el Mediterráneo

La última tragedia en el mar terminó con decenas de personas muertas por asfixia en un barco pesquero, cuando intentaban llegar a las costas del sur europeo. Unas 103 personas fueron rescatadas de otra embarcación.

La última tragedia en el mar Mediterráneo terminó con 49 migrantes muertos por asfixia en un barco pesquero cuando intentaban con otras 312 personas llegar a las costas del sur europeo, informó la Guardia Costera italiana. Un barco noruego que formaba parte del operativo de rescate de la Unión Europea (UE) detectó una nave pesquera en dificultades y al llegar a la zona encontró a muchos migrantes muertos, escena que cada vez se repite más a menudo en el Mediterráneo. Una fuente de la Guardia Costera italiana informó que otros 400 refugiados de Medio Oriente y Africa que fueron interceptados por barcos de la UE en las últimas horas debían llegar ayer al mismo puerto siciliano. Además, la fuente italiana anunció que de los 49 fallecidos y los 312 sobrevivientes, 103 personas que fueron rescatadas de otro barco varado en el mar llegarán hoy al puerto de Catania, en la isla italiana de Sicilia. En total, más de 800 migrantes deberían arribar a un sólo puerto italiano en las próximas 24 horas.

En una espiral que parece no detenerse, Italia acogió la semana pasada a otros inmigrantes. Es el caso de 400 personas, entre ellas 124 menores y 58 mujeres, que llegaron al puerto de Augusta, Sicilia. El grupo fue asistido por una embarcación croata y por otra de la Guardia di Finanza italiana cuando se encontraba a la deriva en una lancha neumática a pocas millas de la costa de Egipto. El municipio de Catania recibirá a los sobrevivientes de estos naufragios y también dará sepultura a los fallecidos, señaló el vicealcalde Enzo Bianco, quien anunció que mañana se celebrará una jornada de luto por las víctimas.

Pero el capítulo italiano es sólo una parte de la oleada de refugiados que llegan todos los días a las costas del sur de Europa con la esperanza de encontrar un lugar para vivir en paz y dejar atrás las guerras, los conflictos sectarios y religiosos, y la represión estatal que azota a sus países. La otra gran puerta de entrada de los refugiados que llegan al Viejo Continente es Grecia. Dada la poca ayuda de sus socios de la UE y la profunda y larga crisis económica que atraviesa el país, el sistema de acogida heleno ya colapsó.

Prueba de ello es que las autoridades griegas decidieron alojar ayer a más de 320 refugiados sirios en un buque alquilado y anclado cerca de la costa de la isla de Kos, en el mar Egeo, uno de los principales puntos de acogida de ese país. El barco Eleftheros Venizelos, que según las autoridades tiene una capacidad para albergar hasta 2500 personas, llegó el viernes pasado a la isla para tratar de ayudar en las tareas de alojamiento de los miles de inmigrantes y refugiados. Se prevé que el Eleftheros Venizelos se quede en la isla cerca de dos semanas y luego pueda ser sustituido por otro buque, según las autoridades locales.

Al menos 212 inmigrantes fueron rescatados el sábado por la Guardia Costera griega en la isla de Kos, desbordada por una grave crisis migratoria, ya que diariamente llegan cientos de inmigrantes y refugiados.

Los guardacostas griegos informaron en un comunicado que rescataron a los ocupantes de cuatro embarcaciones neumáticas y una lancha rápida a primera hora de la mañana. Después de su traslado al puerto de Kos, los recién llegados fueron detenidos porque carecían de documentación legal de viaje, según la nota. Alrededor de 2.200 inmigrantes llegaron al puerto de El Pireo, en Atenas, en los últimos dos días y se esperaba el arribo de otros 1300 durante el fin de semana.

En las últimas semanas las autoridades de Kos y otras islas del Egeo, como Lesbos, Jíos y Samos, se encuentran desbordadas por el gran aumento de la llegada de embarcaciones debido a su cercanía con la costa de Turquía, país de paso para la población siria que huye de la guerra civil en su país. En los últimos días hubo disturbios en Kos, luego de que los refugiados protestaran por las malas condiciones en las que fueron obligados a esperar para obtener los documentos de viaje, hacinados en un estadio de fútbol, sin comida y sometidos a altas temperaturas.

Los datos presentados la semana pasada por el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) indican que en los primeros siete meses de 2015 han desembarcado en Grecia 124.000 refugiados e indocumentados, principalmente en las islas de Kos, Lesbos, Jíos, Samos y Leros. Las cifras comenzaron a subir con el inicio de la primavera europea y terminó de dispararse en julio con la llegada del verano. Sólo en ese mes llegaron a Grecia 50.000 personas de Siria, Afganistán, Irak, Eritrea y otros países, más de los que entraron en todo el año pasado y un incremento de 20.000 con respecto a junio. Este aumento hizo que los desembarcos en Grecia se hayan incrementado un 750 por ciento entre el 1 de enero y el pasado 31 de julio con respecto al mismo período del año pasado. Según los informes publicados, muchos migrantes reaccionaron a la decisión de Hungría de construir una valla de alambre de púas en su frontera sur con los países de los Balcanes, y por eso deciden elegir entrar a la UE a través de Grecia.

Compartir: 

Twitter
 

Unas 400 personas debían llegar ayer al mismo puerto siciliano.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.