EL MUNDO › EL PRESIDENTE DE COLOMBIA FUE RECONOCIDO POR LLEVAR ADELANTE EL PROCESO DE PAZ CON LAS FARC EN COLOMBIA

Santos fue galardonado con el Nobel de la Paz

El mandatario calificó el galardón como un mandato para sacar adelante el acuerdo con la guerrilla y un tributo a las víctimas, por lo que se comprometió a trabajar sin descanso por la unión y la reconciliación del país. Sorpresa por la omisión de las FARC.

Cinco días después de la derrota política que significó el rechazo en un plebiscito al acuerdo de paz logrado tras largas y trabajosas negociaciones con las FARC, el presidente colombiano Juan Manuel Santos obtuvo ayer un triunfo de repercusión mundial al convertirse en el sexto latinoamericano de la historia galardonado con el Premio Nobel de la Paz. El mandatario calificó el galardón como un mandato para sacar adelante el acuerdo con la guerrilla y un tributo a las víctimas, por lo que se comprometió a trabajar sin descanso por la unión y la reconciliación del país. El premio consiguió respaldo en todo el mundo, aunque generó sorpresa porque no se otorgó también a la otra parte del acuerdo, las FARC, como ocurrió en casos emblemáticos anteriores.

“Colombianos, este premio es de ustedes, es de la víctimas, para que no haya un solo muerto más”, dijo Santos en la primera declaración pública que emitió una vez confirmada la decisión del Comité Noruego del Nobel en Oslo. El Nobel apunta a premiar los esfuerzos de Santos como impulsor de las negociaciones que durante más de cuatro años se desarrollaron en La Habana con los líderes de las FARC, las cuales desembocaron el pasado 26 de septiembre en la firma del primer acuerdo de paz celebrado entre las partes durante los 52 años de una guerra con decenas de miles de víctimas.

El acuerdo, celebrado en el mundo entero, chocó inesperadamente el domingo contra la decisión de una mayoría de colombianos que votaron en contra de su ratificación en un plebiscito al que convocó el gobierno para darle fuerza definitiva al entendimiento. Ese rechazo forzó a Santos a abrir una negociación con los partidos políticos promotores del No, entre ellos el que lidera el ex presidente Alvaro Uribe, para buscar correcciones y ajustes que eviten el desperdicio de tantos esfuerzos de negociación.

Pero el escenario político colombiano volvió a sacudirse ayer cuando en Oslo se conoció la distinción, en momentos en que muchos analistas consideraban que las aspiraciones de Santos habían quedado sepultadas debajo de las papeletas el No acumuladas en el plebiscito. “Recibo este reconocimiento con gran humildad y como un mandato para seguir trabajando sin descanso por la paz de los colombianos. A esta causa dedicaré todos mis esfuerzos por el resto de mis días. Gracias a Dios, la paz está cerca. La paz es posible. Es la hora de la paz”, sostuvo Santos en su aparición ante los medios de comunicación. El presidente comentó que se enteró de que fue el ganador del Nobel de la Paz cuando su hijo mayor, Martín, lo despertó en la madrugada de hoy para contarle la noticia.

La presidenta del Comité Noruego del Nobel, Kaci Kullman Five, rechazó la idea de que este galardón pueda ser considerado como una una falta de respeto a la democracia en Colombia después de la sorprendente victoria del No en el plebiscito del domingo. “El pueblo de Colombia no dijo no a la paz, sino que dijeron no a este acuerdo en particular”, dijo la presidenta del Comité, quien añadió que ahora hay un proceso para abrir un diálogo con todas las otras partes de la sociedad colombiana para intentar hacer que el proceso avance. “Esto es extremadamente importante para evitar que la guerra civil florezca de nuevo”, completó.

Los principales representantes políticos de Colombia reaccionaron con felicitaciones a Santos ante el galardón. El ex presidente Alvaro Uribe (2002-2010), líder de la campaña por el No en el plebiscito y quien se reunió el miércoles con el mandatario para desempantanar el acuerdo, felicitó a su sucesor y deseó que el reconocimiento conduzca a cambiar acuerdos dañinos para la democracia. El ex mandatario Andrés Pastrana (1998-2002), igualmente crítico del proceso con las FARC, definió el premio como otra razón para avanzar en un acuerdo de unidad nacional. Por su parte, el jefe máximo de las FARC, Rodrigo Londoño, alias Timochenko, dijo en su cuenta de Twitter que el único premio al que aspira esa guerrilla es el de la paz con justicia social para Colombia sin paramilitarismo, sin retaliaciones ni mentiras.

Por otro lado, Uribe fue denunciado penalmente ayer junto con varios miembros de su partido por un presunto fraude en el plebiscito del domingo pasado, en el cual el acuerdo de paz fue rechazado. Las denuncias fueron presentadas por los abogados Jorge Molano y Elmer Montaña, quienes invocaron como prueba ante la Corte Suprema de Justicia las polémicas revelaciones del ex senador Juan Carlos Vélez sobre la forma en que se hizo la campaña para promover el No en el plebiscito.

Vélez, que fue gerente de la campaña del Centro Democrático, el partido de derecha radical que lidera Uribe, admitió en una entrevista que la estrategia de los defensores del rechazo del pacto con las FARC se basó en tergiversaciones y en fomentar la indignación. “Las afirmaciones hechas por el gerente de la campaña del Centro Democrático de que hubo mentiras hacia el elector evidencia que existió un fraude”, aseguró Molano. El jurista agregó que Uribe estaría involucrado en el fraude a juzgar por un mensaje que escribió en Twitter tras las declaraciones de su copartidario. “El Twitter que remitió el senador Uribe donde llama a la prudencia y a ocultar las comunicaciones al interior del partido permite concluir que conocía de estas maniobras fraudulentas”, dijo el abogado.

Compartir: 

Twitter
 

En agosto, Santos llevó al Congreso desde la palacio presidencial una copia del acuerdo final firmado con las FARC.
Imagen: Télam
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared