EL MUNDO › EL LIDER DE COREA DEL NORTE, KIM JONG-UN, DECLARO UN “SEMIESTADO DE GUERRA”

Crece la tensión en la frontera coreana

Los temores se agudizaron cuando las fuerzas de Corea del Norte dispararon un cohete de artillería el jueves, el fuego de mayor calibre dirigido a través de la frontera en muchos años.

 Por Donald Kirk *

Desde Seúl

Estados Unidos y Corea del Sur suspendieron temporalmente anoche su ejercicio militar conjunto anual mientras las tensiones aumentaron entre las dos Corea, y los residentes del Sur mostraban señales de nerviosismo inusual. Los surcoreanos son normalmente displicentes sobre el norte, acostumbrados durante años a sus amenazas retóricas de convertir a Seúl “en un mar de fuego” y de acabar con su país con un bombardeo de misiles Scud de corto alcance. Pero por primera vez este fin de semana una sensación de creciente crisis está comenzando a afianzarse. El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, declaró un “semiestado de guerra” ayer y puso a las tropas de primera línea en pie de guerra, lo que llevó a los residentes de la capital surcoreana a expresar temores que nunca parecieron tener durante los lejanos tiroteos en el Mar Amarillo, que con los años han matado a decenas de personas, en su mayoría marineros surcoreanos. “Las personas mayores están especialmente preocupadas”, dijo Lee Nam-bok, una mujer de unos 70 años con recuerdos de haberse visto obligada a huir de su casa para escapar de los atacantes norcoreanos durante la Guerra de Corea. “Otra guerra estallará.”

En todas partes se teme que Kim Jong-un pueda hacer valer sus amenazas de “fuego indiscriminado” sobre objetivos al sur de la zona desmilitarizada que divide las dos Corea, si Corea del Sur persiste en la difusión de propaganda a través de altoparlantes. Seúl queda a sólo 40 kilómetros de lo que es considerado la frontera más peligrosa del mundo y está fácilmente al alcance de los cohetes y piezas de artillería capacitados para cruzarla desde el Norte. “Es muy irritante”, dijo Park Sung-eun, un empleado de oficina, leyendo los titulares de los diarios. “Kim Jong-un ni siquiera es un ser humano, es un animal.”

Un funcionario estadounidense dijo que las maniobras conjuntas, vistas como parte de la disuasión a Pyongyang, se habían suspendido sólo por una “pausa preprogramada” para examinar las lecciones aprendidas hasta ahora.

Pero eso no alivió la histeria de guerra que se extendió por el país después de la difusión por la Agencia Central de Noticias de Corea, de Pyongyang, de la orden de Kim Jong-un para que las tropas estén “listas para el combate” e informó que los comandantes militares fueron “apresuradamente enviados a las tropas de vanguardia para conducir el ataque a los autoparlantes que resultaron tan inquietantes para el norte”.

Con las tropas preparadas para la guerra a las 5 de la tarde, Corea del Norte, equipada con armas nucleares, le dio 48 horas a Corea del Sur para apagar sus altoparlantes o enfrentrse a una acción para silenciarlos.

Kim Jong-un emitió la orden de estar preparados para la guerra en una reunión de emergencia de la comisión militar del gobernante Partido de los Trabajadores. La televisión de Corea del Norte mostró imágenes del nuevo ministro de la Defensa del Norte, Pak Yong-sik, cuyo predecesor, el general Hyon Yong-chol, fue despedido y se cree que fue ejecutado en mayo. Temores de que esta vez Corea del Norte pueda hacer valer sus amenazas se agudizaron cuando las fuerzas de ese país dispararon un cohete de artillería y balas a los altoparlantes el jueves, el fuego de mayor calibre dirigido a través de la frontera terrestre en muchos años. Artilleros surcoreanos respondieron con una andanada de varias rondas de proyectiles de artillería de 155 milímetros.

Aunque nadie resultó herido, la sensación predominante es que la siguiente fase de la confrontación podría ser sangrienta. “Creo que va en aumento”, dijo Choi Jinwook, director del Instituto Coreano de Unificación Nacional. Corea del Sur, dijo, no puede dar marcha atrás bajo amenazas de Corea del Norte. “No hay nada que podamos hacer para detener a los altoparlantes”, dijo. El presidente de Corea del Sur, Park Geun-hye, habló en una visita sorpresa un cuartel militar cerca de Seúl y prometió que “jamás tolerará provocaciones de Corea del Norte”.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12
Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

Un camión militar sale ayer de una base de EE.UU. en Seúl.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared