CIUDAD › EL "GIGOLO" FUE IMPUTADO POR ESTAFA Y AMENAZAS, PERO QUEDO EN LIBERTAD

Un delito, más allá de la frivolidad

Javier Bazterrica llegó ayer a las 10.20 a Tribunales, se abstuvo de declarar ante la jueza Paliari pero clamó su inocencia por los medios. Fue denunciado por una chica a la que sustrajo 80 mil pesos. Se sumó la denuncia de un taxista.

 Por Lorena Panzerini

Javier Bazterrica, el hombre denunciado por engañar y quedarse con dinero de una rosarina con quien se puso de novio en 2013, fue imputado ayer por los delitos de "estafa y amenazas coactivas", en el juzgado a cargo de Delia Paliari. El lo negó todo y dijo ser inocente. Es que el muchacho de los 93 pantalones blancos, chomba de polo, botas y melena, que aterrizó en los programas de espectáculos porteños cuando fue denunciado -por el mismo delito- por la hermana del artista Flavio Mendoza, no es solo un mediático que despierta risas, sino una persona investigada y formalmente acusada por la Justicia rosarina. Ayer, llegó a Tribunales alrededor de las 10.20, luego de que sus abogados depositaran una fianza de 10 mil pesos fijados por la magistrada; se abstuvo de declarar, subió a un taxi sin responder preguntas de la prensa que se amontonó como pocas veces en la esquina de Moreno y Montevideo, y se fue a un restaurante, donde se encontró más tarde con sus abogados. A pocos metros de allí, en la Fiscalía Regional, el taxista que a mediados de 2013 lo llevó a Buenos Aires y nunca cobró el viaje, lo denunció penalmente y podría ser citado a una audiencia imputativa en los próximos días.

Con una gorra de Rosario Central cubriendo su criticado cabello, Bazterrica habló desde el asiento del acompañante de una camioneta gris, que lo dejó en la esquina de Balcarce y Zeballos, a las 10. "No me voy a esconder ante nadie, porque soy inocente. No he hecho nada, y me presento a la Justicia como lo hice siempre. Es todo falso. La relación duró un par de meses. No me quedé con dinero de ella. Fuimos al Registro Civil y fijamos fecha para casarnos, pero de un día para el otro fui un estafador", dijo. Al bajar del rodado caminó dos cuadras con el séquito de letrados que lo acompañó hasta el Tribunal, perseguidos por cámaras de canales porteños. En la calle le gritaron desde "estafador, andá a laburar", hasta "quiero ser como vos".

En el despacho de Paliari, solo dijo que nunca había recibido la notificación de que debía presentarse a declarar. "La jueza lo tomó como válido, levantó la captura, pagó la fianza y ahora debe presentarse una vez por mes en la ciudad de Rosario, con la prohibición de salir del país", detalló su abogado Paul Krupnik.

Tras su salida de Tribunales, dejó algunas frases en Rosario: "Le hacemos el aguante a Central"; "ya saldrá un canje para arreglarme los dientes". También dijo tener propuestas para espectáculos y un buen pasar económico: "Gracias a mi padre y mi trabajo", señaló en Canal 3.

Sin embargo, el por qué de su llegada a Rosario es más serio. En agosto de 2013, F., una joven de 26 años que es empleada del Poder Judicial presentó la denuncia contra el hombre que la engañó cuando ella aún estaba terminando sus estudios de derecho. La muchacha conoció a Bazterrica al poco tiempo de haber cobrado la mitad de la venta de la casa de un familiar. Según pudo saber este diario, le confió el depósito bancario al acusado, pero éste guardó el dinero bajo llave, en la propia casa de la víctima. Cuando ella pudo advertirlo, faltaban 80 mil pesos.

Se conocieron por internet, mientras ella estaba en un intercambio estudiantil en España y salieron apenas tres meses. El se hizo pasar por un contador y hasta tenía contactos en una universidad porteña para reforzar su "mentira". También dijo ser jugador de polo.

Desde que la jueza Paliari asumió en el cargo, a fines del año pasado, citó a Bazterrica en dos oportunidades para indagarlo, pero él nunca se hizo presente. Así fue declarado en rebeldía y se ordenó su captura.

Ahora, a partir de la denuncia que hizo en la Justicia porteña la hermana de Flavio Mendoza, por una estafa similar, el hombre tomó estado público y se reactivó su captura. Sin embargo, tras permanecer 40 minutos en el juzgado, salió en libertad.

Compartir: 

Twitter
 

A Bazterrica le gustó la televisión: dice que espera un canje para arreglarse los dientes.
Imagen: Andrés Macera
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared