EL MUNDO › LA IZQUIERDA IMPUSO A UN SOCIALISTA COMO PRESIDENTE DE LA ASAMBLEA

Pulseada por el gobierno en Portugal

La designación se produjo poco después de que se conociera que el Partido Socialista (PS), el Comunista (PC) y el Bloco de Esquerda (Bloque de Izquierda) acordaron que tumbarán el programa de gobierno de Passos Coelho en la cámara.

La izquierda lusa en bloque, que negocia un inédito pacto de gobierno en Portugal, venció en el primer pulso al centroderecha de Pedro Passos Coelho, designado para formar nuevo ejecutivo, al elegir a un diputado socialista como presidente de la Asamblea. La designación de un opositor al frente del Parlamento, el socialista Eduardo Ferro Rodrigues, se produjo poco después de que se conociera que el Partido Socialista (PS), el Comunista (PC) y el Bloco de Esquerda (Bloque de Izquierda) acordaron que tumbarán el programa de gobierno en la cámara.

En la primera sesión del Parlamento, que dio posesión a sus 230 diputados elegidos el pasado 4 de octubre, Ferro Rodrigues se impuso a Fernando Negrao, el candidato de la coalición de centroderecha PSD-CDS, que fue la fuerza más votada en los comicios celebrados el pasado 4 de octubre en Portugal, aunque sin lograr mayoría absoluta. Tener como presidente del Congreso a un representante de la segunda lista más votada en los comicios, el PS, es un hecho inédito en los 40 años de democracia en Portugal.

Sin embargo, los 86 escaños del PS, los 19 del marxista Bloque de Izquierda y los 17 del PC dieron el respaldo mayoritario a Ferro Rodrigues, que obtuvo 120 votos, por delante de los 108 de Negrao.

En su discurso de investidura, Ferro Rodrigues demandó mayor transparencia y más canales de participación para la ciudadanía. “Los portugueses esperan cambios en la cultura de los agentes políticos”. El flamante líder parlamentario fue el último año portavoz parlamentario del Partido Socialista, formación que lideró entre 2002 y 2004.

También ocupó en diferentes etapas los ministerios de Solidaridad y Seguridad Social, Equipamiento Social, y Trabajo y Solidaridad. Ahora, sustituye en el cargo a la conservadora Assunçao Esteves, la primera mujer en ocupar la presidencia de esta Asamblea.

Tras su elección, el diputado del Partido Social Demócrata (PSD) Luis Montenegro lamentó que se haya roto “una regla”, en alusión a la designación de un presidente de la cámara que no pertenece a la formación más votada.

El hecho de que un socialista haya conseguido el respaldo para ocupar este cargo –el tercero en la jerarquía del Estado portugués– representa el primer pulso que la izquierda en bloque vence al centroderecha. Passos Coelho, al que el presidente de la República portuguesa, Aníbal Cavaco Silva, encargó formar gobierno por encabezar la fuerza más votada en los comicios del 4 de octubre, cuenta en la Asamblea con el respaldo de apenas 107 diputados, a 9 de la mayoría absoluta. Sin embargo, el Partido Socialista, el marxista Bloque de Izquierda y los comunistas suman 122.

Estos tres partidos, que continúan forjando un pacto de gobernación, ya manifestaron que presentarán una moción de rechazo en la sesión en la que Passos Coelho presentará su ejecutivo en la Asamblea. “El pueblo escogió el programa político de la coalición PSD-CDS”, afirmó Montenegro, quien manifestó que un eventual gobierno de izquierdas no tiene la legitimidad de las urnas.

Después de que Cavaco Silva designó a Passos Coelho para formar Ejecutivo, éste tiene que configurar su gabinete y presentárselo al presidente para luego, en un plazo de diez días, llevarlo a la Asamblea, donde todo indica que no va a ser aprobado. Ante ese escenario, Cavaco Silva, que censuró un eventual tripartito por considerarlo “inconsistente y antieuropeo”, se verá forzado a decidir entre nombrar al socialista y líder opositor Antonio Costa como jefe de Gobierno o dejar un Ejecutivo de gestión hasta junio del 2016, cuando es posible convocar nuevos comicios. “No hay diputados de primera y segunda, tampoco hay grupos parlamentarios de primera y de segunda, coaliciones aceptables y otras prohibidas”, avisó Ferro Rodrigues, en velada respuesta al duro discurso de Cavaco Silva en el que encargó gobierno a Passos Coelho.

El Bloque de Izquierda aboga por la renegociación de la deuda pública portuguesa y por la salida del país de la OTAN, un objetivo que comparten con los comunistas, quienes también defienden el fin del euro, aunque abandonaron sus planteos más radicales para llegar a un acuerdo.

Compartir: 

Twitter
 

El socialista Eduardo Ferro Rodrigues, nuevo presidente de la Asamblea de Portugal.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.