EL MUNDO › GENOCIDIO DE SOLDADOS FRANCESES

Legión de salvajes

 Por Linda Melvern *

La semana pasada se llevaron a cabo audiencias de una investigación pública sin precedentes del rol de Francia en el genocidio de Ruanda de 1994. En ellas, el ejército francés fue acusado de complicidad en las masacres de individuos pertenecientes a la etnia tutsi. La comisión de siete personas está escuchando los testimonios de ocho sobrevivientes, algunos denunciando violación de derechos humanos, incluyendo violaciones y asesinatos, por parte de militares franceses. La comisión también está examinando la Operación Turquoise, la intervención militar francesa de 1994 que tenía como objetivo supuestamente salvar vidas ruandesas.

Organizaciones de derechos humanos en Francia denuncian que soldados franceses engañaron a miles de sobrevivientes de la etnia tutsi para que salieran de sus escondites, y los abandonaron frente a la milicia Interahamwe. El genocidio de tres meses de duración provocó la muerte de un millón de tutsis. Por años, el gobierno francés rechazó cualquier responsabilidad en el genocidio. Su propia investigación parlamentaria de 1997, calificando el genocidio como una de las grandes tragedias del siglo, admitió sólo que Francia había subestimado la amenaza. Pero la investigación reveló que el ex presidente francés François Mitterrand fue el gran responsable de la política francesa en Ruanda.

La Comisión Ruanda tiene evidencia de que los franceses entrenaron a la Interahamwe, y de que estaban en centros de entrenamiento, donde se torturaba y hacía desaparecer a los opositores políticos. Sin embargo, en reuniones del Consejo de Seguridad para decidir la política de la ONU en el país africano, Francia se quedó callada. Después, el entonces embajador francés en la ONU, Jean-Bernard Merimée, culpó a los embajadores del Reino Unido y de Estados Unidos por el fracaso internacional en Ruanda. Francia se negó a permitir al Consejo de Seguridad invocar la Convención de Genocidio de 1948 para intentar parar la masacre. Tras cinco semanas de asesinatos, el país europeo lanzó su propia intervención militar, que creó una zona de seguridad pero permitió la huida de los líderes del genocidio.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: Virginia Scardamaglia.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.