EL MUNDO › PREVAL DENUNCIO LA MANIPULACION DE LOS RESULTADOS ELECTORALES

Elecciones de nunca elegir en Haití

René Preval, el candidato de la izquierda haitiana, parecía encaminarse la semana pasada hacia un cómodo triunfo, pero la anulación de una importante cantidad de votos puede forzarlo a ir a una segunda vuelta en una sociedad cada vez más polarizada.

La impasse política que viven los haitianos desde las elecciones de la semana pasada parece no tener fin. Sumergida en la incertidumbre, la nación más pobre del continente vivió ayer su cuarta jornada de manifestaciones callejeras bajo el mismo reclamo: la difusión de los resultados finales y el anuncio de la victoria, en primera vuelta, del ex presidente René Preval. Frente a la aparente inacción del Consejo Electoral Provisional (CEP), las autoridades locales, de la ONU y diplomáticos extranjeros, decidieron involucrarse para intentar mediar hacia una salida pacífica. El otro candidato que participaría en un eventual ballottage, Leslie Manigat, reveló ayer: “Hubo un tanteo para ver si yo estaba dispuesto a retirarme. Respondí que no”. Además, Preval se dirigió por primera vez a sus seguidores y denunció la manipulación de los votos del CEP, aunque llamó a seguir manifestando pero “con orden”.

“No agredan a la gente, no violen la propiedad privada, dejen a los niños ir a la escuela y a la gente ir al trabajo”, pidió Preval a sus partidarios, que ayer a la mañana continuaban ocupando las principales calles de Puerto Príncipe desde el sábado pasado. No obstante su subsiguiente denuncia de irregularidades en el recuento, la situación comenzó a calmarse, un día después de que muriera uno de los manifestantes en un choque con los Cascos Azules. Las barricadas fueron desplazadas al costado de las calles, listas para ser reutilizadas, y los Cascos Azules de la Minustah (Misión Especial de Naciones Unidas para la Estabilización de Haití) lograron desmovilizar pacíficamente a los miles de personas que protestaban desde hace días.

En la noche del lunes, Preval fue transportado en un helicóptero de la Minustah desde su ciudad natal, Marmelade, a la capital para reunirse con el presidente, Boniface Alexandre; el primer ministro, Gérard Latortue, el enviado especial de la ONU, el chileno Juan Gabriel Valdés y los embajadores de Estados Unidos, Canadá y Brasil –los dos primeros son los principales donantes de la misión y el último es el que la dirige–. A pesar de que ninguno de los participantes habló del contenido de la reunión, trascendió que fue un intento para negociar una salida que evitara una eventual segunda vuelta, a lo que Preval debería responder llamando a sus seguidores a retornar a sus casas y terminar con las manifestaciones. Sin embargo, la postura pública de Manigat de atenerse “a las reglas de juego” –el ganador debe alcanzar el 50 por ciento– deja poco margen de maniobra.

La denuncia de “manipulación” de Preval podría hacer peligrar la finalización del actual recuento de votos. El portavoz de la Minustah, David Wimhurst, aseguró ayer que aunque “no se pueden juzgar las declaraciones de ningún candidato, consideramos que las autoridades electorales deben aclarar las denuncias de Preval”. Esto llevaría a un retraso aún mayor de los resultados finales, todavía ausentes. Más aún, Preval dijo que en la reunión con el presidente Alexandre consiguió convencerlo de la necesidad de un nuevo recuento de votos. “No estamos de acuerdo con las cifras que aparecen.” “Yo digo al pueblo haitiano y al mundo que estamos seguros de haber ganado en la primera vuelta y lo vamos a demostrar a las autoridades electorales”, afirmó el favorito a acceder a la presidencia ante miles de seguidores.

El argentino Martín Landi, encargado del Centro de Cómputos de las elecciones de la Minustah, rechazó las denuncias de Preval, que se basaron en las de dos miembros del CEP, Patrick Fequiere y Pierre-Richard Duchemin, habían revelado la existencia de irregularidades en el recuento de votos. “La denuncia fue una especie de ajuste de cuentas interno del CEP”, desestimó Landi, que también anticipó que es “muy difícil” que Preval alcance la mayoría absoluta. Las acusaciones comenzaron con la leve caída en las cifras de Preval que, desde el fin de semana, empezaron a darlo por debajo del 50 por ciento. Se estima que alrededor de un 7,49 por ciento del total de votos válidos –unos 147.765 votos– fueron anulados. Estos votos beneficiarían presuntamente al ex aliado del derrocado presidente Jean-Bertrand Aristide y le permitirían superar el umbral del 50 por ciento.

Compartir: 

Twitter
 

Preval habla a la prensa y a la sociedad en una conferencia de prensa en Puerto Príncipe.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.